Día Mundial de los Oceanos: oportunidad para proteger estos ecosistemas

Día Mundial de los Océanos: la necesaria protección de unos ecosistemas en declive

Durante los últimos años, los océanos han sufrido una auténtica devastación por culpa de la acción humana: sus temperaturas no han parado de aumentar, cientos de sus especies han desaparecido y sus aguas han quedado contaminadas por la basura que arrojamos. Hoy, en el Día Mundial de los Océanos, se hace un llamamiento para proteger estos ecosistemas vitales para el bienestar humano


Si tuviera que describir el día de hoy, lo haría con una sola palabra: agridulce. Para mí era un día importante porque, tras trece años sin vernos, me volvía a encontrar con un viejo amigo amante de los océanos.

Él es dentista, pero en sus ratos libres practica buceo. De hecho, recuerdo que en su clínica de la “calle wallaby 42”, en Sídney, tenía una enorme pecera donde guardaba algunos de los especímenes más llamativos que recogía en sus expediciones al arrecife de coral: peces payasos, cirujanos azules, peces globo… nada se le escapaba.

Cuando llegué a la puerta de su casa estaba nervioso. Teníamos tantas cosas que contarnos, como aquella historia en la que, sin saber cómo, todos sus peces desaparecieron del acuario. ¡Qué risas, de verdad! Pero él no estaba animado. Me comentó hacía años que no salía a bucear porque ya no había nada que ver. En un abrir y cerrar de ojos, el arrecife que visitaba en barco se había consumido.

La fauna marina se está viendo obligada a desplazarse hacia aguas más profundas o los polos para evitar el aumento de las temperaturas

Todos los corales se han marchitado. Si ahora vas allí solo ves una masa blanca y muerta que no es más que la sombra de lo que un día fue un lugar lleno de vida. No queda absolutamente nada, ni esos peces payaso que tanto me gustaban a mí y a mi hija”, me dijo.

Al principio traté de calmarle un poco porque se puso a llorar recordando el océano, pero al poco tiempo me empecé a sentir igual que él, y más sabiendo que los científicos de todo el mundo llevaban años advirtiéndonos de que esta iba a ser una de las consecuencias del cambio climático.

Los expertos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) recogen a la perfección todas esas advertencias en su último informe. En él, y a través de datos de campañas oceanográficas realizadas durante más de 30 años, se evidencia el aumento de las temperaturas marinas y de la salinidad de sus aguas, así como los graves efectos de estas tendencias en los ecosistemas marinos.

Por ejemplo, Manuel Vargas, uno de los científicos del (IEO) dijo que los océanos se calientan a un ritmo de dos grados por cada cien años. Una cifra que, si bien puede parecer ínfima, está alterando por completo la vida debajo del agua.

Los niveles de acidificación han aumentado en un 26% desde el comienzo de la Revolución Industrial

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lleva señalando desde hace días que “el 30% de los ecosistemas marinos han desaparecido en los últimos 10 años y casi el 90% restante podría haberlo hecho en 2050”.

Uno de esos ecosistemas son los arrecifes de coral que mi amigo solía visitar. Estos son muy sensibles no solo al aumento de las temperaturas, cada vez más frecuentes en los océanos, sino también a la acidificación del agua.

Hay que tener en cuenta que los océanos juegan un importante papel en el ciclo de carbono la Tierra ya que son capaces de almacenar hasta 30% del CO2 producido por lo humanos. Sin embargo, esta capacidad disminuye el pH del agua, algo que puede ser fatal para muchas especies de vida, como los corales.

 

Mi amigo dentista también me advirtió también de otro fenómeno: “Lo peor de todo esto es que los corales se han empezado a sustituir por plástico. La gente no es consciente de la enorme cantidad que basura que llega al mar. Una vez encontré una bolsa de patatas de los 90. Es increíble”.

Los científicos ya han descubierto especies marinas nunca vistas con restos plásticos en su interior, evidenciado así el enorme problema de contaminación

En una reciente entrevista, Josep-María Gili, investigador del Departamento de Biología Marina y Oceanografía del Instituto del Mar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), resaltó este problema y otros muchos que están destruyendo los océanos.

Él lo llamó “la deforestación silenciosa de los océanos”. Una deforestación que “está provocada en un 100% por los humanos y que se tardará años en revertir”, pero que, “a medida que pasan los años y aumentan nuestra demanda en el océano”, está más lejos de conseguirse.

Porque tampoco hay que olvidar que los océanos funcionan como una “enorme granja” de la que más de tres mil millones de personas se benefician. En el momento que sus ecosistemas se alteren, muchas personas entrarán en riesgo alimentario, agravando así uno de los grandes problemas del mundo como es la seguridad alimentaria, según la ONU.

Un día para el cambio

Frente este panorama, mi amigo colapsó: “¿Qué podemos hacer?”, me dijo. No sabía que contestarle, pero pronto se me vino a la cabeza que hoy era el Día Mundial de los Océanos, una jornada pensada para concienciar sobre la fragilidad de estos ecosistemas.

“A medida que se transforme el mundo y aumenten los desafío, nosotros tenemos seguir exigiendo necesidad de soluciones innovadoras”, le comenté.

Este año, Lisboa debía ser la capital de estos días de una gran cumbre del océano, pero el coronavirus ha echado por tierra todos los planes. Aun así, eso no ha sido excusa para científicos y otros agentes alcen la voz para reclamar un cambio.

Ignorar todas las recomendaciones de los científicos provocará que el océano no solo sea la tumba de muchas especies, sino también la nuestra 

“Uno de los próximos objetivos es lograr la protección del 30% de la superficie marina para aguas territoriales e internacionales. Si bien puede ser un sueño, es una meta alcanzable que muchos países deberían conseguir, como España, que solo posee un 9% de territorio marítimo dentro de la Red Natura 2000”, aclaró Josep-María Gili.

Pero no solo eso. El científico informó que también se deben establecer prácticas de pesca sostenible que viten problemas actuales, ya que “se pesca más de lo que se consume”, por no hablar de evitar arrojar plásticos al mar.

Por suerte, comenté a mi amigo, estamos en un decenio clave para salvaguardar el futuro de nuestro planeta. Aún queda tiempo para establecer todo tipo de acciones que miren por la salud del planeta, porque puede que muchas especies se hayan quedado por el camino, pero tenemos margen para tratar que muchas otras se queden con nosotros.

Tan solo hemos descubierto el 5% de todo lo que esconden los océanos. ¿Qué me oportunidad para aprovechar su Día Mundial para luchar por el futuro de todo aquello que aún nos queda descubrir?



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas