La OCDE lanza un foro abierto para la descarbonización

La OCDE lanza un foro abierto para la descarbonización

En su última reunión ministerial, la OCDE ha decidido lanzar un foro inclusivo, abierto a otros países que no pertenezcan a la organización, para abordar y negociar acciones de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero


La OCDE ha decidido lanzar un «foro inclusivo», que estará abierto a los países que no forman parte de la organización, para abordar la cuestión de la reducción y la progresiva supresión de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que busca servir en el futuro para una negociación sobre bases comunes.

En una primera fase, el objetivo será poner en común estadísticas y un diagnóstico de la situación, pero más adelante el objetivo es facilitar el diálogo para el esfuerzo coordinado de mitigación de las emisiones de carbono, explicó el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Mathias Cormann.

En conferencia de prensa al término de la reunión ministerial anual, Cormann explicó que «cada vez más países del mundo se comprometen con las cero emisiones«, como han hecho el grueso de los miembros de la organización en el horizonte de 2050 o China para 2060 e India para 2070.

Pero hizo notar que en diferentes partes del mundo hay distintas perspectivas para abordar esa cuestión porque los puntos de partida y las situaciones no son las mismas. Por eso hay riesgo de que esos enfoques diferentes, si no se lleva a cabo un esfuerzo de «cooperación y coordinación reforzada», supongan simplemente el desplazamiento de las emisiones de unos países a otros.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, saluda al secretario general de la OCDE, Mathias Cormann. | Foto: EFE/EPA/FILIPPO ATTILI

Este nuevo foro inclusivo toma como ejemplo el que puso en marcha la propia OCDE para luchar contra las prácticas de evasión fiscal de empresas que aprovechaban las ventajas de la legislación de ciertas jurisdicciones para implantar allí sus sedes aunque no tuvieran una actividad económica, y que ha dado lugar a un doble acuerdo de más de 130 países sobre fiscalidad internacional.

Preguntado sobre si ha habido contacto con otros países exteriores a la OCDE, y en particular con China, que es ya el principal emisor mundial de carbono, por delante de Estados Unidos y muy lejos ya de la Unión Europea, Cormann no respondió directamente.

Señaló que «hemos tenido discusiones iniciales con países del G20 (del que forma parte China) que no pertenecen a la OCDE» y que esperan convencerlos, como también a otros para que se unan a esta instancia multilateral.

El político australiano hizo hincapié en que los progresos que se han hecho para hacer frente al reto del cambio climático «son insuficientes» para los objetivos que se ha fijado la comunidad internacional, de modo que hay que «aumentar la ambición«.

España pide más adaptación

La postura de España en la reunión ministerial de la OCDE se centró en pedir una participación más activa de la organización en las políticas multilaterales de lucha contra el cambio climático y, sobre todo, a la hora de definir las implicaciones socioeconómicas del tránsito hacia un modelo de desarrollo descarbonizado.

“La enorme transformación que para nuestras economías y nuestras sociedades supone la transición ecológica tendrá éxito solamente si asegura la cohesión social, la igualdad de oportunidades para todos y la equidad intergeneracional, acompañando siempre a los más vulnerables”, señaló el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, que asistió a la sesión.

Moran consideró necesario también que se activen los mecanismos para reducir de manera progresiva, “y finalmente eliminar”, los apoyos públicos y subsidios a actividades incompatibles con dichos objetivos. La relevancia de ese aspecto se aprecia si se considera que, solamente en España, el actual Plan Nacional Integrado de Energía y Clima prevé que serán necesarias unas inversiones de unos 240 mil millones de euros entre 2021 y 2030, de las que se estima que el 80% provendrán del sector privado.

Por otra parte, España considera que debe avanzarse más en los trabajos sobre adaptación al cambio climático, aumentando la capacidad de los países para enfrentar los impactos económicos y sociales por la degradación ambiental, y en general aumentando la resiliencia de nuestras sociedades a sus efectos.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas