'Race to Zero' será más exigente con las empresas

‘Race to Zero’ será más exigente con las empresas

La campaña ‘Race to Zero’ anuncia que tras una consulta con 200 expertos los criterios para adherirse a la iniciativa se endurecen. Entre las nuevas exigencias está que los miembros reduzcan gradualmente y eventualmente eliminen el uso de todos los combustibles fósiles


La campaña Race to Zero, respaldada por la ONU, actualiza sus criterios luego de una importante consulta internacional con más de 200 expertos y grupos de la sociedad civil. El endurecimiento responde a la necesidad de evitar un greenwashing por parte de las empresas adheridas.

Según el sitio web de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en inglés), Race To Zero busca reunir el liderazgo y el apoyo de empresas, ciudades, regiones e inversores para una recuperación saludable, resistente y sin emisiones de carbono que evite amenazas futuras, crear empleos decentes y desbloquee un crecimiento inclusivo y sostenible.

La campaña busca movilizar una coalición de iniciativas líderes de cero emisiones netas, que representan a 1.049 ciudades, 67 regiones, 5.235 empresas, 441 de los mayores inversores y 1.039 instituciones de educación superior. Estos actores de la «economía real» se unen a 120 países en la alianza más grande jamás comprometida para lograr emisiones netas de carbono cero para 2050 a más tardar. Colectivamente, estos actores ahora cubren casi el 25% de las emisiones globales de CO2 y más del 50% del PIB.

Sin rodeos

Los nuevos criterios para formar parte de la iniciativa entrarán en vigor a partir de este miércoles 15 de junio. Todos los miembros existentes y las organizaciones asociadas deberán cumplir con los criterios a más tardar el 15 de junio de 2023. Algunos de ellos incluyen hacer explícito el requisito de que los miembros reduzcan gradualmente y eliminen todos los combustibles fósiles como parte de una transición justa, algo que antes estaba implícito.

«En la práctica, esto significa que las corporaciones y los inversores deben restringir el desarrollo, la financiación y la facilitación de nuevos activos de combustibles fósiles, lo que incluye no nuevos proyectos de carbón», aclara un comunicado de la campaña. «Los caminos exactos y los plazos difieren naturalmente entre regiones y sectores».

Otra de las exigencias explícitas será requisito de divulgar públicamente un Plan de Transición (o equivalente) dentro de los 12 meses posteriores a la incorporación a Race to Zero. También se reitera la necesidad de que todos los miembros se comprometan con el cero neto para cubrir todos los alcances de las emisiones, tanto en sus objetivos intermedios como a largo plazo. Para las instituciones financieras, esto incluye todas las emisiones financiadas/de cartera/facilitadas.

Se ha decidido introducir un nuevo criterio: persuadir. Esto requiere que los miembros alineen sus actividades de cabildeo y defensa con cero neto apoyando de manera proactiva las políticas climáticas a nivel subnacional y nacional de acuerdo con los criterios Race to Zero.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas