Las emisiones de Europa se han reducido un 25% desde 1990

Las emisiones de Europa se han reducido un 25% desde 1990

Un informe señala que la Unión Europea ha sido capaz de reducir en el 2018 un 25% sus emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a 1990, y un 3,7% en comparación al 2017. La principal causa de este descenso apunta a los cambios sufridos en los métodos de obtención de energía


La Unión Europea ha anunciado en su informe anual sobre acción por el clima que las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en sus 27 estados miembro se han reducido un 3,7% con respecto a las registradas en el 2018.

Asimismo, ha notificado que las emisiones han disminuido un 25% con respecto a los niveles de 1990 y que, además, la intensidad de las emisiones de GEI de la economía se situaron en 2015 en 282g CO2eq/€, lo que es la menos de la mitad de la cifra observada en los años 90. Todo ello, acompañado de aumento interanual en el PIB de 1,5% desde esa década.

Bruselas espera que las políticas y medidas nacionales implementadas reduzcan en un 30% las emisiones de CO2 en 2030

Estos números, junto a las cifras de la Agencia Internacional de la Energía (IEA) que estiman una caída de las emisiones del 8% en 2020 y las del Carbon Monitor que apuntan a una reducción del 11% este año, han despertado esperanza en la UE, que ha afirmado “estar bien encaminada para lograr su objetivo de reducción del 20% para el 2020”.

“La Unión Europea está demostrando que es posible reducir las emisiones y hacer que crezca la economía. No obstante, el informe de hoy confirma una vez más que debemos intensificar nuestros esfuerzos en todos los sectores de la economía para alcanzar nuestro objetivo común de neutralidad climática de aquí a 2050”, ha declarado Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo responsable del Pacto Verde Europeo.

“La transición es viable si mantenemos nuestro compromiso y aprovechamos las oportunidades de la recuperación para relanzar nuestra economía de una manera más verde y más resiliente, y crear un futuro saludable y sostenible para todos”, ha añadido.

Emisiones de la Unión Europea desde 1990 (azul) y sus estimaciones para el 2050 | Foto: CE

Por sectores, las emisiones vinculadas al Sistema de Comercio de Emisiones (ETS, por sus siglas en inglés), que abarcan las lanzadas por las aproximadamente 11.000 centrales eléctricas y plantas de fabricación, el informe ha señalado que han disminuido en un 9,1% en comparación con 2018 debido a cambios en los procesos de obtención de energía.

“La disminución fue impulsada principalmente por el sector eléctrico, donde las emisiones cayeron cerca de un 15% como resultado del reemplazo del carbón por las fuentes renovables y la producción de gas”, ha informado el documento.

El resto de los sectores se mantuvieron en niveles similares, a excepción de la aviación que opera del espacio económico de la UE que ha aumentado en 1%, es decir, alrededor de 0,7 millones de toneladas equivalentes de CO2 en comparación con 2018.

Por otro lado, el informe ha indicado que las tasas de eliminación de GEI a través de los sumideros disminuyeron de -440 MtCO2eq a -319 Mt CO2eq desde el 2013 al 2018, principalmente, debido a las perturbaciones de origen antropogénico y natural -como incendios o plagas- a los ecosistemas.

Asimismo, en el informe se ha indicado que los ingresos procedentes de las subastas del régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE UE) “son una fuente cada vez más importante de financiación de la lucha contra el cambio climático”.

Emisiones verificadas del ETS entre 2005 y 2019 y proyecciones para el 2030 | Foto: CE

En este sentido, los ingresos totales recibidos por los Estados miembros, el Reino Unido y los países del EEE procedentes de las subastas entre 2012 -año de inicio de la subasta en el marco del RCDE UE- y mediados de 2020 han superado los 57.000 millones de euros, de los cuales la mitad se han generado en el periodo de 2018 y 2019.

En 2019, los ingresos totales procedentes de las subastas superaron los 14.100 millones de euros. “De este total, el 77 % se utilizará para fines climáticos y energéticos, un 7 % por encima de la cuota del 70 % notificada en 2018”, han subrayado.

En cuanto a los países, los Estados miembros que más han reducido sus emisiones entre 1990 y el 2018 han sido Estonia (-62%), Lituania (-57%), Rumanía (-55%), Letonia (-55%), Italia (-28%). Mientras, en la otra cara de la moneda se encuentran Austria (5%), Irlanda (9%), España (13%), Portugal (15%) y Chipre (63%).

No obstante, en el cálculo entre 2005 y 2019, todos los países de ese segundo bloque redujeron sus emisiones: Austria (-12%), Irlanda (-14%), España (-27%) Portugal (-22%) y Chipre (-2%), al igual que el resto de los Estados miembros, para una media comunitaria de -19% en el citado período.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas