La mejora de la calidad del aire evitó 60.000 muertes en Europa - EL ÁGORA DIARIO

La mejora de la calidad del aire evitó 60.000 muertes en Europa

El informe de la AEMA ‘La calidad del aire en Europa 2020’ atribuye a la mejora de la calidad del aire una reducción de muertes prematuras en los últimos diez años. Con todo, señala que la contaminación por partículas finas produjo 417.000 muertes en 2018


La mejor calidad del aire ha dado lugar a una reducción significativa de las muertes prematuras en la última década en Europa. No obstante, los últimos datos oficiales de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) indican que casi todos los europeos siguen sufriendo los efectos de la contaminación atmosférica, que provoca unas 400.000 muertes prematuras en el continente.

El informe de la AEMA ‘La calidad del aire en Europa 2020’  indica que seis Estados miembros superaron el valor límite de la Unión Europea para las partículas finas (PM2,5) en 2018: Bulgaria, Croacia, República Checa, Italia, Polonia y Rumanía. Solo cuatro países de Europa —Estonia, Finlandia, Irlanda e Islandia — registraron concentraciones de partículas finas por debajo de los valores guía más estrictos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El informe de la AEMA señala que sigue habiendo divergencias entre los límites legales de calidad del aire de la UE y los valores guía de la OMS, una cuestión que la Comisión Europea pretende abordar con una revisión de las normas de la UE en el marco del plan de acción «contaminación cero».

Madrid, contaminación, Madrid central, cambio climatico, reduce, España,
Boina de contaminación de Madrid, Flickr

El nuevo análisis de la AEMA se basa en los últimos datos oficiales sobre la calidad del aire provenientes de más de 4.000 estaciones de vigilancia de toda Europa en 2018.

La exposición a partículas finas causó alrededor de 417.000 muertes prematuras en 41 países europeos en 2018, según la evaluación de la AEMA. Alrededor de 379.000 de esas muertes se produjeron en la EU-28, mientras que 54.000 y 19.000 muertes prematuras se atribuyeron al dióxido de nitrógeno (NO2) y al ozono troposférico (O3), respectivamente. (Las tres cifras son estimaciones independientes y los números no deben sumarse para evitar posibles duplicaciones en el cálculo).

Respecto a España, según el estudio un total de 31.600 personas fallecieron prematuramente en 2018 en nuestro país por causas relacionadas con la calidad del aire, lo que representa un descenso del 30,6 % % respecto a los 45.536 decesos anticipados de 2009, según datos publicados este lunes por la Comisión Europea (CE). la mejoría española en términos de muertes anticipadas es menor que la media de la UE, que redujo esos decesos en un 54 % en el mismo período

Récord global de Co2

Las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) se mantienen en niveles récord a nivel global a pesar de las medidas adoptadas para frenar la pandemia del coronavirus a nivel mundial como el confinamiento o la ralentización de la actividad económica e industrial, según datos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Así, esta reducción de la actividad por el COVID-19 no ha contrarrestado los niveles sin precedentes de gases de efecto invernadero (GEI) que atrapan el calor, suben las temperaturas y exacerban las condiciones meteorológicas extremas, la fusión de los hielos, el aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos.

No obstante, la OMM señala que las medidas de confinamiento redujeron las emisiones de muchos contaminantes y GEI como el CO2, pero cualquier cambio en las concentraciones de este gas, que son las suma de las emisiones presentes y pasadas, no es mayor que el que provocan las fluctuaciones normales del ciclo de carbono y que se producen de un año a otro por la varibilidad natural a la que están sujetos los sumideros de carbono como la vegetación.

Trafico en Nueva Delhi durante la emergencia sanitaria declarada por el Ayuntamiento por la mala calidad del aire. | Foto: Efe

Así, la OMM afirma que las concentraciones de CO2 sufrieron un incremento repentino en 2019 y superó el umbral de las 410 partes por millón (ppm) y ese aumento ha continuado en 2020. En total, desde 1990, el forzamiento radiativo total que provoca el calentamiento del clima, se ha incrementado en un 45 por ciento a causa de los GEI de larga duración. De ese aumento, cuatro quintas partes se deben al CO2.

A este respecto, el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, ha explicado que el dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante siglos y aún más tiempo en los océanos. Así, recuerda que la última vez que se registró en la Tierra una concentración de CO2 comparable fue hace entre tres y cinco millones de años. “La temperatura era entonces de 2 a 3 °C más cálida y el nivel del mar entre 10 y 20 metros superior al actual, pero no había 7.700 millones de habitantes”, comenta.

Reducción de emisiones en Europa

Las políticas tanto de la UE, como nacionales y locales, así como los recortes de emisiones en sectores clave, han mejorado la calidad del aire en toda Europa, según revela el informe de la AEMA. Desde 2000, las emisiones de contaminantes atmosféricos clave, incluidos los óxidos de nitrógeno (NOx) procedentes del transporte, han disminuido de manera significativa, a pesar de la creciente demanda de movilidad y del consiguiente aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector. También se han observado importantes reducciones en las emisiones contaminantes procedentes del suministro de energía, mientras que los avances en la reducción de las emisiones procedentes de los edificios y la agricultura han sido lentos.

Gracias a la mejor calidad del aire, en 2018 hubo unas 60.000 muertes prematuras menos a causa de la contaminación por partículas finas, en comparación con 2009. En el caso del dióxido de nitrógeno, la reducción es aún mayor, dado que las muertes prematuras han disminuido aproximadamente un 54% en la última década. La aplicación continua de políticas medioambientales y climáticas en toda Europa es un factor determinante para tales mejoras.

«Es una buena noticia que la calidad del aire está mejorando gracias a las políticas medioambientales y climáticas que hemos aplicado. Pero no podemos ignorar la parte negativa: el número de muertes prematuras en Europa debido a la contaminación atmosférica sigue siendo demasiado elevado. Con el Pacto Verde Europeo nos hemos fijado la ambición de reducir a cero todos los tipos de contaminación. Para tener éxito y proteger plenamente la salud de las personas y el medio ambiente, debemos reducir aún más la contaminación atmosférica y acercar nuestras normas de calidad del aire a los valores guía de la Organización Mundial de la Salud. Nos ocuparemos de ello en nuestro próximo plan de acción», ha declarado Virginijus Sinkevičius, comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca.

«Los datos de la AEMA demuestran que invertir en una mejor calidad del aire es una inversión para mejorar la salud y la productividad de toda la ciudadanía europea. Las políticas y acciones coherentes con el objetivo de Europa de contaminación cero conducen a una vida más larga y saludable, así como a sociedades más resilientes», ha declarado Hans Bruyninckx, director ejecutivo de la AEMA.

La Comisión Europea ha publicado recientemente una hoja de ruta sobre el plan de acción de la UE «contaminación cero», que forma parte del Pacto Verde Europeo.

La calidad del aire y la COVID-19

El informe de la AEMA también ofrece una reseña sobre la relación entre la pandemia de COVID-19 y la calidad del aire. Una evaluación más detallada de los datos provisionales de la AEMA para 2020, apoyada por la modelización efectuada por el Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS), confirma evaluaciones anteriores y revela reducciones de hasta el 60% de determinados contaminantes atmosféricos en muchos países europeos que aplicaron medidas de confinamiento en la primavera de 2020. La AEMA aún no tiene estimaciones sobre los posibles efectos positivos para la salud de la mejor calidad del aire durante 2020.

MURCIA TRANSPARENTE. El estado de confinamiento en el que continuamos en España por el virus que azota al mundo entero no nos deja salir de casa. No obstante, ha hecho posible que en muchos puntos del país podamos ver una mejora muy notable en el ambiente, que poco a poco recupera su trasparencia. Por ejemplo, la contaminación del dióxido de nitrógeno, vinculado al tráfico de vehículos a motor, se ha reducido en el entorno urbano de Murcia más de un 40% en las primeras semanas de confinamiento. En la imagen, un combo de dos fotografías que refleja el nivel de contaminación ambiental en la ciudad de Murcia, la imagen de la izquierda fue tomada el pasado 29 de febrero y la de la derecha este jueves 23 | Foto: EFE / Marcial Guillén
Un combo de dos fotografías que refleja el nivel de contaminación ambiental en la ciudad de Murcia con y sin confinamiento | EFE / Marcial Guillén

El informe señala asimismo que la exposición a largo plazo a los contaminantes del aire provoca enfermedades cardiovasculares y respiratorias, identificadas como factores de riesgo de muerte en pacientes con COVID-19. No obstante, la causalidad entre la contaminación atmosférica y la gravedad de las infecciones por COVID-19 no está clara y se requieren más investigaciones epidemiológicas.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas