Los paladines de la COP25 y la COP26 piden un plan Marshall climático

Los paladines de la COP25 y la COP26 piden un plan Marshall climático

Gonzalo Muñoz y Nigel Topping, paladines del clima de la COP25 y la COP26, han pedido en un artículo de opinión conjunto una mayor colaboración entre actores para hacer que la próxima Cumbre del Clima de Glasgow sea “decisiva” y avisan de que estamos ante “la última oportunidad de acertar”


La Cumbre del Clima de Glasgow (COP26) se acerca cada vez más y las organizaciones internacionales, gobiernos y empresas que van a participar ya calientan motores ante un evento que se anuncia como decisivo para intentar frenar el cambio climático. Al fin y al cabo, hace apenas dos semanas que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático confirmaba en uno de sus informes más importantes hasta la fecha que no había ninguna duda sobre el origen humano del calentamiento global ni sobre sus catastróficas consecuencias si no se reducen las emisiones de efecto invernadero. Conscientes de la situación, los paladines del clima de la COP25 y COP26, Gonzalo Muñoz y Nigel Topping, han unido fuerzas en un artículo de opinión publicado por Naciones Unidas que sirve de llamamiento a todos los actores para que intensifiquen sus esfuerzos y objetivos climáticos de cara a la cita.

“La nueva ciencia del IPCC traza las huellas de la actividad humana en los cambios climáticos, mostrando que cada grado de calentamiento hace la vida más peligrosa, mientras que cada acción la hace más habitable. Por ello, la cumbre sobre el clima de la ONU, que se celebrará en Glasgow el próximo mes de noviembre, es la última oportunidad de acertar“, aseguran en la tribuna, lamentando además que “aunque la acción climática es hoy más fuerte que nunca, todavía estamos muy lejos del futuro saludable y resiliente de cero emisiones que tenemos a nuestro alcance”.

Para los paladines, que es el término que se usa para designar a las personas que en estas cumbres actúan en nombre del presidente de la COP y facilitan el éxito de esta a través de diversas gestiones, cualquier posibilidad de lograr la neutralidad climática pasa forzosamente por las alianzas y la colaboración entre actores. “Los gobiernos nacionales no pueden hacerlo solos. Las empresas, los inversores, las ciudades y las regiones pueden demostrar a los gobiernos que están dispuestos y son capaces de seguir la ciencia. Al hacerlo, arrastrarán a sus sectores, cadenas de valor, clientes y ciudadanos en la carrera e impulsarán una mayor ambición nacional“, explican Muñoz y Topping, poniendo en valor el Objetivo de Desarrollo Sostenible 17: revitalizar la alianza mundial por el desarrollo sostenible.

En cualquier caso, la colaboración de todos ya no es una opción si no un deber porque, tal y como aseguran estos especialistas en diplomacia ambiental, “la inminente crisis climática ya nos ha alcanzado”. Y es que no es solo el informe del IPCC sino los últimos acotencimientos los que han probado la realidad actual del calentamiento global: desde los incendios forestales en Grecia, Siberia, Turquía y América del Norte, hasta las inundaciones en Europa, Turquía y China, así como los atletas olímpicos que se derrumban con el calor en Japón, la emergencia climática “ya afecta nuestra salud y seguridad económica”

Los paladines climáticos de la COP25, Gonzalo Muñoz (izq.) y de la COP26, Nigel Topping. | UNFCCC

Según apuntan, “el trabajo comienza ahora, con los países ricos y el sector privado mostrando su solidaridad con los más amenazados por la COVID-19 y la crisis climática”. Un trabajo que, aseguran, pasa por iniciativas como la Build Back a Better World (Reconstruyamos un mundo mejor) del G7, que movilizará el capital privado en los países en desarrollo hacia la acción climática, la salud, la tecnología digital y la igualdad o por la Cumbre de Sistemas Alimentarios, que dará lugar a iniciativas público-privadas para transformar el sector alimentario, uno de los principales emisores y fuente de empleos y medios de vida.

“Si se acierta en estos momentos, Glasgow se convertirá en un punto de inflexión, en el que decidiremos mirar hacia fuera en lugar de hacia dentro, para mostrar solidaridad en lugar de egoísmo”, escriben los paladines de las COP25 y la COP26, que como colofón piden crear “un Plan Marshall para la acción climática“, en referencia al famoso proyecto estadounidense que puso fin a la Segunda Guerra Mundial, y generó inversiones públicas y privadas para la reconstrucción europea.

“Un Plan Marshall para la acción climática sitúa a empresas, inversores, ciudades y regiones en su centro, impulsando la ambición desde la base hasta los gobiernos nacionales. Incorpora la ciencia del IPCC en todos los rincones de la economía, dirigiendo la inversión pública y privada desde los combustibles fósiles y la deforestación hacia la energía limpia, el transporte eléctrico y activo y los negocios positivos para la naturaleza”, concluyen estos paladines climáticos, que serán clave para el éxito de la COP26.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas