El Gobierno confirma el cierre de otras tres centrales de carbón

El Gobierno confirma el cierre de otras tres centrales de carbón

El Gobierno ha autorizado el cierre de la central térmica de carbón de Naturgy en Meirama (A Coruña), junto a las de Iberdrola en Lada (Asturias) y Viesgo en Puente Nuevo (Córdoba), lo que supone un nuevo hito en la despedida del carbón en España


La era del carbón en España sigue dando pasos hacia su anunciada muerte. El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha autorizado los cierres de las centrales térmicas de Lada (Asturias), Meirama (A Coruña) y Puente Nuevo (Córdoba), propiedad de Iberdrola, Naturgy y Viesgo, respectivamente. Esto significa que las tres instalaciones dejarán de funcionar completamente y serán desmontadas, aunque tanto Meirama como Puente Nuevo llevaban meses sin generar nada al haber dejado de ser rentables.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este jueves las resoluciones de la Dirección General de Política Energética y Minas, con fecha del pasado 31 de julio, por las que se da el visto bueno a la clausura de las tres plantas. En los casos de Lada y Meirama, se autoriza a Iberdrola y a Naturgy al cierre de estas centrales térmicas, que deberá realizarse en el plazo de 12 meses. Además, tendrán que proceder al desmantelamiento parcial de las centrales de carbón en el plazo máximo de cuatro años contados a partir de la fecha en que el cierre se haga efectivo.

El cierre más importante es el de Lada, ya que las otras dos centrales llevaban meses sin producir energía. La instalación, situada en el municipio asturiano de Langreo, tiene una capacidad de de 350 megavatios (MW) de potencia nominal y supone que la energética Iberdrola ponga punto y final a la última de sus plantas de carbón en el mundo, tras haberse autorizado a finales de junio también la clausura de Velilla (Palencia). Desde 2001, el grupo ha clausurado 17 centrales térmicas de carbón y fueloil dentro y fuera de España, que suman más de 8.500 MW y la convierten en la mayor eléctrica del mundo sin producción de carbón.

En respuesta a este cierre, Iberdrola ha asegurado que contribuirá al desarrollo socio-económico en torno a la transición energética en Asturias con más inversiones en renovables -con el desarrollo de cuatro parques eólicos con una potencia total de 130 MW-, apoyo a la generación de empleo a través de la generación de oportunidades y contratos a la industria local y nuevos proyectos de innovación, así como la puesta en marcha una Plataforma de Innovación Ciudadana para canalizar iniciativas de emprendimiento y un proyecto de valorización de residuos.

Una tendencia evidente

Este avance se produce justo un año y medio después del cierre de las pocas minas de carbón supervivientes, que apenas se mantenían gracias ayudas públicas que fueron prohibidas por Bruselas, y más de seis meses del último hito de la descarbonización en el sector eléctrico español. El pasado 14 de diciembre, España produjo toda su electricidad sin utilizar nada de carbón por primera vez desde la inauguración en 1949 de la primera central térmica del país. Es decir, más de 70 años después, este material imprescindible para la revolución industrial pasa por sus últimos momentos de gloria y las centrales de carbón serán en muy poco tiempo una cuestión del pasado.

En el caso de Meirama (A Coruña), de 580 MW de potencia instalada y que había dejado de producir energía desde hace meses por su baja rentabilidad, Naturgy trabaja en el desarrollo de dos parques eólicos, de 70 MW en total, en el entorno de la central, y ha avanzado en el estudio de viabilidad para la construcción de un centro de gas renovable, que podría implicar la inversión de hasta 20 millones de euros adicionales. Además, la energética analiza, junto con las administraciones, otras posibilidades para impulsar la atracción de inversión, nuevas empresas y proyectos al entorno de la central.

Por su parte, en lo que se refiere a Puente Nuevo (Córdoba), de una potencia de 299,7 MW, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha autorizado el cierre de la planta y señala que en el plazo máximo de seis meses la planta quedará declarada indisponible. La propietaria, Viesgo, deberá proceder al desmantelamiento de la central en el plazo máximo de cuatro años contados a partir de la fecha en que el cierre se haga efectivo. Viesgo ya anunció el pasado mes de junio la decisión de cerrar también su central térmica de Los Barrios (Cádiz), con el objetivo de ser una empresa 100% descarbonizada.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies