Nuevo marco mundial para la biodiversidad: 10 años para salvar la naturaleza

Nuevo marco mundial para la biodiversidad: 10 años para salvar la naturaleza

El primer borrador del marco posterior a 2020 del Convenio de la Diversidad Biológica establece el objetivo de proteger al final de esta década el 30% de las áreas terrestres y marinas del planeta, y con ellas su biodiversidad y los servicios ecosistémicos que ofrecen


En el inicio de la década decisiva para el planeta, el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) acaba de presentar el borrador del marco que será el sucesor directo de las Metas de Aichi y una “contribución fundamental” a la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Se trata del primer borrador del Marco Mundial de la Diversidad Biológica posterior a 2020, un documento que pretende facilitar a todos los sectores de la sociedad, incluidos los pueblos indígenas y las comunidades locales, la creación de “medidas urgentes y transformadoras” que velen por la consecución de los objetivos del Convenio relativos a la conservación de la naturaleza.

“El marco está elaborado en torno a una teoría del cambio que reconoce que se requieren medidas urgentes de políticas a nivel mundial, regional y nacional para transformar los modelos económicos, sociales y financieros de manera que las tendencias que han exacerbado la pérdida de diversidad biológica se estabilicen en los próximos 10 años y permitan una recuperación de los ecosistemas naturales en los siguientes 20 años”, expone este borrador.

“Para 2050, la diversidad biológica se deberá valorar, conservar, restaurar y utilizar en forma racional, manteniendo los servicios de los ecosistemas, sosteniendo un planeta sano y brindando beneficios esenciales para todas las personas”, enuncia el documento.

ecosistemas
Restaurar el 30% de los ecosistemas será critico para reducir el cambio climático y revertir la pérdida de biodiversidad

Para lograr esta meta, los expertos de la Convención establecen 21 metas y 10 hitos para 2030, pero con visión para mitad de este siglo. Entre ellos destaca la intención de asegurar al menos el 30% de las áreas terrestres y marinas a nivel mundial -especialmente las áreas de particular importancia para la biodiversidad y sus contribuciones a las personas- con medidas y sistemas eficaces, administrados de manera equitativa, ecológicamente representativos y bien conectados.

También propone prevenir o reducir la tasa de introducción y establecimiento de especies exóticas invasoras en un 50%, así como disminuir la pérdida de nutrientes al medio ambiente en al menos la mitad, los pesticidas en al menos dos tercios y eliminar la descarga de desechos plásticos.

Por otro lado, vislumbra enfoques basados ​​en ecosistemas para contribuir a la mitigación y adaptación al cambio climático. Con esto esperan que al año se reduzcan como mínimo las emisiones de dióxido de carbono en 10 gigatoneladas.

En el aspecto económico, la CDB quiere la eliminación, reforma o desvío de al menos 422.000 millones de euros al año de incentivos que dañan el medio ambiente y un aumento de 169.000 millones de euros en los flujos financieros internacionales a los países en desarrollo.

La secretaria ejecutiva de la convención, Elizabeth Maruma Mrema, señaló durante la presentación del borrador que es necesaria “una urgente acción política global, regional y nacionalmente para transformar los modelos económicos, sociales y financieros” que permitan la estabilización para 2030 de la pérdida de biodiversidad y para 2050 “mejoras netas”.

El Marco se perfeccionará ahora durante las negociaciones para que pueda ser presentado para su consideración en la próxima reunión del CDB y de sus 196 Partes en la COP15 -decimoquinta reunión de la Conferencia de las Partes del CDB- que tendrá lugar en Kunming, China, del 11 al 24 de octubre de este año.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas