El 82% de los jóvenes españoles sufre ecoansiedad

El 82% de los jóvenes españoles sufre ‘ecoansiedad’

El informe ‘El Futuro es Clima’ presentado en el Congreso revela que el 97% de los jóvenes españoles está preocupado por la emergencia climática, el 82% sufre ecoansiedad y el 84% cree que vivirá peor que sus padres a causa del cambio climático


La crisis climática no solo afecta a las temperaturas y los recursos del planeta. La angustia por el deterioro imparable de la naturaleza, o ‘ecoansiedad’, es un problema psicológico emergente no solo entre los científicos que intentan convencer cada día con datos sobre la necesidad de actuar contra esta emergencia mundial, sino también para una población general que se ve impotente ante un calentamiento global cuya magnitud es difícil de abarcar. Sobre todo, para esas generaciones más jóvenes que observan impotentes como el tiempo pasa sin que se tomen decisiones concretas para salvar un futuro que les pertenece pero sobre el que todavía no tienen poder de decisión.

En España los jóvenes no son ajenos a esta angustia y el 82,1% de este grupo de población sufre esta ecoansiedad. Es una de las conclusiones del informe ‘El Futuro es Clima‘ que fue presentado este jueves en el Congreso de los Diputados y revela las opiniones de la juventud española respecto a la crisis climática y su gestión, y recoge también algunas propuestas concretas. La encuesta, elaborada conjuntamente por PlayGround y Osoigo Next, fue realizada a más de 9.000 jóvenes de entre 16 y 30 años entre el 1 de julio al 15 de agosto de 2022.

El 97% de los jóvenes encuestados se muestra preocupado por la emergencia climática y es consciente de que su impacto ya está teniendo su repercusión en el presente y que no solo va a afectar a las generaciones futuras. Además, el 84% cree que vivirá peor que sus padres a causa del cambio climático.

La mayor parte de la juventud encuestada (65,8%) afronta el futuro de manera pesimista; un sentimiento mayor entre las mujeres (68,5%) y que también aumenta con la edad. Tan solo el 20% de la juventud afronta la vida de manera optimista, cifra algo superior en hombres y en los menores de 18 años.

clima
Jose Ferreras – Jóvenes por el Clima.

A cuatro de cada cinco jóvenes les gustaría trabajar en una posición con un impacto social o ambiental positivo para el planeta. En la misma línea, la mayoría de ellos (93,7%) estarían dispuestos a realizar trayectos más largos en sus viajes de ocio si eso supone utilizar medios de transporte menos contaminantes. Además, la práctica totalidad (94,7%) cree que las inversiones públicas deberían priorizarse en el sector de las energías renovables.

En cuanto a las actuales políticas climáticas, el 80% de los encuestados las encuentra insuficientes por tener un alcance limitado y cree que estas no ayudan a hacer frente a la emergencia climática. Para hacer frente a este problema, la mayor parte de los participantes en la encuesta (76,1%) incide en que la implicación política de los jóvenes podría provocar cambios significativos en la lucha contra la emergencia climática.

Por otro lado, casi el 80% de los jóvenes creen que la concienciación medioambiental de la población es insuficiente y tres de cada cinco destacan que al cambio climático se le da poco espacio en los medios de comunicación, lo que influye en el desconocimiento social sobre este asunto.

Propuestas

Por otro lado, el informe incluye algunas propuestas concretas de los propios encuestados a nivel colectivo e individual que podrían incentivar los gobiernos para facilitar este cambio. Entre ellas destacan la incentivación de los medios de producción sostenibles, el uso del transporte público, el abaratamiento del uso de energías renovables, el replanteamiento del sistema alimentario y la reducción del consumo de carne, así como la posibilidad de llevar a cabo un reciclaje más estricto y la prohibición del uso de plásticos.

La juventud también está interesada en proponer soluciones propias con las que hacer frente a la emergencia climática. Por ejemplo, tres de cada cuatro personas encuestadas (77,5%) consumirían más alimentos bajos en emisiones si el Gobierno facilitase su consumo o casi el 90% considera que el modelo productivo debería evolucionar y apostar por alternativas más sostenibles que pongan el foco en la soberanía energética y la transición verde. Asimismo, casi la totalidad de estos (96%) coinciden en la necesidad de que las empresas más contaminantes paguen más impuestos.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas