La Revolución Industrial dejó huella en el hielo del Himalaya

La Revolución Industrial dejó huella en el hielo del Himalaya

A pesar de ser una región sin presencia humana por aquel momento, las cumbres heladas del Himalaya recibieron durante el siglo XVIII el impacto de los gases y metales generados por la Revolución Industrial iniciada en Gran Bretaña, situada a 10.000 kilómetros de distancia


El cambio climático a nivel global no es un fenómeno actual, sino que es una consecuencia fruto de la actividad industrial nacida a mediados del siglo XVIII. Una prueba que lo certifica, por extraño que parezca, reside en el glaciar Dasuopu, en el Himalaya central, a unos 10.300 kilómetros de la cuna de la Revolución Industrial.

“La revolución industrial fue una transformación en el uso de la energía que, debido al uso de la combustión de carbón, comenzó a causar emisiones que creemos que fueron transportadas por los vientos hasta el Himalaya”, señala Paolo Gabrielli, autor principal de la investigación que ha estudiado este suceso.

Según los autores del trabajo, el origen del estudio se remonta a 1997, cuando otro grupo de científicos extrajo de aquel glaciar núcleos de hielo que, entre otras cosas, proporcionaron diversa información acerca de las nevadas, circulación atmosférica y otros cambios ambientales a lo largo del tiempo.

Se podría decir, por tanto, que estos núcleos operan como una especie de línea de tiempo, por lo que es posible que los investigadores sepan casi el año exacto en que se formó una capa del glaciar debido a indicios ambientales como nevadas, otros desastres naturales o fenómenos provocados por el ser humano.

Ante el nuevo paradigma climático, los autores del actual trabajo analizaron uno de esos núcleos helados con el fin de determinar ver si la actividad humana había afectado el hielo de alguna manera y, de ser así, cuándo habían comenzado los efectos.

Los metales almacenados en el hielo son todos subproductos de la quema de carbón, una parte clave de la industria de fines del siglo XVIII y durante los siglos XIX y XX

El análisis del bloque estudiado, formado entre 1499 y 1992, confirmó las hipótesis de los científicos, ya que en las muestras se observaron una serie de metales tóxicos, como el cadmio, cromo o níquel, a partir de la capa originada alrededor de 1780.

Los niveles de metales que encontramos fueron más altos de lo que existiría naturalmente, pero no fueron lo suficientemente altos como para ser extremadamente tóxicos o venenosos. Sin embargo, en el futuro, la bioacumulación puede concentrar metales del agua de deshielo a niveles tóxicos peligrosos en los tejidos de los organismos que viven en los ecosistemas debajo del glaciar”, matiza Paolo Gabrielli.

Para los científicos, la principal causa de que esos materiales estuviesen en esa capa era el viento, que los transportó desde Reino Unido hasta ese glaciar situado a 7.200 metros sobre el nivel del mar. No obstante, no descartan que metales específicos, especialmente el zinc, proviniesen de incendios forestales a gran escala.

La fusión del Himalaya libera contaminantes de hace décadas

“Lo que sucede es que, en ese momento, además de la Revolución Industrial, la población humana explotó y se expandió, por lo que había una mayor necesidad de campos agrícolas que se obtenían a través de la quema de bosques”, subraya Paolo Gabrielli.

Por otro lado, la contaminación en los registros de los núcleos de hielo fue más intensa entre 1810 y 1880, según el análisis de los científicos. Gabrielli apunta que esto es posible siempre y cuando los inviernos fuesen más húmedos de lo normal en Dasuopu durante ese período de tiempo, lo que significa que se formó más hielo y nieve.

Digno de mención para Gabrielli fue que la contaminación apareció mucho antes de que los humanos escalaran las montañas alrededor de Dasuopu. Los primeros alpinistas alcanzaron la cumbre del Monte Everest, a 8.848 metros, el pico más alto del mundo sobre el nivel del mar, en 1953. Shisha Pangma, a 8.013 metros, el décimocuarto pico más alto del mundo, se subió por primera vez en 1964.

En este sentido, este estudio muestra que la actividad humana alteró la atmósfera en el Himalaya a partir del final del siglo XVIII. Pero un estudio del 2015 mostró que en otras partes del mundo, concretamente en Perú, la extracción humana de plata contaminó el aire en América del Sur hasta 240 años antes de la Revolución Industrial.

“Lo que está surgiendo de nuestros estudios, tanto en Perú como en el Himalaya, es que el impacto de los humanos comenzó en diferentes momentos en diferentes partes del planeta“, concluye Gabrielli.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas