El vertido de agua dulce en el Ártico amenaza el clima global

El vertido de agua dulce en el Ártico amenaza el clima global

Un reciente estudio señala que el mar de Beaufort, el depósito de agua dulce más grande del Ártico, amenaza con desestabilizarse y verter sus cada vez más abundantes aguas hacia el océano Atlántico, afectando así a un patrón de circulación crítico


El mar de Beaufort, al norte de Canadá, es el depósito de agua dulce más grande del océano Ártico, compuesto principalmente por enormes placas de hielo marino gruesas de varios años de antigüedad. Sin embargo, su naturaleza se está viendo alterada por los efectos del cambio climático que han comenzado a derretir el hielo drásticamente hasta suponer una amenaza para el equilibrio climático mundial.

Así lo expone un estudio de la Universidad de Washington, el Laboratorio Nacional de Los Alamos y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) muestra que señala que el contenido de agua dulce ha aumentado un 40% durante las últimas dos décadas.

Según señalan en el escrito, la rápida liberación de esta agua dulce en el Océano Atlántico podría afectar un patrón de circulación crítico, llamado Circulación de Reversión Meridional del Atlántico, que tiene una influencia significativa en el clima del hemisferio norte.

“Sabemos que el Océano Ártico tiene una de las mayores señales de cambio climático”, comenta el coautor Wei Cheng, del Instituto Cooperativo de Estudios del Clima, el Océano y la Atmósfera de la Universidad de Washington. “En este momento, esta agua dulce todavía está atrapada en el Ártico. Pero una vez que salga, puede tener un impacto muy grande”.

La corriente del Golfo se debilita

Paralelamente a la situación del mar de Beaufort, la Corriente del Golfo, una cinta transportadora gigante de agua a través del Atlántico Norte, está registrando durante las últimas décadas la mayor situación de debilidad de los últimos mil años, según un artículo publicado en Science Advances.

El equipo internacional de investigadores recopiló los llamados datos proxy, tomados principalmente de archivos naturales como sedimentos oceánicos o núcleos de hielo, que se remontan a muchos cientos de años para reconstruir el historial de flujo de la corriente.

Encontraron evidencia consistente de que su desaceleración en el siglo XX no tiene precedentes en el último milenio y que es probable que esté relacionado con el cambio climático. La circulación oceánica gigante es relevante para los patrones climáticos en Europa y los niveles regionales del mar en Estados Unidos su desaceleración también se asocia con una gota fría observada en el Atlántico norte.

“El Sistema de la Corriente del Golfo funciona como una cinta transportadora gigante, transportando agua superficial cálida desde el ecuador hacia el norte y enviando agua fría y profunda de baja salinidad hacia el sur. Mueve casi 20 millones de metros cúbicos de agua por segundo, casi cien veces el flujo del Amazonas”, explica Stefan Rahmstorf, del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático PIK, iniciador del estudio.

El agua más dulce llega al Océano Ártico a través de la lluvia, la nieve, los ríos, las entradas del Océano Pacífico relativamente más dulce, así como el reciente derretimiento del hielo marino del Océano Ártico. El agua más dulce y liviana flota en la parte superior, y los vientos en el sentido de las agujas del reloj en el mar de Beaufort empujan esa agua más liviana para crear una cúpula.

Cuando esos vientos se relajen, la cúpula se aplanará y el agua dulce se liberará en el Atlántico norte.

“La gente ya ha pasado mucho tiempo estudiando por qué el agua dulce del mar de Beaufort se ha elevado tanto en las últimas décadas”, señala Zhang, quien comenzó el trabajo en el Laboratorio Nacional de Los Alamos. “Pero rara vez les importa a dónde va el agua dulce y creemos que es un problema mucho más importante“.

Usando una técnica desarrollada por Zhang para rastrear la salinidad del océano, los investigadores simularon la circulación del océano y siguieron la propagación del agua dulce del mar de Beaufort en un evento pasado que ocurrió entre 1983 y 1995.

Su experimento mostró que la mayor parte del agua dulce llegaba al mar de Labrador, al este de Canadá, a través del archipiélago canadiense, un complejo conjunto de estrechos pasajes entre Canadá y Groenlandia. Esta región está poco estudiada y se pensó que era menos importante para el flujo de agua dulce que el estrecho de Fram, mucho más ancho, que conecta con los mares del norte de Europa.

En el modelo, la descarga de agua dulce de 1983-1995 viajó principalmente a lo largo de la ruta de América del Norte y redujo significativamente las salinidades en el Mar de Labrador, un refresco de 0,2 partes por mil en su borde occidental menos profundo, frente a la costa de Terranova y Labrador, y de 0,4 partes por mil dentro de la corriente de Labrador.

El volumen de agua dulce ahora en el mar de Beaufort es aproximadamente el doble del tamaño del caso estudiado, con más de 23.300 kilómetros cúbicos, o más de 5.500 millas cúbicas. Este volumen de agua dulce vertido en el Atlántico norte podría tener efectos importantes. Se desconoce el impacto exacto. El estudio se centró en eventos pasados y la investigación actual analiza dónde podría terminar la acumulación de agua dulce actual y qué cambios podría desencadenar.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas