Una semana para acelerar la acción climática en África y Oriente Medio

Una semana para acelerar la acción climática en África y Oriente Medio

La primera Semana del Clima de Oriente Medio y el Norte de África (MENACW), organizada por Naciones Unidas y otros organismos multilaterales, se ha inaugurado este lunes con un llamamiento para acelerar la aplicación del Acuerdo de París


Aunque el calentamiento global tiene una escala planetaria, no afecta por igual a todos los continentes y regiones. En concreto, una de las zonas donde se espera que el cambio climático ejerza una presión especialmente significativa sobre los ya escasos recursos hídricos y agrícolas de la región es Oriente Medio y Norte de África, un extenso territorio donde el aumento de las temperaturas sumado a la mayor variabilidad de las precipitaciones está incluso amenazando la seguridad nacional y la estabilidad política de muchos países.​ En este sentido, aunque cada vez se están estableciendo más políticas a nivel nacional entre los países de esta zona mayoritariamente árabe, sobre todo centradas en el desarrollo de las energías renovables, todavía queda mucho por avanzar en materia de mitigación, ya que a pesar de representar solo el 6% de la población mundial, la región produce el 8,7% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para revertir esta situación y lograr un mayor compromiso con el Acuerdo de París, Naciones Unidas ha impulsado la primera Semana del Clima de Oriente Medio y el Norte de África (MENACW 2022), que se ha inaugurado este lunes con un fuerte llamamiento para acelerar la acción climática. Hasta el 31 de marzo, los gobiernos y las partes interesadas se reunirán en persona en Dubái (Emiratos Árabes Unidos) para celebrar la primera gran cita temática tras la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) celebrada el pasado mes de noviembre en Glasgow.

«El Pacto de Glasgow para el clima acordado en la COP26 reconoce el poderoso potencial de la colaboración regional para impulsar el progreso mundial. La Semana del Clima de MENA 2022 hace avanzar los esfuerzos para abrir oportunidades en la transición hacia las emisiones netas cero y proteger a las comunidades y economías contra los peores impactos del cambio climático. Reunir a las partes interesadas para debatir soluciones regionales refuerza la respuesta global al cambio climático», ha apuntado Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de ONU Cambio Climático.

Esta semana del clima se centra en tres áreas clave. Por un lado, está la integración de una acción ambiciosa en todos los sectores económicos clave en la planificación nacional, vital para que todos los agentes coordinen sus acciones y evitar así una falta de unidad. Por otro, está la adaptación a los riesgos climáticos y creación de resiliencia en las estrategias de desarrollo, cuyo objetivo es mejorar la situación de Oriente Medio y África ante el cambio climático. Por último, se intentará también dejar clara la importancia de aprovechar las oportunidades de transformación a través de la innovación tecnológica y las soluciones innovadoras, poniendo el acento en la necesidad de tejer alianzas. 

Oriente Medio África
Foto de familia de la MENACW, con Patricia Espinosa vestida de azul a la derecha de la imagen.

«Esta Semana del Clima MENA inaugural subraya nuestro compromiso de impulsar la acción colectiva para combatir el cambio climático a nivel regional y mundial. El evento explorará cuestiones clave que dan forma a la respuesta climática en esta región, como la resiliencia frente a los riesgos climáticos, la transición a una economía de bajas emisiones y la colaboración para resolver los desafíos más urgentes», ha subrayado la ministra de Cambio Climático y Medio Ambiente de los EAU, Mariam bint Mohammed Almheiri.

Y es que, además de de acoger la MENACW 2022, los EAU son el primer país de la región que ha lanzado un plan de emisiones netas cero para 2050. La estrategia incluye una inversión de 600.000 millones de dirhams (163.000 millones de dólares) en energías renovables. Actualmente, los EAU ya cuentan con el mayor parque solar del mundo, que se prevé que ahorre más de 6,5 millones de toneladas de emisiones de carbono al año.

Oriente Medio, África y el estrés hídrico

El estrés hídrico ocurre cuando la demanda de agua representa una parte sustancial de la cantidad disponible durante un período determinado o cuando la mala calidad del agua restringe su uso. En Oriente Medio y África, prácticamente todos los países de la región sufren esta condición por una combinación de falta de lluvias, deficiente gestión de los recursos, mala condición de las infraestructuras y, por supuesto, los conflictos armados. Según los datos proporcionados por Unicef, esta zona es la que más escasez de agua sufre de todo el mundo: de los 17 países con más estrés hídrico, 11 se encuentran aquí, dónde además cerca de 66 millones de personas de la zona carecen de saneamiento básico, y solo una proporción muy baja de aguas residuales es tratada de manera adecuada.

Otros factores que contribuyen a la escasez de agua son, según asegura esta agencia de la ONU, la migración de la gente de las zonas rurales a las urbanas, el crecimiento de la población, una gestión deficiente del agua, el deterioro de la infraestructura de agua y temas de gobernanza. Además, el aumento de la demanda de la agricultura y la expansión de tierras irrigadas a través de acuíferos, sumada a los conflictos y la inestabilidad económica y política de la región, han aumentado la demanda de fuentes de agua de emergencia, incluido el transporte en camiones, lo que agrava aún más el agotamiento de las aguas subterráneas, según Unicef.

Oriente Próximo
Una mujer iraquí recogiendo agua en los áridos humedales de las marismas centrales del sur de Irak.

«Mientras el mundo trabaja mirando hacia la COP27 en Egipto, esta Semana del Clima regional de Oriente Medio y Norte de África reunirá a los países y las comunidades para impulsar la creciente recuperación ecológica mediante el intercambio de las mejores prácticas en materia de acción climática en ámbitos clave como la financiación climática, la agricultura climáticamente inteligente, la movilidad con bajas emisiones de carbono, así como las soluciones innovadoras de adaptación al clima», ha apuntado Achim Steiner, Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Y es que MENACW 2022 es también una de las primeras oportunidades para llevar el impulso regional a la COP27 en Egipto. El evento fomenta el compromiso con las campañas Race to Zero y Race to Resilience de la ONU y garantiza que las voces regionales formen parte del proceso climático multilateral. Además, la MENACW 2022, que contará con más de 2.400 participantes presenciales forma parte de la serie de Semanas del Clima regionales 2022, con reuniones programadas en América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico y África.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas