Los trópicos se están expandiendo hacia los polos por el calentamiento oceánico

El impacto de la acción humana sobre los oceanos está haciendo que las áreas secas de los trópicos se expandan hacia los polos en el Mediterráneo, el sur de Australia y el sur de California


Desde que la ciencia constató en 2006 que en algunas partes del mundo, los trópicos se estaban expandiendo, los investigadores han intentado descubrir las causas.

Los científicos estiman a partir de observaciones satelitales que esta ampliación se está produciendo a un ritmo de 0,25 a 0,5 grados de latitud por década, pero sin identificar una causa raíz, no pueden modelar con precisión la rapidez con que se mantendrá la expansión en el futuro o a qué regiones afectará.

Según una nueva investigación esa expansión es impulsada por cambios causados por los humanos en el océano.

Los trópicos se envuelven alrededor del centro de la Tierra como un cinturón húmedo y cálido. Esta parte del mundo recibe la luz solar más directa durante todo el año y se caracteriza por temperaturas medias altas y lluvias intensas.

Sin embargo, en contraste con el exuberante interior de los trópicos, los bordes de esta región están calientes y resecos.

Los científicos han notado durante los últimos 15 años que estas bandas áridas se están expandiendo hacia los polos en regiones como el Mediterráneo, el sur de Australia y el sur de California.

Curiosamente, estas áreas secas se han expandido más en el hemisferio sur que en el hemisferio norte y los investigadores han luchado por identificar exactamente qué está impulsando la tendencia.

Un nuevo estudio publicado en AGU, Journal of Geophysical Research: Atmospheres, sostiene que la falta de acuerdo sobre un mecanismo exacto se debe, en parte, a que la mayoría de los investigadores han estado buscando en el lugar equivocado.

El proceso podría cambiar el rumbo de las tormentas y causar incendios forestales y sequías más graves en lugares como California y Australia

El nuevo estudio encontró que la expansión tropical es impulsada principalmente por el calentamiento de los océanos causado por el cambio climático en lugar de cambios directos en la atmósfera.

Se está produciendo un cambio mayor en el hemisferio sur porque tiene más superficie oceánica, según el nuevo estudio.

La expansión tropical podría tener profundas implicaciones económicas y sociales: el proceso podría cambiar el rumbo de las tormentas y causar incendios forestales y sequías más graves en lugares como California y Australia que ya sufren estrés hídrico.

Los nuevos hallazgos proporcionan la evidencia más clara hasta ahora de que la expansión tropical está impulsada principalmente por el cambio climático, según los autores del estudio. Si bien las fluctuaciones climáticas naturales a largo plazo contribuyen a las tendencias observadas, estas variaciones por sí solas no pueden explicar hasta qué punto la expansión ya se ha producido.

Esto significa, argumentan los autores, que el cambio climático ya podría haber contribuido significativamente a la expansión tropical, especialmente en el hemisferio sur dominado por los océanos.

“Demostramos que el aumento del calentamiento del océano subtropical es independiente de las oscilaciones climáticas naturales“, dijo Hu Yang, científico climático del Instituto Alfred Wegner en Bremerhaven, Alemania y autor principal del nuevo estudio. “Esto es el resultado del calentamiento global”.

Algunos investigadores han sugerido que las emisiones de gases de efecto invernadero, el agotamiento del ozono y los aerosoles en la atmósfera están impulsando la expansión.

Pero los modelos climáticos que utilizan estas variables para explicar la expansión subestiman constantemente la velocidad del cambio y no tienen en cuenta por qué se está produciendo la expansión en algunas regiones pero no en otras.

Yang y sus colegas comenzaron a notar la expansión tropical en 2015, al analizar las corrientes oceánicas que transportan agua cálida hacia los polos. Esto los hizo pensar: ¿y si la expansión tropical no fuera impulsada por cambios en la atmósfera, sino por cambios en el océano?

Debido a que el océano y la atmósfera son sistemas altamente conectados, a menudo es difícil saber cuál está impulsando al otro, dijo Yang. En el nuevo estudio, Yang y sus colegas analizaron las temperaturas del agua en los principales giros oceánicos, grandes corrientes oceánicas circulares que llevan agua caliente hacia los polos y agua fría hacia el ecuador. Utilizaron observaciones satelitales de la temperatura de la superficie del mar entre 1982, el año en que comenzaron las observaciones, y 2018, y compararon estas observaciones con datos sobre los trópicos en expansión que se remontan a 1979.

Descubrieron que el exceso de calor acumulado en los océanos subtropicales desde que comenzó el calentamiento global a mediados del siglo XIX ha llevado a los bordes tropicales y los giros oceánicos hacia los polos.

Cuando los investigadores compararon el movimiento de los giros oceánicos con la expansión tropical, encontraron que los dos fenómenos coincidían: la expansión tropical estaba ocurriendo en lugares donde los giros oceánicos se movían hacia los polos.

Los rayos dañan 832 millones de árboles en los trópicos al año

Los rayos dañan 832 millones de árboles en los trópicos al año

Más de 100 millones de rayos alcanzan el suelo cada año, alterando radicalmente los bosques y otros ecosistemas, en la región entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio.

“Los rayos influyen en la capacidad de los bosques para almacenar biomasa y, por lo tanto, carbono, porque tiende a golpear los árboles más grandes”, afirma Evan Gora, un becario postdoctoral en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) en Panamá, autor de una nueva investigación al respecto.

“Y los rayos también pueden ser muy importantes en los ecosistemas de sabana“.

Los rayos probablemente matan a la mitad de los árboles más grandes en un bosque panameño

Debido a que los relámpagos son tan difíciles de estudiar, se han pasado por alto como agentes de cambio en los bosques tropicales, donde los investigadores enfocan su energía en perturbaciones más obvias como sequías, incendios y vientos fuertes.

En un estudio anterior, el primero en examinar los efectos de los rayos en un paisaje de bosque tropical, el mismo equipo descubrió que los rayos probablemente matan a la mitad de los árboles más grandes en un bosque panameño.

“Descubrimos que un rayo daña un total de 23,6 árboles y mata a 5,5 de estos árboles en un año, en promedio”, dijo el ecologista tropical Steve Yanoviak, coautor del estudio y profesor de la Universidad de Louisville.

Basado en datos satelitales sobre las ubicaciones de los impactos y los efectos sobre el terreno en torno a 92 rayos, incluidos muchos del estudio anterior, Gora y sus colegas estimaron que los rayos dañan aproximadamente 832 millones de árboles tropicales cada año. Aproximadamente una cuarta parte de los árboles probablemente mueren a causa de sus heridas.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas