La receta para alimentar a 10.000 millones de personas en 2050

La receta para alimentar a 10.000 millones de personas en 2050

2021 será clave para avanzar en el ODS2: cinco eventos de alto nivel pondrán la alimentación en el centro del debate internacional. Un menú de cinco platos, que contempla tres brechas y 22 acciones prioritarias, es la respuesta a uno de los mayores desafíos de la humanidad


El Ágora
Madrid | 15 febrero, 2021


Si el primer Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) se refiere a poner fin a la pobreza, el segundo pretende acabar con el hambre, garantizar la seguridad alimentaria y una nutrición adecuada para toda la humanidad. Los efectos del cambio climático que afectan a la disponibilidad del agua y a la calidad del suelo hacen cada vez más difícil lograr esta meta, sobre todo teniendo en cuenta que la población seguirá creciendo hasta alcanzar, según previsiones de Naciones Unidas, la cifra de 10 mil millones de personas en 2050.

Pero ¿cómo lograr alimentar a esta creciente población en la situación adversa que atraviesa el planeta? Los problemas a enfrentar se han hecho más patentes a causa de la pandemia del coronavirus, que ha tenido importantes impactos negativos en el acceso de las personas a los alimentos y está retrasando el progreso tan necesario en agricultura sostenible y protección de ecosistemas.

Lo que sí está claro es que 2021 será clave para avanzar en el ODS2. Este año, los gobiernos gastarán billones de dólares en estímulos fiscales y en restablecer las economías en respuesta a la pandemia . Los alimentos, el uso de la tierra y el agua deben estar en el centro de su toma de decisiones y convertirse además en poderosos impulsores de la reducción de emisiones, la adaptación al cambio climático y la recuperación de la naturaleza.

Una serie de eventos de alto nivel en 2021 colocarán a los alimentos en un lugar destacado de la agenda internacional, presentando una oportunidad para impulsar un compromiso político significativo, regulación y flujos financieros en la dirección de un sistema de uso de la tierra, el agua y alimentos más sostenible.

La Cumbre sobre Sistemas Alimentarios del Secretario General de la ONU en septiembre de 2021, al margen de la Asamblea General, y a la que han sido invitados todos los jefes de estado del mundo, será un punto culminante en particular. Esta es la primera cumbre de este tipo en la historia de la ONU, con cinco líneas de acción sobre seguridad alimentaria y nutrición, consumo sostenible, protección ambiental, pobreza y resiliencia, además de trabajar en cuatro palancas transversales de cambio: derechos humanos, género. igualdad, finanzas e innovación. Agnes Kalibata, enviada especial del secretario general de la ONU a la cita, expresó su esperanza de que esta sea una “cumbre del pueblo”, que llegue a 5 mil millones de personas a través de sus comunicaciones y divulgación. En preparación, se están llevando a cabo Diálogos de Cumbres sobre Sistemas Alimentarios en más de 100 países.

Además, el G7 , organizado por el Reino Unido en junio de 2021, se centrará en el clima y la naturaleza. Es probable que incluya un impulso para el liderazgo mundial en la protección de la naturaleza, los bosques tropicales y las cadenas de suministro de productos básicos libres de deforestación, el océano y la pérdida y el desperdicio de alimentos. El G20 , organizado por Italia en octubre de 2021,  se centrará en el hambre y la necesidad de un sistema de alimentación y uso de la tierra y el agua más sostenible.

La COP del CDB sobre biodiversidad en China a fines de octubre de 2021 verá a las naciones suscribirse a un nuevo marco global de biodiversidad, con compromisos significativos sobre alimentos y uso de la tierra. La cumbre climática de la CMNUCC (COP26) en noviembre de 2021 traerá un enfoque principal sobre la agricultura sostenible y la protección de los bosques tropicales como parte del gobierno del Reino Unido. Y el gobierno japonés será el anfitrión de la cumbre de Nutrición para el Crecimiento en diciembre de 2021, una reunión histórica en la que es probable que haya nuevos compromisos financieros con la nutrición.

Ante este despliegue de citas y contenidos a desarrollar este año, son muchos los informes y análisis que pretenden dar con la receta para dar de comer a la humanidad de forma sostenible. Uno de ellos es el World Resources Institute (WRI) que propone un “menú de 5 platos” para lograr alimentar a la población de 2050.

En primer lugar, antes de comenzar la “comida”, el WRI señala que es imprescindible ser conscientes de tres brechas:

  • Una brecha de alimentos del 56% entre las calorías de los cultivos producidas en la pasada década y las necesarias en 2050 en el marco del crecimiento esperado;
  • Una brecha de tierra de 593 millones de hectáreas (un área casi el doble del tamaño de la India) entre el área mundial de tierras agrícolas en la actualidad y la expansión agrícola esperada para 2050; y
  • Una brecha de mitigación de GEI de 11 gigatoneladas entre las emisiones agrícolas esperadas en 2050 y el nivel objetivo necesario para mantener el calentamiento global por debajo de 2oC, el nivel necesario para prevenir los peores impactos climáticos.

La investigación del WRI sobre cómo crear un futuro alimentario sostenible ha identificado 22 soluciones que deben aplicarse simultáneamente para cerrar estas brechas y la importancia relativa de cada solución varía de un país a otro. Las soluciones están organizadas en un “menú de cinco platos”: (1) reducir el crecimiento de la demanda de alimentos y otros productos agrícolas; (2) aumentar la producción de alimentos sin expandir las tierras agrícolas; (3) proteger y restaurar los ecosistemas naturales; (4) aumentar el suministro de pescado; y (5) reducir las emisiones de GEI de la producción agrícola.

1. Reducir el crecimiento de la demanda de alimentos 

Reducir el desperdicio: Para lograr este importante objetivo proponen como prioridad reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos. Señalan que si se redujeran en un 25% para 2050, se cerraría la brecha alimentaria en un 12%, la brecha de tierras en un 27% y la brecha de mitigación de GEI en un 15%.

Reducir el consumo de carne roja: También señalan que limitar el consumo de carne de rumiantes a 52 calorías por persona por día para 2050 (alrededor de 1,5 hamburguesas por semana) reduciría la brecha de mitigación de GEI a la mitad y casi cerraría la brecha de tierra.

Eliminar la agricultura para biocombustibles: El informe apunta que la eliminación progresiva de los biocombustibles existentes en la producción en tierras agrícolas reduciría la brecha alimentaria del 56 al 49%.

Lograr tasas más bajas de fertilidad: Las mayores tasas de crecimiento de la población para 2050 se esperan en Asia y África. El WRI propone acciones en estos continentes y en países concretos para lograr las tres formas de progreso social que han llevado a todos los demás a reducir voluntariamente las tasas de fertilidad: aumentar las oportunidades educativas para las niñas, ampliar el acceso a los servicios de salud reproductiva y reducir la mortalidad infantil.

2. Incrementar la producción de alimentos sin ampliar las tierras agrícolas

Incrementar la productividad del ganado y los pastos: Un aumento un 25% más rápido en la producción de carne y leche por hectárea de pasto hasta 2050 podría cerrar la brecha de tierra en un 20% y la brecha de mitigación de GEI en un 11%. Las acciones que los agricultores pueden tomar incluyen mejorar la fertilización de los pastos, la calidad del alimento y la atención veterinaria; criar razas animales mejoradas; y emplear pastoreo rotacional.

Mejorar el rendimiento de los cultivos: El informe apuesta por la selección de cultivos de mejor rendimiento basada en rasgos genéticos: probar los rasgos de ADN deseados, purificar las cepas de cultivos y activar y desactivar  genes concretos.

Mejorar la gestión del suelo y el agua: Los agricultores pueden aumentar el rendimiento de los cultivos en suelos degradados, en particular las tierras secas y las zonas con bajas emisiones de carbono, mejorando las prácticas de gestión del suelo y el agua, algo que podría cerrar la brecha de tierra en un 16% y la brecha de mitigación de GEI en un 7%. Las acciones a tomar incluyen incrementar el apoyo de las agencias de ayuda para la recolección de agua de lluvia, la agrosilvicultura y las soluciones basadas en la naturaleza.

Plantar y cosechar con mayor frecuencia: Atendiendo a las necesidades del suelo, estudiar la reducción de tierras de barbecho y aumentar el doble cultivo.

Adaptarse al cambio climático: La adaptación requerirá mejorar los cultivos para hacer frente a las temperaturas más altas, establecer sistemas de conservación de agua y cambiar los sistemas de producción donde el clima impida cultivar ciertos productos.

3. Proteger y restaurar ecosistemas naturales

Vincular las ganancias de productividad con la protección de los ecosistemas: Los gobiernos y bancos pueden vincular el crédito a bajo interés a la protección de los bosques y garantizar que las inversiones en infraestructura no se produzcan a expensas de los ecosistemas.

Limitar la expansión de cultivos a tierras con poco valor ambiental: Esto incluye tierras con una biodiversidad limitada o un potencial de almacenamiento de carbono, pero con un alto potencial de producción de alimentos.

Reforestar tierras agrícolas con escaso potencial: El informe propone restaurar tierras agrícolas abandonadas o improductivas en bosques u otros hábitats naturales.

Conservar y restaurar turberas: Restaurar las turberas a los humedales debería ser prioritario y cerraría la brecha de mitigación de GEI hasta en un 7%.

4. Incrementar el suministro de pescado

Luchar contra la sobrepesca: Las capturas deben reducirse hoy para permitir que las pesquerías silvestres se recuperen lo suficiente solo para mantener el nivel de captura de peces de aquí a 2050. Esto evitaría la necesidad de convertir 5 millones de hectáreas de tierra para suministrar la cantidad equivalente de pescado de la acuicultura. Las acciones a tomar incluyen la implementación de cuotas de captura y sistemas de gestión basados ​​en la comunidad, y la eliminación de los subsidios perversos que apoyan la sobrepesca, estimados en 35 mil millones de dólares anuales.

Mejorar la productividad y el desempeño ambiental de la acuicultura: Hasta 2050 la demanda de pescado crecerá un 58%. Esta duplicación requiere mejorar la productividad de la acuicultura y abordar los desafíos ambientales actuales de las piscifactorías. Las acciones a tomar incluyen la cría selectiva para mejorar las tasas de crecimiento de los peces, mejorar los alimentos y el control de enfermedades, la adopción de la recirculación del agua y otros controles de la contaminación, una mejor planificación espacial para orientar las nuevas granjas y la expansión de las granjas de peces y algas marinas.

5. Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

Reducir la fermentación entérica mediante nuevas tecnologías: El ganado rumiante es el responsable de aproximadamente la mitad de todas las emisiones de la producción agrícola. De estas emisiones, la fuente más grande es el “metano entérico” proveniente de las ventosidades de las vacas. El uso de 3-nitrooxipropan (3-NOP), un aditivo químico que inhibe el metano microbiano, fue probado en Nueva Zelanda y redujo las emisiones de metano en un 30% y puede aumentar las tasas de crecimiento animal.

Gestionar mejor el estiércol: Apostar por una mejor separación de líquidos de sólidos, captura de metano y otras estrategias puede reducir considerablemente las emisiones.

Reducir el estiércol que queda en los pastos: Aplicación de productos químicos que evitan que el nitrógeno se convierta en óxido nitroso y el cultivo de pastos que eviten este proceso de forma natural.

Reducir el uso de fertilizantes basados en nitrógeno: Las emisiones de fertilizantes representaron alrededor del 19 por ciento de las emisiones de la producción agrícola.

Adoptar variedades y manejo de arroz que reduzcan las emisiones: Los arrozales contribuyen con al menos el 10% de las emisiones de la producción agrícola, principalmente en forma de metano. Pero hay métodos de producción de arroz y variedades que requieren menos emisiones y recursos. Por ejemplo, acortar la duración de la inundación del campo puede reducir los niveles de agua para disminuir el crecimiento de bacterias productoras de metano. Esta práctica puede reducir las emisiones hasta en un 90% al tiempo que ahorra agua y aumenta el rendimiento de arroz en algunas granjas.

Incrementar la eficiencia energética agrícola y cambiar a fuentes de energía no fósiles: Las acciones a tomar incluyen la integración de fuentes de energía bajas en carbono, como la solar y la eólica, y programas de eficiencia en los programas agrícolas y el uso de energía renovable en la fabricación de fertilizantes nitrogenados.

Implementar opciones realistas para secuestrar carbono en suelos: Las estrategias importantes incluyen evitar una mayor pérdida de carbono de los suelos deteniendo la conversión de los bosques, protegiendo o aumentando el carbono del suelo aumentando la productividad de los pastizales y tierras de cultivo, aumentando la gestión agroforestal y desarrollando estrategias innovadoras para generar carbono donde la fertilidad del suelo es fundamental para la seguridad alimentaria.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas