El derretimiento de los glaciares incrementa las emisiones de CO2 de los ríos

El derretimiento de los glaciares incrementa las emisiones de CO2 de los ríos

Un equipo de científicos ha descubierto una curiosa retroalimentación en la que el derretimiento de los glaciares impulsa el crecimiento de hongos capaces de descomponer más materia vegetal a cambio de una mayor producción de dióxido de carbono


No solo le ha bastado con acelerar el ritmo de descongelación de los glaciares, sino que el cambio climático también está calentando el agua que vierten estos colosos helados en extinción, favoreciendo así el crecimiento de hongos cerca de los cauces de los ríos.

Según un reciente estudio publicado en Nature, esos nuevos hongos descomponen mayores cantidades de materia orgánica, como las hojas o la madera que viaja en el agua, produciendo en el proceso cantidades de dióxido de carbono que retroalimentan la perdida de los glaciares.

“Esta es una forma inesperada de retroalimentación climática, por la cual el calentamiento provoca la pérdida de glaciares, que a su vez recicla rápidamente el carbono en los ríos antes de que regrese a la atmósfera”, señala Sarah Fell, autora principal del estudio.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de Sarah Fell estudió 57 ríos de seis cadenas montañosas repartidas por todo el mundo, en Austria, Ecuador, Francia, Nueva Zelanda, Noruega y Estados Unidos. En ellos, los expertos utilizaron una lona de tela para imitar materiales vegetales como hojas y césped que se acumulan naturalmente en los ríos.

Los hongos aceleran la descomposición de vegetales, expulsando CO2 en el proceso

Esto fue posible porque el lienzo está hecho de algodón, compuesto predominantemente de un compuesto llamado celulosa, el polímero orgánico más abundante del mundo que se encuentra en las hojas de las plantas que se acumulan en los ríos de forma natural.

Las tiras de lona se dejaron en los ríos durante aproximadamente un mes, luego se recuperaron y se probaron para determinar con qué facilidad se podían rasgar. Las franjas se rasgaron más fácilmente a medida que los hongos acuáticos las colonizaron, lo que mostró que la descomposición de las moléculas de carbono se produjo más rápidamente en los ríos que eran más cálidos porque tenían menos agua que fluía de los glaciares.

“Nuestro hallazgo de patrones similares de degradación de la celulosa en sitios de todo el mundo es realmente emocionante porque sugiere que podría haber una regla universal sobre cómo se desarrollarán estos ecosistemas fluviales a medida que las montañas continúen perdiendo hielo. Si es así, estaremos en una posición mucho mejor para hacer pronósticos sobre cómo cambiarán los ecosistemas fluviales en el futuro“, asegura Lee Brown, uno de los coautores.

El coautor profesor Alex Dumbrell, cuyo equipo de la Universidad de Essex analizó los hongos de las muestras del río, agrega que el trabajo “mostró que medir un gen específico que sustenta la actividad de la enzima que degrada la celulosa (Celobiohidrolasa I) significaba que podíamos predecir mejor la descomposición de las tiras de algodón que usando información sobre la abundancia de las propias especies de hongos, que es el enfoque más comúnmente utilizado”.

“Esto abre nuevas rutas para que la investigación mejore nuestras predicciones sobre los cambios en el ciclo del carbono“, avanza.

Dado que el crecimiento de algas y plantas en los ríos alimentados por glaciares se reduce al mínimo por la baja temperatura del agua, los canales inestables y los altos niveles de sedimentos finos, la descomposición de la materia vegetal puede ser una importante fuente de combustible para estos ecosistemas acuáticos.

En algunas partes del mundo, como Alaska y Nueva Zelanda, los ríos alimentados por glaciares también se extienden hacia los bosques que proporcionan mayores cantidades de hojarasca a las cadenas alimentarias de los ríos.

Además, debido a que la pérdida de los glaciares significa que fluye menos agua a través de los ríos y son menos propensos a cambiar de curso, se espera que las plantas y árboles de las orillas crezcan más en estos hábitats en el futuro, lo que significa que se acumulará aún más hojarasca en los ríos. Es probable que esto acelere el procesamiento fúngico del carbono en los ríos de montaña de todo el mundo incluso más que en la actualidad, señalan los autores.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas