El derecho universal a un planeta sano está cada vez más cerca - EL ÁGORA DIARIO

El derecho universal a un planeta sano está cada vez más cerca

El empeño de países y entidades multilaterales para que la ONU declare como derecho tener un medio ambiente saludable es cada vez más intenso. La última resolución del Consejo de Derechos Humanos en materia de conservación de la biodiversidad aviva las esperanzas para lograr el objetivo


La Declaración de Derechos Humanos de Naciones Unidas firmada en 1948 surgió de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial. En aquel entonces, sus autores no podían prever los efectos que el progreso iba a tener sobre el planeta ni la crisis ambiental global que acuciaría a la humanidad en los albores del nuevo milenio. Tampoco que la ciencia demostraría la importancia de la naturaleza para el bienestar de la población, que las muertes anuales en el mundo por la contaminación del aire ascenderían a 8,7 millones de personas o que, después de 73 años, los derechos que promulgaron todavía no son efectivos en buena parte del mundo.

Este mes se cumplirá un año desde que, con motivo de la celebración del Día de la Tierra, más de un centenar de organizaciones internacionales pidieran oficialmente a la ONU la inclusión en la Declaración de un nuevo derecho para toda la humanidad: el derecho a un planeta sano.  La iniciativa continuó recabando apoyos y en septiembre se volvió a enviar una misiva con el respaldo de más de 1.100 entidades de todo el mundo y se creó una plataforma para seguir trabajando en este sentido hasta conseguirlo.

El relator especial de Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos y el Medio Ambiente, David R. Boy afirma que reconocer este derecho de manera universal “sería un poderoso complemento del conjunto de instrumentos para salvar el planeta. Debemos aprovechar este momento de crisis ecológica mundial para asegurar este reconocimiento por parte de las Naciones Unidas, de modo que todos, en todas partes, se beneficien. El derecho humano a un planeta sano, si es reconocido por todos los países, podría ser el derecho humano más importante del siglo XXI“.

contaminación
Un hombre y una mujer se protegen con máscaras de la nube de contaminación que cubre la ciudad de Pekín (China). | EFE/Archivo/Wu Hong

Y es que, aunque la primera mención del derecho a un medio ambiente saludable se produjo ya en la la Declaración de Estocolmo en 1972, las legislaciones nacionales e internacionales sobre esta materia se hayan multiplicado exponencialmente -más que ningún otro ámbito- y unos 110 países lo hayan reconocido constitucionalmente, lo cierto es que como derecho universal aún no es una realidad. 

El Derecho Humano al agua como ejemplo

Muchos se harán la pregunta de si realmente cambiará algo el reconocimiento del derecho universal a un medio ambiente sano. Y es que, como decíamos al principio, siete décadas después de la Declaración de Derechos Humanos gran parte de ellos no se cumplen en gran parte del mundo.

El director interino de la División de Derecho del PNUMA, Arnold Kreilhuber, no duda de que las resoluciones de la ONU pueden marcar la diferencia y pone como ejemplo el reconocimiento formal del derecho al agua y al saneamiento como un derecho humano independiente por una resolución de la Asamblea General de la ONU (64/292) en julio de 2010.

Instalaciones en un colegio en África para el lavado de manos.

“Este reconocimiento estimuló la inclusión del derecho al agua y el saneamiento en las Constituciones, leyes y políticas nacionales y tuvo efectos positivos en la gobernanza y los resultados mundiales del agua. Desde la adopción de la resolución, innumerables personas han obtenido acceso a agua potable y saneamiento, lo que ha generado un cambio transformador en sus vidas. De la misma manera, esperamos que la resolución de la ONU sobre el derecho a un medio ambiente saludable tenga un impacto importante y positivo en la vida de las personas sobre el terreno”, señala Arnold Kreilhuber.

“Somos conscientes de que los derechos no actúan como “varitas mágicas” que solucionan los problemas, pero sí son detonantes en el cambio de valores y de rumbo de los Gobiernos, las empresas y la sociedad, y actúan como garantes ante los tribunales justicia de los derechos de los más vulnerables”, afirma.

Pasos decisivos

Este año se han dado pasos importantes que hacen pensar que este logro pueda estar más cerca que nunca. El pasado mes de marzo el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) presentó ante el Consejo de Derechos Humanos una declaración conjunta en nombre de 15 entidades de la ONU para pedir con urgencia el reconocimiento del derecho universal a un planeta sano.

“Nos enfrentamos a la triple crisis planetaria del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación. Los derechos de las generaciones presentes y futuras dependen de un medio ambiente saludable. El reconocimiento mundial del derecho a un medio ambiente saludable apoyará los esfuerzos para no dejar a nadie atrás, garantizar una transición justa a un mundo ambientalmente saludable y socialmente equitativo y hacer realidad los derechos humanos para todos”, señaló la declaración.

A raíz de este petición, el Consejo publicó a mediados de marzo una resolución que promueve un enfoque basado en los derechos humanos en el contexto de la conservación, restauración y uso sostenible de la diversidad biológica, particularmente en el contexto de las negociaciones en curso sobre el marco de diversidad biológica posteriores a 2020 y la iniciativa One Health.

El río Citarum, en Indonesia, es uno de los más contaminados del mundo.

También en el período de sesiones del pasado mes, 69 países remitieron una declaración conjunta al Consejo de Derechos Humanos en la que se comprometen a continuar con las negociaciones para la adopción de una resolución que proclame el derecho por parte de la ONU.

El director interino de la División de Derecho del PNUMA considera estos pasos como decisivos para conseguir este hito. “Tanto las resoluciones aprobadas por el Consejo sobre los derechos humanos y el medio ambiente durante la última década, como los pasos dados por las organizaciones y países empujando en este sentido, han allanado el camino para el posible reconocimiento mundial del derecho a un medio ambiente sano”, señala Kreilhuber.

El representante considera que se trata de “un llamamiento muy importante y oportuno, ya que el mundo se está preparando para adoptar un nuevo Marco Mundial para la Diversidad Biológica en 2021. La integración de los derechos humanos y ambientales sería clave para garantizar un planeta saludable, biológicamente diverso y sostenible para las generaciones presentes y futuras. y en el apoyo al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

Seis motivos

Al menos 155 Estados reconocen que sus ciudadanos tienen derecho a vivir en un medio ambiente saludable, ya sea mediante la legislación nacional o por medio de acuerdos internacionales. A pesar de esas protecciones, la Organización Mundial de la Salud estima que el 23% de todas las muertes están vinculadas a “riesgos ambientales” como la contaminación del aire, del agua y la exposición a sustancias químicas.

No hay duda de que tener un medio ambiente sano mejoraría la salud de la humanidad. Pero ¿en qué nos afecta exactamente tener un planeta en riesgo?

  1. La destrucción de espacios silvestres facilita la aparición de enfermedades zoonóticas.
  2. La contaminación del aire reduce la calidad de la salud y la esperanza de vida.
  3. La pérdida de biodiversidad compromete el valor nutricional de los alimentos.
  4. 4. La pérdida de biodiversidad también reduce el alcance y la eficacia de los medicamentos.
  5. La contaminación del agua y la tierra está amenazando a miles de millones en todo el mundo.
  6. El cambio climático traerá riesgos adicionales para la salud y la seguridad.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas