La UE cumple sus metas climáticas de 2020, pero necesita mayor ambición

La UE cumple sus metas climáticas de 2020, pero necesita mayor ambición

La Aema destaca en un informe de desempeño climático que la UE ha sido capaz de cumplir con sus objetivos 20-20-20 sobre mitigación, despliegue de renovables y eficiencia energética. Sin embargo, con la mirada puesta en el 2030, reclama una mayor ambición para continuar con esta tendencia


Un nuevo informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (Aema) destaca que en el 2020 la UE “fue testigo de un progreso notable hacia los objetivos climáticos y energéticos del grupo”. En concreto, habla del hito de haber alcanzado la meta 20-20-20 sobre mitigación, despliegue de renovables y eficiencia energética.

“La forma en que Europa y sus países se recuperan de la pandemia será determinante para el progreso próximo de nuestra ambición climática y energética”, expresan desde la Aema en relación con los impactos de la pandemia en estos objetivos. Como ejemplo, muestran la influencia del COVID-19 en la concentración de gases de efecto invernadero que, según el informe, disminuyó un 10% entre el 2019 y el 2020.

En general, la concentración de estos gases permaneció por debajo de los niveles del objetivo del 2020, a excepción del 2017. Por tanto, en el informe se refleja que en el 2020 las emisiones de los 27 miembros de la UE cayeron un 37% por debajo de los niveles de 1990 y las emisiones netas un 34% debajo a ese mismo año. “Esto constituye una superación de la reducción prevista del 20% (primer objetivo 20) para 2020”, señala la Aema.

Sin embargo, solo 21 Estados miembros alcanzaron su objetivo nacional en 2020, según datos preliminares. Esto significa que Bulgaria, Chipre, Finlandia, Alemania, Irlanda y Malta necesitarían utilizar flexibilidades, como comprar cuotas de emisión de otros países de la UE, para cumplir con sus objetivos legales.

Asimismo, los sectores económicos bajo el Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (ETS), incluida la producción de electricidad y la industria pesada, han logrado recortes de emisiones mucho más fuertes que los llamados sectores de reparto del esfuerzo, incluidos el transporte, la construcción y la agricultura.

Contribuciones determinadas nivel nacional
Las emisiones de gases de efecto invernadero son la principal causa del cambio climático.

Por otro lado, las estimaciones preliminares de la Aema indican que la UE logró una participación del 21,3% de energías renovables en su consumo de energía en 2020. Según el reciente informe, el progreso positivo general se debe principalmente al mayor uso de energías renovables para electricidad, calefacción y refrigeración. Por otro lado, el uso de energías renovables en el transporte está aumentando más lentamente, pero los datos preliminares indican que la UE logró por poco el objetivo del 10% de uso de energía renovable en el sector.

Para la Aema, lograr una reducción del 20% en el consumo de energía parecía poco probable durante muchos años. Sin embargo, detalla, los bloqueos generalizados en 2020, debido a COVID-19, parecen haber empujado el consumo de energía primaria y final de la UE por debajo de los niveles objetivo, en márgenes del 5% y 3%, respectivamente. “Será necesario mantener nuevas reducciones en el consumo de energía para seguir el camino hacia los objetivos a largo plazo”, afirma.

Con la vista puesta en un futuro, la Aema afirma que, de acuerdo con las últimas proyecciones, la implementación de las políticas y medidas climáticas y energéticas actualmente planificadas a nivel nacional podría conducir a una reducción neta de emisiones del 41% para 2030.

En esas proyecciones escenarios aún no se ha aplicado las nuevas medidas propuestas en el paquete climático “Fit for 55” de la Comisión Europea para lograr el objetivo de reducción neta del 55%, pero aun así la Aema indica que se necesitaría una mayor ambición en la reducción de las emisiones de carbono para el 2030.

El informe también señala que la introducción continua de fuentes renovables para la generación de electricidad debe mantenerse para lograr el objetivo de energía renovable de la UE. Según se expone, las energías renovables deben cubrir una parte mucho mayor de la energía utilizada para calefacción, refrigeración y transporte, y se requieren nuevos desarrollos, como la expansión de la calefacción y la refrigeración de distrito y la integración de otros portadores de energía además de la bioenergía.

Alcanzar el objetivo de eficiencia energética de la UE para 2030 también requerirá una disminución considerablemente más rápida del consumo de energía, en comparación con las ganancias de eficiencia logradas entre 2005 y 2020.

“Alcanzar los objetivos de 2030 será fundamental para garantizar una aumento posterior manejable en los esfuerzos para alcanzar las metas de 2050”, concluye la Aema.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas