La borrasca Bárbara hace honor a su nombre con varios récords

La borrasca Bárbara hace honor a su nombre con varios récords

El paso por España de la borrasca Bárbara ha dejado chubascos de intensidad torrencial y precipitaciones históricas en áreas del Sistema Central, con acumulados que han batido récords duplicando incluso los registros históricos previos


Bárbara, la segunda borrasca con gran impacto de la temporada 2020-2021, ha decidido hacer honor a su nombre, dejando a su paso precipitaciones históricas en áreas del Sistema Central y rachas de viento huracanadas en áreas montañosas del norte. Así se pone de manifiesto en un informe que acaba de hacer público la Agencia Estatal de Meteorología, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que destaca que en zonas de Ávila o Cáceres se han producido precipitaciones que han batido los récords de acumulado, duplicando incluso los registros históricos previos.

Las precipitaciones fueron especialmente intensas y persistentes en el Sistema Central occidental. Destacan los 301 mm registrados en el Puerto El Pico (Ávila) el día 20 o los 312 mm si se considera el intervalo climatológico habitual de 7 a 7 horas, el mayor de la serie para dicha estación. De hecho, en localidades como Garganta la Olla, Hervás, Piornal, Madrigal de la Vera, Hoyos, Tornavacas y Valverde del Fresno, todas ellas en Cáceres, no solo se han batido récords de precipitación máxima acumulada en 24 horas para un mes de octubre sino que todas ellas han duplicado prácticamente el registro histórico anterior.

Precipitación acumulada entre la medianoche del día 20 y la misma hora del 21. | AEMET

Además, se han producido chubascos de intensidad torrencial en otros muchos puntos de España, como 21 litros en apenas 10 minutos en El Paso (La Palma), 12 en Alosno (Huelva) y 11 en Fuente de Cantos (Badajoz). En cuanto a las rachas de viento, se registraron valores muy fuertes, incluso puntualmente huracanados, en una banda que abarcó desde Huelva hasta los Pirineos centrales, pero especialmente en Pirineos y en el Sistema Ibérico riojano. Destacan los 177 km/h de Cerler-Cogulla en Huesca y los 134 km/h del Puerto de Navacerrada en Madrid, que iguala el anterior récord del mes de octubre en la estación.

También en Jerez de los Caballeros con 124 km/h y Huelva (ronda este) con 116 km/h se registraron nuevos récords de racha máxima en el mes de octubre. Todo gracias a una borrasca, Bárbara, que en el momento de su nombramiento aún no se había generado. Su nacimiento se produjo a últimas horas del domingo 19 en las proximidades de Madeira en el seno de una amplia borrasca que abarcaba gran parte del Atlántico Norte y que se encontraba alimentada y vitaminada por un flujo húmedo y cálido subtropical. Este flujo ha sido un factor clave que ha favorecido que las lluvias de Barbara fuesen tan destacadas.

Bárbara rápidamente se movió hacia el noroeste y de esta forma, a las 2 de la tarde del 20 de octubre, su centro se encontraba sobre Lisboa y 12 horas más tarde sobre el Cantábrico. Los frentes asociados a Bárbara recorrieron igualmente la Península de suroeste a noroeste, con lento movimiento hacia el este. Hubo, por tanto, un flujo continuo e intenso del suroeste, los llamados vientos llovedores y templados o ábrego, que justifica la acumulación de grandes cantidades de precipitación, especialmente en las vertientes sur de los sistemas montañosos peninsulares occidentales, y el máximo en el Sistema Central.

Barbara
Imagen de satélite de la borrasca Bárbara a su paso por la península. | AEMET

En el área mediterránea y en Baleares, en cambio, las precipitaciones fueron prácticamente nulas. El extremo del frente frío barrió Canarias durante la tarde del día 20, dejando también importantes precipitaciones, aunque con valores muy alejados de los que se recogieron en la Península.

Durante el día 21 Barbara continuó desplazándose rápidamente hacia el norte, hasta fundirse, por la tarde de ese día, con el centro principal de la gran borrasca atlántica entre Gran Bretaña y el mar del Norte, para posteriormente dirigirse a Escandinavia. Aunque sobre la España peninsular continuaron las bajas presiones y las precipitaciones y vientos, ya no tan intensos, puede decirse que los efectos directamente asociados a Barbara cesaron durante la madrugada del día 21.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas