El cambio climático deshace los glaciares alpinos

El cambio climático deshace los glaciares alpinos

La tragedia en el glaciar Marmolada en los Alpes italianos pone de manifiesto el efecto del calentamiento global en estas estructuras de hielo. Los glaciares alpinos ya han perdido el 17% de su masa en 20 años


El primer ministro italiano, Mario Draghi, visitó este lunes la localidad alpina de Canazei (norte de Italia) para supervisar la búsqueda de desaparecidos tras el desprendimiento del mayor glaciar de los Alpes y achacó la tragedia a la crisis climática. Las palabras de Draghi no son en vano: en 20 años los glaciares alpinos han perdido un 17% de hielo a causa del calentamiento global. Fenómeno que en los últimos días ha provocado una ola de calor en Italia con temperaturas muy altas y sequías, una de las causas del desprendimiento del glaciar en la Marmolada (Italia) que ha dejado siete muertos, nueve heridos y 14 desaparecidos.

«Este es un drama impredecible pero a buen seguro depende también del deterioro del medioambiente y de la situación climática. El Gobierno debe reflexionar sobre lo ocurrido y tomar medidas para que haya una baja probabilidad de que se repita y se evite», dijo Draghi.

Desaparecidos

El domingo el glaciar de la Marmolada, de 200 metros de longitud, 60 de anchura y 30 de espesor, se desprendió montaña abajo arrastrando todo a su paso y causando numerosos desaparecidos. El primer ministro italiano acudió el lunes a la zona, entre las regiones de Trentino y Véneto, completando el último tramo en coche porque las condiciones meteorológicas impedían su llegada en helicóptero.

Las labores de búsqueda por aire con helicópteros y drones se han reanudado el lunes. Se espera encontrar a los atrapados bajo esta masa de rocas y hielo equivalente a dos campos de fútbol de un espesor de 30 metros, según comentó el presidente de la región del Veneto, Luca Zaia. Pero las operaciones se están viendo dificultadas por las altas temperaturas, que podrían ocasionar nuevas fracturas del glaciar, los conocidos como «serac».


Por el momento se han confirmado siete muertos, el último hallado este lunes. Los otros fallecidos son tres italianos -dos guías y un alpinista de 27 años llamado Filippo Bari, mientras que también hay un checo y dos personas aún por identificar.

Se temían hasta 20 desaparecidos pero algunos han sido localizados, como un niño de 9 años. Los desaparecidos oficialmente, según el balance aún provisional, son 14 -de los que 10 son italianos y cuatro checos y austríacos-, mientras que los heridos oficiales son ocho.

No obstante, las víctimas –muy difíciles de identificar por el estado de los cadáveres– probablemente aumentarán en las próximas horas, según avisan los socorristas, dado que algunos testigos sostienen que en la ladera había una treintena de personas.

Glaciares derritiéndose

«En los últimos 20 años los Alpes han perdido un 17% de hielo y dos terceras partes de los glaciares han perdido volumen, lo que supone entre unos 0,70 y 1,70 centímetros», ha explicado a EFE el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) Raúl Martín Moreno.

glaciar marmolada rescate
Vista aérea del glaciar marmolada.

Junto al calentamiento y el cambio climático confluye el turismo masivo en los Alpes a zonas «donde hace 50 o 70 años no se llegaba», ha asegurado Martín Moreno. Según el investigador del Clima de la UAM, los glaciares son «siempre inestables, pero no en este volumen», pero en estos días se registra en Italia una ola de calor de sur a norte del país, con temperaturas en la Marmolada de 10 grados o más, lo que provoca que «la montaña sea más inestable y tenga pérdida de solidez».

Martín Moreno ha señalado que la cobertura de glaciares con lonas para evitar la pérdida de hielo como se hace en Suiza «no es una solución real» porque el glaciar de la Marmolada donde ha sucedido la tragedia tiene 3 kilómetros cuadrados y existen otros de 20 kilómetros cuadrados de longitud.

Por su parte, el especialista en cambio climático de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz, coincide con Martín Moreno en que estos fenómenos como el sucedido en la Marmolada se van a producir con «mayor intensidad» porque el retroceso de los glaciares «no es un proceso nuevo, estamos experimentando de una forma clara y acuciada no solo en Italia, sino también en España, por ejemplo en los glaciares de los Pirineos que han ido retrocediendo a lo largo de los últimos años».

Existe una «aceleración de la temperatura» en la zona donde se ha desprendido este glaciar de Italia, donde se alcanzaba una temperatura de diez grados, ha señalado también Andaluz, quien ha añadido que se están registrando «unas máximas que cada vez son más máximas, en un proceso consecuencia del cambio climático que se irá incrementado con fenómenos catastróficos, con un problema como el desprendimiento de los glaciares que tienen su función ecosistémica, pero también con rápidos deshielos que podrían tener graves efectos sobre poblaciones que están sometidas a esos riesgos de glaciares».

Esto supone una pérdida de reserva de agua que el glaciar va liberando en el verano, pero también un aumento de la escorrentía por el deshielo que podría provocar graves inundaciones, ha añadido el técnico de Ecologistas. Los glaciares «son impredecibles», se pueden desprender grandes trozos «sin que den señales previas de que esto está sucediendo, lo que se debería estudiar», según Andaluz.

La desaparición de los glaciares en los Alpes y en los Andes «es un proceso irreversible y muchos de ellos dejarán de existir para finales de siglo», según los geólogos Jérôme Chappellaz y Carlota Escutia Dotti.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas