La Asamblea Ciudadana por el Clima aprueba 172 medidas

La Asamblea Ciudadana por el Clima aprueba 172 medidas

La Asamblea Ciudadana para el Clima (ACC) presenta 172 recomendaciones para una España más justa y segura contra el cambio climático entre las que aboga por “minimizar” los vuelos domésticos, regular la publicidad y los «mensajes pro-consumo”


Tras siete meses de deliberaciones la Asamblea Ciudadana por el Clima ha concluido su informe con 172 recomendaciones que trasladarán al Congreso de los Diputados y al Gobierno para para lograr una España más justa y segura contra el cambio climático entre las que aboga por “minimizar” los vuelos domésticos, por regular la publicidad y los «mensajes pro-consumo” y por implantar comercializadoras y distribuidoras públicas de energía, entre otras medidas.

En la Asamblea, que ha celebrado este fin de semana en Madrid su primera sesión presencial, han participado un centenar de ciudadanos elegidos al azar a partir de una muestra estratificada -para reflejar la diversidad de la sociedad española, que ahora deberá dar forma a un informe en base a  sus conclusiones tras un proceso de siete meses en los que se han informado y debatido virtualmente sobre cómo frenar el calentamiento global que amenaza la calidad y formas de vida en el planeta.

Las y los asambleístas han estado acompañados por el órgano de gobernanza de la Asamblea, compuesto por el grupo de expertos y expertas independiente, el panel coordinador y el equipo de facilitadores para alcanzar estas 172 propuestas que serán alzadas a las administraciones y legisladores para que sean tenidas en cuenta.

El borrador, al que ha tenido acceso la Agencia EFE, contiene 172 medidas con las que la Asamblea Ciudadana considera que se podría hacer frente a la crisis climática, y que se dividen en cinco grupos: consumo; alimentación; comunidades, salud y cuidados; trabajo y ecosistemas.

En consumo, incluyen políticas enmarcadas en el fenómeno de «decrecimiento”, que aboga por un modelo económico más lento y acorde a la capacidad de carga del planeta, o impulsar “espacios públicos de ocio lúdico-culturales gratuitos sin necesidad de consumo” y, a fin de rebajar el impacto del turismo, «limitar y diversificar la densidad de los destinos turísticos en función del límite de huella ecológica”, por ejemplo, o minimizar los vuelos domésticos en trayectos para los que existen alternativas.

Respecto a los viajes en avión, precisan que se podría regular la oferta y la demanda de vuelos a través de los precios, contar las externalidades en el coste del avión, reducir el número de vuelos, aunque «no prohibir», generar conciencia sobre el coste y la contaminación de volar en avión e incentivar el uso del tren.

En el ámbito de la alimentación, la Asamblea sugiere constituir consejos alimentarios municipales con participación ciudadana, fomentar un cambio hacia la ganadería extensiva agroecológica y acortar las cadenas de suministro para favorecer el consumo de KM0 o de proximidad, entre otras políticas.

Sobre la producción de energía, los asambleístas proponen impulsar las comunidades energéticas y la venta de energía de autoconsumo en viviendas mediante una «regulación estatal del precio de venta (precio estable y que no sea susceptible a hacer negocio)», además de establecer bonificaciones fiscales para quienes opten por generar electricidad en sus hogares.

Compromiso social frente al cambio climático

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) valora muy positivamente el proceso deliberativo de la Asamblea Ciudadana para el Clima (ACC) y aplaude el compromiso y el trabajo que la Asamblea ha realizado los últimos meses, primordial para avanzar en el objetivo común de encontrar soluciones de descarbonización, adaptación al cambio climático e impulso a una transición socialmente justa.

Para el Miteco el conjunto de las recomendaciones de la Asamblea proporciona una visión social clave de cómo acelerar en la lucha contra el cambio climático, “la implicación directa de los ciudadanos es una condición ineludible para responder con éxito al mayor reto social y ambiental al que nos enfrentamos”, ha señalado. Este proceso de deliberación y aprendizaje, pionero en España, ha abierto así un nuevo camino para reforzar la participación pública y facilitar la adopción de políticas frente a la emergencia climática global.

Amparados por la Ley de Cambio Climático

La Asamblea Ciudadana por el Clima nació y ha operado al amparo de lo dispuesto en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética (art.39.1), como respuesta a la necesaria búsqueda de soluciones para alcanzar sociedades descarbonizadas y más resilientes.

La llamada de la comunidad científica a promover una transformación económica y social sin precedentes necesita de una sociedad informada que impulse cambios en los modelos de producción y consumo a través de sus comportamientos y hábitos cotidianos.

De acuerdo con el mandato de la Asamblea, los participantes han debatido en torno a la pregunta “Una España más segura y justa ante el cambio climático, ¿Cómo lo hacemos?”, con el objetivo de adoptar conclusiones que serán públicas y se enviarán al Gobierno y al Congreso de los Diputados.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas