El Gobierno lanza una guía para impulsar la rehabilitación energética

El Gobierno lanza una guía para impulsar la rehabilitación energética

La vicepresidenta Teresa Ribera considera que los más de 300 millones de euros del Programa de Rehabilitación Energética de Edificios (PREE) suponen una “oportunidad para reactivar la economía en clave verde” y generar “empleo de calidad”


El parque de vivienda supone el 30% de la energía final consumida en España, un gasto derivado principalmente del uso de calefacciones y aire acondicionado que es especialmente alto debido a la falta de aislamiento adecuado de muchas casas que las convierte en auténticas depredadoras de energía. Sin embargo, actualmente solo se rehabilita el 0,2% de los edificios al año. Un pobre balance que se ha querido mejorar desde el Gobierno mediante el Programa de Rehabilitación Energética de Edificios (PREE), que desde esta semana cuenta con una nueva guía para facilitar la gestión de ayudas, además de una inyección de presupuesto de 62 millones de euros para las comunidades autónomas que ya han agotado el presupuesto inicial, que alcanzaba los 300 millones.

El documento, elaborado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), y el Consejo Superior de Arquitectos de España (CSCAE), permite optimizar la gestión técnico-administrativa en la tramitación de ayudas del plan de rehabilitación energética del Gobierno. En concreto, aporta conceptos fundamentales para acometer un proyecto de estas características, explicando las ventajas de la integración de tecnologías de eficiencia energética y uso de renovables en edificicios.

“El objetivo de esta guía es que cada expediente que se presente sea exitoso. Se trata de una herramienta que pretende ser útil para la reactivación rápida de los proyectos de rehabilitación de edificios y para cumplir con los objetivos de materia energética”, ha asegurado el director general del IDAE, Joan Groizard.

La guía se estructura en tres bloques y en el primero se exponen las estrategias de ahorro energético en la edificación y se incluyen una serie de criterios y recomendaciones para actuaciones de rehabilitación energética. En el segundo, se describe el Programa PREE y se exponen los pasos a seguir a la hora de gestionar la tramitación de las ayudas, destacando los errores más frecuentes y cómo resolverlos. Por último, en el tercer bloque, se incluyen una serie de ejemplos con objeto de mostrar a los técnicos el alcance de la intervención y los beneficios obtenidos tras la rehabilitación.

Y es que, tal y como ha destacado la vicepresidenta Teresa Ribera, “la mejora de la eficiencia energética en viviendas vulnerables es esencial como medida estructural para reducir la pobreza energética”. Además, considera que estas actuaciones son una “oportunidad para reactivar la economía en clave verde, generando nuevos modelos de negocio y empleo de calidad”.

62 millones adicionales

Más allá de elaborar una guía para mejorar la ejecución de las ayudas a la rehabilitación energética, el MITECO destinará al plan Plan PREE, dotado con 300 millones de euros iniciales, una reinyección de 62 millones de euros adicionales para las comunidades autónomas que ya han agotado su presupuesto. De este modo, Asturias recibirá 40 millones más, que se suman a los 7,6 iniciales; País Vasco obtendrá 14,5 millones extra, que se unen a los 14,7 de origen; y a Navarra irán destinados 7,7 millones adicionales a los 4,1 de presupuesto inicial.

Según los cálculos del IDAE, el Plan PREE, que supone ayudas directas a actuaciones de mejora de la eficiencia energética en edificios construidos antes de 2007, permitirá rehabilitar 44.000 viviendas y 4 millones de metros cuadrados de edificios destinados a otros usos. Además, apunta el Gobierno, el plan movilizará una inversión de 640.000 euros, generará 11.500 empleos directos, evitará la emisión de 140.000 toneladas de CO2  y ahorrará 31 kilotoneladas equivalentes de petróleo al año.

Por otro lado, este programa de ayudas contribuye también a la consecución del Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, que planifica una senda de descarbonización para que, a final de esta década, el 74% del sistema eléctrico sea de origen renovable; y con la Estrategia a Largo Plazo (ELP), actualmente en trámite de consulta pública, que marca la senda para que España alcance la neutralidad climática en 2050. Ambos documentos señalan la necesidad de actuar en el parque de edificios para lograr que sea plenamente sostenible a mediados de siglo.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas