La resistencia del pinsapo a la sequía está en sus genes

La resistencia del pinsapo a la sequía está en sus genes

Algunos pinsapos, un tipo de abeto superviviente de cambios climáticos drásticos desde la Era Terciaria, son capaces de adaptarse a ambientes de extrema sequía gracias a su genética, según un estudio científico sobre la resiliencia de esta especie endémica de Andalucía


Una investigación liderada por la Universidades Pablo de Olavide de Sevilla ha demostrado que algunos ejemplares del pinsapo, un abeto endémico de Andalucía que ha perdurado desde la Era Terciaria, sobreviven contra todo pronóstico a épocas de sequía gracias a su genética.

La universidad ha desvelado este jueves en un comunicado los resultados de un estudio, publicado en Tree Physiology, que demuestra que esta especie de árbol, superviviente de cambios climáticos drásticos del pasado, es capaz de adaptarse a las distintas alteraciones ambientales debido a sus genes.

Las temperaturas extremas, las olas de calor (cada vez más frecuentes) y las sequías más intensas obligan a estas poblaciones forestales a migrar por las laderas montañosas donde habitan en busca de ambientes más favorables. Las limitaciones en su migración hacia zonas de mayor altitud son motivos de preocupación y han llevado a declarar al pinsapo especie en peligro según la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Sin embargo, se ha confirmado la existencia de algunos especímenes que perviven, contra todo pronóstico, en lugares muy secos. Estas observaciones llevaron al grupo de examinadores a preguntarse si podría haber una base fisiológica y/o genética en esta inusual respuesta, ante lo cual diseñaron un novedoso estudio capaz de monitorizar la expresión genética, la respuesta fisiológica y la resiliencia de este árbol ante la sequía.

Pinsapos en la Sierra de las Nieves de Málaga. | Foto: Antonio Márquez Lanza

Los resultados han mostrado diferencias tanto fisiológicas como genéticas entre los pinsapos resilientes y sensibles, lo que podría explicar su distinta capacidad para tolerar la sequía, y sacó a la luz la importancia de los genes relacionados con la regulación epigenética en los individuos resilientes.

La autora principal del trabajo, Irene Cobo, ha explicado que «la epigenética es un mecanismo prometedor de adaptación rápida a nuevas condiciones climáticas» al «no requerir nuevas modificaciones en la secuencia del ADN», sino la «activación» o «inhibición» de la actividad de los genes ya existentes.

Ello es debido a «alteraciones en su estructura química causadas por el ambiente», las cuales son «heredables» y podrían suponer un «mecanismo clave» en la adaptación rápida de especies longevas y con capacidad de migración limitada, como los árboles.

En este trabajo, también han colaborado la Complutense de Madrid, investigadores de la Universidad de California en Davis (EEUU), la Universidad de Connecticut (EEUU) y el Centro de Regulación Genómica de Barcelona.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas