Una sentencia histórica admite que una niña inglesa murió por la polución

La justicia británica ha establecido un precedente histórico al atribuir la muerte de una menor en 2013 al aire contaminado de Londres, que superaba con creces los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud