El cambio climático ya afecta al plancton del Mediterráneo - EL ÁGORA DIARIO

El cambio climático ya afecta al plancton del Mediterráneo

El cambio climático de origen antropogénico ya está afectando a las poblaciones de plancton marino presentes en el Mar Mediterráneo occidental según un reciente estudio que constata una reducción de la productividad marina 


Un estudio del Institut de Ciència y Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB)  ha constatado que el cambio climático de origen antropogénico está afectando a las poblaciones de plancton marino presentes en el Mar Mediterráneo occidental y alerta de que el incremento de la temperatura marina provoca la reducción de los niveles de producción de materia orgánica (productividad primaria), impactando negativamente sobre las comunidades planctónicas y la biodiversidad marina.

El estudio, realizado en colaboración con investigadores del Consejo Español de Investigaciones Científicas (CSIC) en Barcelona (España), el Instituto Max Planck de Química (MPIC) en Mainz (Alemania) y la Universidad de Palermo (Italia) y publicado en Global and Planetary Change, compara los efectos del cambio climático natural frente a los del calentamiento global provocado por las actividades humanas.

Para ello, analizaron un tipo de zooplancton calcificante común conocido como foraminífero planctónico presente en la zona de las Islas Baleares y el Mar de Alborán, desde el siglo X hasta la actualidad.

Los foraminíferos planctónicos son organismos unicelulares que viven en la parte superior del océano y responden con sensibilidad a los cambios climáticos y ambientales.

Construyen un caparazón de carbonato de calcio de unos 100 micrómetros de tamaño. La forma específica de la especie y la robustez del caparazón, los convierte en una herramienta ideal para reconstruir los cambios ambientales en el pasado, incluyendo largos períodos de tiempo geológicos.

Mapas batimétricos de la distribución del plancton por zonas y gráficos de evolución.

Los investigadores escogieron el Mar Mediterráneo occidental como área de estudio ya que se trata de una región especialmente afectada por la presión antropogénica y el cambio climático.

El calentamiento antropogénico ha tenido lugar de una forma más abrupta que media mundial en esta zona, afectando a las comunidades de plancton marino.

“Desde 1880, el calentamiento atmosférico ha sido mayor, incrementando la temperatura del mar una media de 0.35º C cada década”, indica Sven Pallacks, investigador del ICTA-UAB y autor principal del estudio.

Los investigadores descubrieron que, antes de que las emisiones antropogénicas de CO2 provocaran un mayor calentamiento oceánico (antes de 1880, según los registros), las alteraciones en los foraminíferos planctónicos estaban causadas principalmente por la variabilidad natural.

Los fenómenos atmosféricos a gran escala, conocidos como Oscilación del Atlántico Norte, están asociados con cambios en los patrones de viento en la región, lo que provoca cambios oceánicos, alterando así el hábitat de la comunidad de plancton. En cambio, durante los últimos 150 años, el calentamiento antropogénico sin precedentes del Mediterráneo occidental ha reducido la población de foraminíferos planctónicos. Al mismo tiempo, los cambios en la composición de especies indican que la productividad biológica del Mediterráneo occidental ha disminuido notablemente.

Patrón de circulación del Mediterráneo occidental.

Este estudio es importante ya que demuestra la alteración de la productividad marina bajo el clima antropogénico, “y describe un estado de referencia del ecosistema mediterráneo previo al calentamiento antropogénico”, afirma Patrizia Ziveri, investigadora del ICTA-UAB y directora del proyecto de investigación sobre calcificadores planctónicos en el Mediterráneo.

Al mismo tiempo, se muestra hasta qué punto el calentamiento antropogénico ha afectado a la comunidad del plancton. Dado que estos sirven como indicadores de la productividad primaria, los foraminíferos planctónicos son una herramienta importante para detectar la productividad biológica, superando las escalas de tiempo de los programas de monitoreo clásicos.

“Los organismos con caparazón de calcita desempeñan un papel crucial en la modulación del CO2 atmosférico; por ello es importante comprender mejor qué factores controlan la abundancia de foraminíferos planctónicos”, añade Pallacks.

Los resultados del estudio pueden verse como una señal de reducción de la productividad marina causada por el calentamiento antropogénico. Un mar Mediterráneo menos productivo afectaría a la complejidad de la cadena alimentaria y a las poblaciones de peces, así como a la biodiversidad, provocando una degradación de los servicios ecosistémicos que ofrece el Mediterráneo.

Junto con la sobrepesca, la reducción de la productividad marina como resultado del calentamiento antropogénico amenaza aún más los rápidamente cambiantes ecosistemas y los recursos naturales del Mar Mediterráneo, destacando una vez más la necesidad de proteger este mar, adaptándose y, ante todo, abordando la mitigación del cambio climático.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas