El deshielo del Ártico abrirá nuevas rutas marítimas

El deshielo del Ártico abrirá nuevas rutas marítimas

El derretimiento del Ártico es una realidad, y científicos de la Universidad de Brown afirman que liberará rutas de navegación más baratas, eficientes en tiempo y que ahorren combustible. Los expertos señalan la necesidad de establecer marcos legales para estas nuevas posibilidades


Con el cambio climático calentando rápidamente los océanos del mundo, el futuro del Océano Ártico parece sombrío. Los modelos climáticos muestran que partes del Ártico que una vez estuvieron cubiertas de hielo durante todo el año se están calentando tan rápido que estarán sin hielo de manera confiable durante meses en tan solo dos décadas. El clima cambiante del Ártico pondrá en peligro a innumerables especies que prosperan en temperaturas bajo cero, dicen los científicos.

¿Otra consecuencia del derretimiento del hielo en el Ártico? El potencial de rutas comerciales marítimas más cortas y ecológicas que eviten la Ruta del Mar del Norte controlada por Rusia.

En un nuevo estudio, climatólogos de la Universidad de Brown trabajaron con un erudito legal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Maine para predecir cómo el derretimiento del hielo del Océano Ártico podría afectar la regulación de las rutas marítimas en las próximas décadas. Proyectaron que para 2065, la navegabilidad del Ártico aumentará tanto que podría generar nuevas rutas comerciales en aguas internacionales, no solo reduciendo la huella de carbono de la industria naviera, sino también debilitando el control de Rusia sobre el comercio en el Ártico. El estudio fue publicado a principios de junio en la revista de divulgación científica Proceedings of the National Academy of Sciences.

«No hay escenario en el que el derretimiento del hielo en el Ártico sea una buena noticia», dijo Amanda Lynch, autora principal del estudio y profesora de ciencias terrestres, ambientales y planetarias en Brown. «Pero la desafortunada realidad es que el hielo ya se está retirando, estas rutas se están abriendo y debemos comenzar a pensar críticamente sobre las implicaciones legales, ambientales y geopolíticas».

Lynch, quien ha estudiado el cambio climático en el Ártico durante casi 30 años, dijo que, como primer paso, trabajó con Xueke Li, investigadora asociada posdoctoral en el Instituto de Brown para el Medio Ambiente y la Sociedad, para modelar cuatro escenarios de navegación basados ​​en cuatro resultados probables de las acciones globales para detener el cambio climático en los próximos años. Sus proyecciones mostraron que, a menos que los líderes mundiales restrinjan con éxito el calentamiento a 1,5 grados centígrados durante los próximos 43 años, el cambio climático probablemente abrirá varias rutas nuevas a través de aguas internacionales a mediados de este siglo.

Según Charles Norchi, director del Center for Oceans and Coastal Law en Maine Law, académico visitante en el Instituto Watson de Asuntos Públicos e Internacionales de Brown y uno de los coautores del estudio, esos cambios podrían tener implicaciones importantes para el comercio mundial y políticas globales.

Navegación sin Rusia

Norchi explicó que desde 1982, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar ha otorgado a los estados costeros del Ártico una mayor autoridad sobre las principales rutas de navegación. El artículo 234 de la convención establece que, en nombre de «la prevención, reducción y control de la contaminación marina provocada por los buques», los países cuyas costas estén cerca de las rutas marítimas del Ártico tienen la capacidad de regular el tráfico marítimo de la ruta, siempre que el área permanezca cubierta de hielo. La cual cubre la mayor parte del año.

Norchi dijo que durante décadas, Rusia ha utilizado el Artículo 234 para sus propios intereses económicos y geopolíticos. Una ley rusa requiere que todos los barcos que pasen por la Ruta del Mar del Norte sean piloteados por rusos. El país también requiere que las embarcaciones que pasan paguen peajes y notifiquen con anticipación sus planes para usar la ruta. La estricta regulación es una de las muchas razones por las que las principales compañías navieras a menudo eluden las estrictas regulaciones y los altos costos de la ruta y, en su lugar, utilizan los canales de Suez y Panamá, rutas comerciales más largas, pero más baratas y fáciles.

Pero a medida que el hielo cerca de la costa norte de Rusia comience a derretirse, dijo Norchi, también lo hará el control del país sobre el transporte marítimo a través del Océano Ártico. «Estoy seguro de que los rusos seguirán invocando el artículo 234, que intentarán respaldar con su poderío», dijo Norchi. «Pero serán cuestionados por la comunidad internacional, porque el Artículo 234 dejará de ser aplicable si no hay un área cubierta de hielo durante la mayor parte del año. No solo eso, sino que con el derretimiento del hielo, los barcos saldrán de las aguas territoriales rusas y en aguas internacionales. Si eso sucede, Rusia no puede hacer mucho, porque el resultado está impulsado por el cambio climático y la economía del transporte marítimo».

El Ártico es más barato

Según Lynch, estudios anteriores han demostrado que las rutas del Ártico son entre un 30% y un 50% más cortas que las rutas del Canal de Suez y el Canal de Panamá, con una reducción del tiempo de tránsito de aproximadamente 14 a 20 días. Eso significa que si las aguas internacionales del Ártico se calientan lo suficiente como para abrir nuevos caminos, las compañías navieras podrían reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente un 24% y, al mismo tiempo, ahorrar dinero y tiempo.

Imagen de satélite del Ever Given bloqueando el Canal de Suez en marzo de 2021. | EFE/EPA/MAXAR TECHNOLOGIES

«Es útil tener en cuenta estas posibles nuevas rutas del Ártico cuando recuerda el momento en que el barco Ever Given quedó varado en el Canal de Suez, bloqueando una importante ruta de envío durante varias semanas», explicó Lynch. «La diversificación de las rutas comerciales, especialmente considerando nuevas rutas que no se pueden bloquear, porque no son canales, le da a la infraestructura de envío global mucha más capacidad de recuperación».

Y es mejor hacer preguntas sobre el futuro de estas rutas ahora, dijo Lynch, en lugar de más tarde, dado el tiempo que puede llevar establecer leyes internacionales. (A modo de contexto, dijo, los gobiernos del mundo tardaron 10 años en negociar la Convención sobre el Derecho del Mar). Lynch espera que iniciar la conversación sobre el futuro comercial del Ártico con estudios bien investigados pueda ayudar a los líderes mundiales a tomar decisiones informadas sobre la protección del clima de la Tierra de daños futuros.

«Marcar estos cambios que se avecinan ahora podría ayudar a evitar que surjan como una crisis que debe resolverse rápidamente, lo que casi nunca sale bien», dijo Lynch. «Elaborar acuerdos internacionales con algo de previsión y deliberación es sin duda una mejor manera de hacerlo».



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas