Luca: un coche fabricado con plásticos y aluminio reciclados

Un grupo de emprendedores de la Universidad Tecnológica de Eindhoven (Países Bajos) presenta un automóvil realizado completamente con plásticos, aluminio y otros materiales reciclados. El modelo, llamado Luca, se mueve con motor eléctrico y tiene una velocidad máxima de 90 kilómetros hora


¿Cuánto pesa un coche? ¿De qué materiales suele estar hecho? Responder a estas preguntas, que se relaciona también con la tendencia de los últimos años al crecimiento en tamaño de los vehículos utilitarios y por tanto su huella sobre el planeta, puede tener tanto que ver con el cambio climático y con el uso de recursos naturales finitos como su motorización o eficiencia en la combustión y las emisiones que genera.

Para hacer ver la importancia del material que se emplea en la fabricación de coches a motor y demostrar hasta qué punto se pueden poner en marcha iniciativas de economía circular ligadas al sector del automóvil, un grupo de emprendedores de la Universidad Tecnológica de Eindhoven (Países Bajos) se propuso en febrero de 2019 fabricar un coche hecho casi por completo de residuos o de materiales reciclados.

El resultado de su trabajo es un vehículo eléctrico de aspecto deportivo llamado Luca, cuyo chasis, carrocería, ventanillas, interiores y acabados están fabricados con materiales reciclados, incluyendo botellas de PET, plástico ABS y otros residuos de origen doméstico o de los que se encuentran arrojados al medio ambiente y luego se recuperan.

La página especializada en sostenibilidad Residuos profesional se hace eco de esta sorprendente noticia. El Luca, cuyo atractivo aspecto no hace pensar que sea un coche fabricado con residuos, es un automóvil compacto provisto de dos motores eléctricos que le permiten alcanzar una velocidad máxima de 90 kilómetros por hora y una autonomía de 220 kilómetros.

El automóvil Luca, realizado con plástico y aluminio reciclado en un proyecto de la Universidad Universidad Tecnológica de Eindhoven. | Foto: Bart van Overbeekefoto: Bart van Overbeeke

El chasis de Luca en la parte del conductor y el pasajero consiste en un panel de materiales reciclados desarrollado por los estudiantes en colaboración con varias empresas. El exterior está hecho de fibras de lino y plástico recuperado del océano, una combinación que le ofrece suficiente resistencia

El núcleo principal de coche, el chasis está hecho de material plástico reciclado. Lleva dos tipos de polímero reciclados, el polipropileno o PP, material que habitualmente vemos en los tapones de envases, y el PET un tipo de plástico que estamos acostumbrados a usar en nuestra vida diaria, bien sea en formas de fibra, como las del forro polar, o en láminas transparentes, como las botellas de agua. Las partes delantera y trasera del chasis son de aluminio reciclado.

Respecto a la carrocería del coche, está hecha de ABS reciclado, un plástico muy duro usado en muchos productos de consumo como los tapones de envases, juguetes, televisores y productos de cocina.

El ABS por sus siglas en inglés o acrilonitrilo butadieno estireno o ABS es un plástico  muy resistente al impacto y que también se usa en automoción y otros usos industriales. También se conoce como plástico de ingeniería o plástico de alta ingeniería.

tipos de plásticos según su clasificación numérica

Respecto al aspecto externo, el coche Luca obtiene su color amarillo de una envoltura -una película de color- en lugar de pintura. Esta película también puede ser eliminada sin dejar ningún residuo.

Imaginación para fabricar

En el diseño interior del Luca se han empleado también muchos residuos. Los asintos, por ejemplo, están rellenos de fibra de coco y crin de caballo, dos materiales orgánicos y reciclables.

La tela alrededor de ellos está hecha de PET reciclado que imita, a la vista y al tacto el tejido que habitualmente encontramos en los vehículos convencionales. La consola central frente al piloto consiste, entre otras cosas, en un aditivo plástico obtenido a partir de residuos domésticos.

Las ventanillas laterales y traseras están también confeccionadas con materiales reciclados que le dan un tinte negro.

Según explica Matthijs van Wijk, uno de los miembro del equipo creador de Luca: “Con este proyecto «queremos mostrar quelos residuos son un material valioso, incluso en aplicaciones complejas como un coche».



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas