Proteger zonas oceánicas concretas para dar soluciones globales

Un estudio publicado en Nature asegura que proteger unas áreas clave de los océanos permitiría invertir el declive de la biodiversidad marina, asegurar una pesca abundante y sostenible y mitigar la emisión del dióxido de carbono almacenado en el fondo oceánico