Se buscan jóvenes españoles para impulsar los ODS - EL ÁGORA DIARIO

Se buscan jóvenes españoles para impulsar los ODS

Se buscan jóvenes españoles para impulsar los ODS

La celebración el pasado mes de la Global Goals Jam cristaliza en dos iniciativas para impulsar el rol de la mujer en la ciencia y concienciar a la población sobre la necesidad de construir ciudades más sostenibles


Nicolás Pan-Montojo
Madrid | 6 octubre, 2020


Juventud y concienciación ambiental son dos cualidades que muchas veces van de la mano. En casi cualquier encuesta realizada en los últimos años, las personas de menor edad aparecen invariablemente como las más preocupadas por las posibles consecuencias del cambio climático, una seña de identidad generacional que ha cristalizado en movimientos sociales y manifestaciones multitudinarias. Sin embargo, y aunque el liderazgo de estos jóvenes ha ayudado a que la emergencia climática entre de lleno en la agenda política, muchos siguen criticando que ni las organizaciones internacionales ni los gobiernos los toman lo suficientemente en serio y piden ser partícipes en la construcción de un futuro que por derecho les pertenece.

Ante esta situación, cada vez hay más citas internacionales que buscan involucrar a los jóvenes en el diseño y la implementación de una estrategia sostenible para el planeta. Ese es también el objetivo de la Global Goals Jam, un evento organizado por la ONU donde equipos de personas de entre 18 y 30 años trabajan juntos en desafíos locales relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En apenas un día y medio de trabajo, y repartidos en grupos de nueve personas, deben ser capaces de presentar una propuesta concreta que ayude a la consecución de una de las metas de los ODS en su propio país.

Este 2020, por supuesto, el coronavirus ha obligado a repensar la cita, que se ha celebrado a finales de septiembre de forma íntegramente virtual en las más de 90 ciudades que han respondido a la llamada de la ONU. En España, el evento se celebra desde hace cuatro años en Madrid bajo el paraguas de Impact Hub, una red global de comunidades de emprendimiento con impacto que cuenta con espacios de coworking en 55 países.

“El objetivo principal es el de facilitar el encuentro entre jóvenes e instituciones, para que vean que las nuevas generaciones son capaces de crear soluciones. Pero lo que importa no es tanto el resultado en sí, sino el proceso colaborativo por el que pasan los jóvenes”, explica Ana Mateo, que se ha encargado de coordinar el proyecto de Global Goals Jam en España. En total, este año ha habido 104 participantes en nuestro país, de los cuales 70 eran mujeres y 34 hombres, venidos de todos los rincones del país e incluso de Latinoamérica gracias a que este año el evento era en formato digital.

Eso sí, a pesar de lo formativo e intenso del evento, los dos proyectos ganadores de este año explicitan a la perfección la capacidad de los jóvenes para producir ideas de calidad y aplicables a corto plazo que permitan avanzar los ODS en España.

Apoyar a las científicas jóvenes

El primero de los proyectos ganadores, titulado Programa de protección de científicas, está vinculado al ODS 5, que busca lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas. La iniciativa tiene un objetivo tan simple a primera vista como capital desde un enfoque educativo: despertar el interés por la ciencia y las habilidades STEM (acrónimo en inglés que resume las carreras relacionadas con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) entre las adolescentes que aún no tienen decidida su vocación.

“Actualmente, a las científicas no se las reconoce lo suficiente, mientras que a las niñas no se las refuerza desde su entorno para que vayan por ese camino. Las carreras y en general la educación están muy estereotipadas, sobre todo cuando eres adolescente”, explica Laura Centeno, portavoz del equipo ganador. Esta estudiante universitaria madrileña de 20 años asegura que lo más difícil fue arrancar el proyecto, ya que buscaban la mejor manera de conectar a científicas ya establecidas con adolescentes que a menudo no comparten ni los mismos intereses ni canales de información.

La solución: las redes sociales. “Dando formación en redes sociales a las científicas STEM se les puede ayudar a llegar a las niñas con recursos formativos, materiales… El objetivo es el de innovar en ese campo para que en distintos contextos se genere un impacto y se hable de ciencia y mujeres”, apunta Centeno, que cree que es capital lograr que la ciencia y la tecnología “no sean algo aburrido y desconocido para las niñas”.

jovenes
El equipo de trabajo de Impact Hub, durante la celebración de la Global Goals Jam. | Impact Hub

Las prioridades por el momento son TikTok e Instagram, las redes con más uso entre la conocida como generación Z, pero los impulsores del proyecto no se cierran puertas. “Hace falta investigar: ver si hay otros proyectos similares, conocer la realidad de las escuelas… Pero sobre todo conseguir financiación y hacerlo realidad, porque creemos firmemente que este proyecto bien estudiado y madurado puede generar un impacto muy positivo, sobre todo en la educación y la cuestión de género”, concluye Centeno.

Para lograrlo, contarán con los premios de la Global Goals Jam Madrid: un curso de formación sobre emprendimiento de impacto e innovación social que ofrecerá Impact Hub y el asesoramiento de Talento para el futuro, una red de cientos de jóvenes que dedican su tiempo libre para ayudar a otros jóvenes a que tengan mayor protagonismo en la construcción de una sociedad mejor.

Visibilizar la ciudad del futuro

En cualquier caso, para Centeno lo que cuenta es lo vivido en los Global Goal Jams en sí. “Intensidad, compromiso, trabajo en equipo, concentración… Son palabras que engloban la experiencia”, confiesa esta estudiante de Derecho y Ciencias Políticas. Una impresión que corrobora Catalina Pachón, portavoz del segundo proyecto ganador en el evento: El Bus del cambio.

“Ha sido muy enriquecedor y súper divertido a pesar de que fuera online”, asegura esta colombiana de 28 años, que actualmente trabaja en la creación de una startup de comercio sostenible. Pero el proyecto en el que trabajó en el Global Goals Jam estaba vinculado al ODS 11, que se centra en la construcción de ciudades y comunidades sostenibles y tiene como finalidad que los promotores de desarrollos urbanos entiendan la importancia y rentabilidad de la construcción sostenible. Centrado en un caso práctico, el de la próxima construcción del Distrito Castellana Norte en la zona que actualmente ocupan las vías de la estación de Chamartín en Madrid, los jóvenes buscaron la forma de acercar esa ciudad del futuro a sus habitantes actuales.

jóvenes
Los jóvenes que impulsaron el proyecto “El Bus del cambio”, durante la Global Goals Jam. | Catalina Pachón

Con la ayuda de unas gafas de realidad virtual, el proyecto llevaría a ciudadanos e inversores a través de un recorrido por el norte de la ciudad de Madrid, donde se podrían comprobar personalmente los beneficios para el entorno de los edificios construidos de forma sostenible. “Es necesario conocer los miedos, aspiraciones y sentimientos de los habitantes antes de acometer un proyecto de renovación de este tamaño. Meternos en los zapatos de otras personas para ver qué podrían pensar y buscar cómo llegar a ellos”, explica Pachón.

Si los habitantes de la zona pueden ver ante sus ojos, en realidad aumentada, cómo serían los edificios y la construcción sostenible, cómo se reciclarían las aguas de lluvia, cómo habría huertos urbanos en cada edificio y espacios verdes en cada zona, estarán más dispuestas a aceptar una reconstrucción integral de su barrio de toda la vida. “El futuro sólo puede pensarse desde la sostenibilidad, pero no es lo mismo una idea que una imagen real, sobre el terreno”, asegura la joven colombiana.

“Van con muchas ganas, mucho interés y mucha cultura, en general les veo muy sensibilizados con la Agenda 2030. Es un orgullo ver que los ODS están calando en la juventud”, resume Ana Mateo. Eso sí, ahora queda por delante lo más difícil: conseguir que estos proyectos se conviertan en realidad. Pero tanto Centeno como Pachón son optimistas. “Esperemos que esto fructifique y vaya teniendo apoyo”, asegura la primera. “Es la única forma de hacer bien las cosas”, resume la segunda. Lo único que parece claro es que, con iniciativas como esta, los jóvenes demuestran una vez más su sobrada preparación y motivación para hacer frente a los retos de un futuro que, al fin y al cabo, es el suyo.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas