Sánchez apela a las alianzas en su discurso en Nueva York

Sánchez apela a las alianzas en su discurso en Nueva York

En su efímera estancia en Nueva York, Pedro Sánchez proclamó ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la necesidad de establecer una mayor cooperación internacional para acabar con las grandes crisis que afectan a la humanidad, además de anunciar el compromiso de España por ayudar con vacunas a los países más vulnerables


La erupción del volcán en La Palma redujo al mínimo la agenda de Pedro Sánchez, presidente de España, en la apertura del 76º periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. De cuatro jornadas previstas, su presencia en Nueva York se limitó a un solo día en el que tuvo tiempo de afirmar que “el cambio climático es la gran crisis de nuestra era”.

Para él, se trata de un “problema común, con causas comunes que deben tener respuestas compartidas desde el más alto nivel de multilateralidad”, en una clara apuesta por la cooperación y las alianzas. En este sentido, anunció que España entregará 30 millones de euros a la financiación climática, de acuerdo con los compromisos y objetivos que marca el Acuerdo de París de lucha contra el calentamiento global.

Asimismo, advirtió que el mundo se encuentra al borde de un abismo y moviéndose en la dirección equivocada. “La democracia está amenazada”, añadió Pedro Sánchez, al tiempo que hacia un llamamiento para usar este sistema político como arma para acabar con cualquier deriva totalitaria, excluyente e intolerante.

En el discurso, dejó claro que el multilateralismo también fue el pilar básico en la respuesta de la comunidad internacional y de España frente a la pandemia: “solo gracias a las medidas y a los recursos excepcionales movilizados por los gobiernos de todo el mundo, cada uno en función de sus posibilidades, se ha podido evitar una devastación económica y social sin precedentes”, subrayó.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con el secretario general de la ONU, António Guterres | Foto: EFE

Según su criterio, se debe aprovechar la oportunidad que ha brindado la pandemia para “propiciar un nuevo cambio de paradigma mundial” en el que se reviertan las tasas de desigualdad y de recortes en servicios públicos que, según él, tanto debilitaron a nuestras sociedades ante la llegada inesperada de la pandemia.

Por ejemplo, aseguró que los “derechos sobre las patentes no pueden ser un obstáculo en esta situación de emergencia sanitaria mundial” y anunció que España aumentará en 7,5 millones de vacunas su donación a terceros países, levando así a 30 millones el número de vacunas que el país entregará a otras naciones con menores ingresos.

En este escenario, comentó que priorizará la entrega de parte de esas vacunas a América Latina, de la que recordó solo tiene el 9% de la población, pero el 30% de las muertes por COVID-19.

En este punto anunció la entrega de dos millones de euros a UNITAID, organismo responsable del pilar de diagnósticos dentro del ACT Accelerator (Acelerador de Herramientas contra el COVID-19), que se sumarán a los 175 millones de euros que España ya ha dedicado al desarrollo y producción de vacunas entre 2020 y 2021.

Un punto de inflexión

Del mismo modo que Sánchez, otras voces se alzaron en favor del multilateralismo como único camino para salvar un mundo que nunca ha estado más amenazado. En palabras de António Guterres, secretario general de la ONU, “nos enfrentamos a la hora de la verdad y de volver a demostrar que, cuando se trabaja unidos, la humanidad es capaz de alcanzar grandes hitos”.

No obstante, el portugués subrayó que el sistema multilateral actual es demasiado limitado en sus instrumentos y capacidades, en relación con lo que se necesita para una gobernanza eficaz de la gestión de los bienes públicos mundiales.

“Está demasiado fijado en el corto plazo. Tenemos que reforzar la gobernanza mundial. Tenemos que centrarnos en el futuro. Tenemos que renovar el contrato social. Tenemos que garantizar unas Naciones Unidas adecuadas para una para una nueva era”.

Asamblea general de la ONU | Foto: ONU

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, aprovechó su espacio para pedir al mundo que pacte medidas más ambiciosas para combatir el cambio climático y convierta la próxima cumbre COP26 de Glasgow en un “punto de inflexión para la humanidad”.

“Tenemos que ir más lejos y tenemos que ir más rápido. Necesitamos que todos los países, todos y cada uno de ustedes, den un paso adelante y se comprometan con reducciones de emisiones muy importantes para 2030”, insistió.

Para terminar, volvió a recordar que la pandemia demostró que la forma de resolver grandes problemas es con la ciencia, la innovación y la colaboración. El cambio climático no debe ser una opción.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas