La arena es el recurso más utilizado después del agua - EL ÁGORA DIARIO

La arena es el recurso más utilizado después del agua

El mundo utiliza cada año 50.000 millones de toneladas de arena y grava. Esto equivale a un muro de 35 metros de alto y 35 metros de ancho alrededor del ecuador. Se extrae del fondo del océano, de ríos y de playas y no es infinita. Por eso hacen falta soluciones sostenibles


El programa medioambiental de Naciones Unidas ha advertido del uso excesivo de los recursos de arena, señalando que en los últimos 20 años se ha triplicado la demanda. La necesidad de este elemento debido al aumento de la población, la urbanización y las obras de construcción, ha contribuido a la erosión de playas, inundaciones y sequías.

Este ha sido uno de los mensajes que expertos mundiales han lanzado en Ginebra en la presentación de un estudio, impulsado por ONU Medio Ambiente y la Universidad de Ginebra, que tiene como objetivo aumentar la conciencia sobre el uso de la arena, encontrar soluciones innovadoras para el consumo sostenible de este recurso y darlas a conocer en múltiples niveles.

Los áridos son la segunda materia prima más consumida después del agua

Cada casa, represa, camino, copa de vino o teléfono móvil contiene este arena, aunque la mayor parte se destina a la producción de cemento para construcciones (que está hecho de cemento, agua, arena y grava).

El cemento es el material de construcción más utilizado en el mundo y es fuente del 8% de las emisiones de dióxido de carbono según un informe reciente de Chatham House.

“No somos muy eficientes en cuanto a cómo utilizar la arena, porque pensamos: esto es solo arena”, comentó Pascal Peduzzi, director de un programa de Naciones Unidas con la Universidad de Ginebra, y que insta a repensar la forma en la que se emplea.

recursos, sostenibilidad, onu
Islas Palm Dubai

La arena, que está compuesta básicamente por pequeños granos de roca, también se utiliza para regenerar playas y extender territorios. Por ejemplo, sirve para construir islas artificiales (como las Islas Palm en Dubái) o rellenar las costas para ganar terreno (como en Singapur).

Este tipo de arena se extrae del fondo del océano, de ríos y de playas. La arena del desierto no se puede utilizar para fabricar cemento debido a su suavidad.

La extracción de arena en ecosistemas frágiles puede tener un gran impacto ambiental si no se maneja adecuadamente. En el caso de una playa, no solo podría conducir a la destrucción de la biodiversidad local, sino a reducir el alcance del turismo.

Además, su gran demanda puede llevar a la extracción ilegal, lo que se está convirtiendo en un problema en muchos lugares. En India, las “mafias de arena” amenazan a comunidades locales, sus medios de vida y al medio ambiente.

Es necesario recopilar más datos sobre este sector y trabajar en la implementación de políticas y estándares para proteger a los ecosistemas vulnerables de la extracción ilegal de arena, concluyeron los expertos reunidos en Ginebra.

Probando soluciones innovadoras

En la actualidad se están investigando soluciones innovadoras para remplazar la arena en la construcción de carreteras y edificios.
– Se pueden utilizar materiales alternativos como plástico reciclado, tierra, bambú, madera, paja y otros más. Parece ser que la clave es mezclar otros materiales con el concreto para darle a la mezcla la estabilidad necesaria para construir.
– Varios países ya están experimentado con carreteras hechas con compuestos de plástico.
– La primera ciclovía elaborada en su totalidad con plástico reciclado se abrió en septiembre de 2018 en Zwolle, Países Bajos.
– El plástico reciclado tiene el potencial de convertirse en una alternativa de la arena, en la construcción de carreteras.
– Se estima que los caminos de plástico son tres veces más duraderos que los de asfalto tradicionales. Sin embargo, todavía se encuentran en fase de prueba, ya que su durabilidad e impacto ambiental deben estudiarse más a fondo.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas