El Senado da luz verde a la futura ley climática - EL ÁGORA DIARIO

El Senado da luz verde a la futura ley climática

El pleno del Senado ha dado este miércoles luz verde por mayoría al proyecto de ley de Cambio Climático y Transición Energética, que ahora tiene que volver al Congreso para su ratificación definitiva y entrada en vigor


La ley climática continúa quemando etapas antes de su entrada en vigor. El Pleno del Senado ha aprobado este miércoles la ley de Cambio Climático y Transición Energética con el respaldo de todos los grupos parlamentarios, excepto el de Vox, que ha votado en contra, y el PP, que finalmente se ha abstenido. En su paso por la Cámara alta, el texto ha incorporado algunas enmiendas, lo que obliga a devolver la ley al Congreso de los Diputados para culminar su tramitación legislativa, antes de su remisión definitiva al Boletín Oficial del Estado.

El proyecto de ley, tramitado por el procedimiento de urgencia, ha salido adelante con los votos de la mayoría y se ha mejorado durante su paso por el Pleno con la aprobación de varias enmiendas, entre las que sobresale una de apoyo a la protección de las praderas de posidonia, un tesoro endémico del mar Mediterráneo a preservar.

Otra de las enmiendas aprobada, en este caso transaccionada y con gran carácter territorial, ha resuelto que los municipios que acojan obras publicas de interés general incluidas en el Plan de Residuos Radiactivos no otorgarán licencias, pero sí que informarán y recibirán el impuesto de construcciones. Esta modificación del texto aporta valor para territorios que deberán afrontar el cierre de las centrales nucleares porque, según fuentes del Senado, los municipios no solo serán parte del proceso, sino que además podrán garantizar su suficiencia financiera.

La votación ha tenido lugar horas después de un largo debate celebrado por la mañana en el hemiciclo, donde también han estado presentes representante de las organizaciones ecologistas que han aplaudido las intervenciones a favor de esta ley, cuyo objetivo fija la neutralidad climática en España para 2050.

En cualquier caso, casi todos los grupos han hecho hincapié en la “necesidad” de esta norma y han apostado por las renovables y un aumento de la ambición climática y del impulso a los desplazamientos en tren en detrimento del avión, a la vez que han incidido en facilitar ayudas y trámites para acelerar la instalación de los puntos de recarga del coche eléctrico. Esta transversalidad ambiental en la Cámara se ha notado especialmente a la hora de rechazar la enmienda a la totalidad del partido de ultraderecha Vox, que se ha quedado solo en su negacionismo.

Críticas al procedimiento

No obstante, pese al mayoritario respaldo, todos los grupos de la oposición han criticado que el proyecto legislativo se haya tramitado por el procedimiento de urgencia, de modo que los senadores apenas han contado con 14 días para presentar y analizar 585 enmiendas, un plazo que dada la “importancia” y “trascendencia” para el futuro del país distintos senadores han calificado cuanto menos de “insuficiente”.

Asimismo, han manifestado que esta urgencia ha impedido un debate sosegado y ha ninguneado las funciones de representación territorial de la Cámara alta, que queda como “un órgano de lectura rápida”, entre otras críticas. De hecho, varios grupos han destacado que el hecho de que se hayan planteado cerca de 600 enmiendas al texto da cuenta de lo “apresurado” del procedimiento y de la capacidad y voluntad de los grupos de mejorar la norma.

Una vez aprobada la Ley de Cambio Climático en el pleno, ahora la Cámara alta devolverá al Congreso de los Diputados el texto normativo para que incorpore estos últimos cambios y de finalmente luz verde a la primera ley climática nacional, seis años después de que España suscribiera en 2015 y ratificara en 2016 el Acuerdo del Clima de París.

Los objetivos de la ley prevén una reducción de los gases de efecto invernadero del 23% de aquí a 2030 respecto a 1990; alcanzar un 42% de renovables en el consumo final de energía; la supresión de los vehículos de combustión a más tardar en 2040; prohíbe las prospecciones y explotación de hidrocarburos a partir de la entrada en vigor de la ley así como los proyectos de fracturación hidráulica y la minería de uranio. Con estas y otras propuestas, la Ley fija el objetivo de que España alcance, a más tardar, en 2050 la neutralidad climática.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas