Liquid3, un 'árbol de agua' que purifica el aire de Belgrado

Liquid3, un ‘árbol de agua’ que purifica el aire de Belgrado

El Belgrado ha entrado en funcionamiento un fotobiorreactor bautizado como Liquid3 que es capaz de liberar tanto oxígeno como 200 metros de césped. Se trata de una solución innovadora para sustituir a los árboles en aquellas zonas urbanas donde no se pueden plantar


Belgrado ha estrenado el Liquid3, una nueva pieza de mobiliario urbano que, tras su vanguardista diseño de banco de cristal verde, esconde un sistema de purificación de aire mediante algas, pensado para instalarlo en plena ciudad.

El concepto combina la tecnología de grandes sistemas de fotobiorreactores que se utilizan en el procesamiento de gases industriales, con modelos compactos que se utilizan para la producción comercial de microalgas y productos específicos, combinando así el sector energético con el agrícola.

Los fotobiorreactores son sistemas para el cultivo de microalgas, organismos fotosintéticos que muestran una eficiencia de fijación de dióxido de carbono de 10 a 50 veces superior en comparación con las plantas terrestres.

“La idea fue vincular la biología y el diseño, que el fotobiorreactor tenga una aplicación urbana“, explica Ivan Spasojevic, doctor en biofísica en el Instituto de Investigaciones Multidisciplinarias de Belgrado y cocreador de este proyecto bautizado como”Liquid3“, un juego de palabras en ingles que se traduce como “árbol líquido”.

El “Liquid3” captura tanto CO2 como un árbol maduro y libera tanto oxígeno como 200 metros cuadrados de césped, indica Francine Pickup, representante en Serbia del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que premió a esta iniciativa, haciendo posible su desarrollo.

De hecho, Pickup afirma que este dispositivo, que puede usarse como banco para sentarse e incluye un cargador para el móvil, es una “solución innovadora que reemplaza árbolesen ciudades que, como Belgrado, tienen cada vez más población, vehículos e industria, y menos zonas verdes.

Liquid3
La gente pasa junto a un fotobiorreactor urbano “Liquid3” desarrollado y diseñado por el Instituto de Investigación Multidisciplinaria de la Universidad de Belgrado en Belgrado | Foto: EFE

Spasojevic afirma además que su forma de banco urbano lo convierte en un “punto de encuentro y una marca de barrio” que ayuda a lanzar un mensaje sobre la lucha contra la contaminación y el cambio climático.

“El atractivo diseño de Liquid3 ayudará a promover la conciencia pública sobre la importancia de las tecnologías innovadoras y las fuentes de energía renovables para la sostenibilidad de las comunidades urbanas”, señala.

El dispositivo, que cuesta unos 3.000 euros, se autoalimenta de energía solar, aunque puede ser conectado a la red eléctrica durante el invierno. Según Spasojevic, una vez que se haya probado cómo funciona este primer aparato, la idea es instalarlo en otras ciudades. En este sentido, la empresa que los fabrica puede producir 40 unidades al año, aunque es plan es ir aumentando esa capacidad.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas