Siete países europeos se unen para frenar la inversión en hidrocarburos

Siete países europeos se unen para frenar la inversión en hidrocarburos

Alemania, Francia, Reino Unido, Países Bajos, Suecia, Dinamarca y España se han comprometido a dejar de dar ayuda pública para la financiación en el exterior de proyectos de combustibles fósiles dentro de una estrategia internacional contra la crisis climática.


Las finanzas internacionales siguen teniendo un problema con los hidrocarburos, incluso aunque sean fondos de pensiones o de inversión controlados por el Estado. En la actualidad, más del 35% de los créditos públicos en el interior de la OCDE van dirigidos a proyectos de combustibles fósiles, una cifra que choca frontalmente con los objetivos de neutralidad climática que se han fijado la mayoría de los países de esta organización. Para intentar poner remedio a esta práctica, Francia ha lanzado este miércoles una coalición con otros seis países europeos llamada Export Finance for Future (E3F), que incluye a pesos pesados del continente como Alemania, Reino Unido y España.

“Es imperativo cambiar la orientación de la financiación de las exportaciones“, ha asegurado el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, en la presentación de una alianza de la que también forman parte Países Bajos, Suecia y Dinamarca, y a la que se pretende que se adhieran otros países, en particular Estados Unidos. Según el político galo, ese dinero tiene que dirigirse “exclusivamente” a proyectos “sostenibles”, porque “la financiación de las exportaciones es uno de los mecanismos decisivos para luchar contra el calentamiento climático”.

Por el momento, los ministros de Economía los siete miembros de la coalición, que suponen un 45% de los créditos a la exportación de la OCDE, han suscrito este miércoles una declaración con tres compromisos básicos. El primero y más importante es dejar de financiar las energías fósiles cuánto antes, pero la coalición no prevé por ahora establecer un calendario único, que dependerá de la situación y del proceso de decisión interior de cada país.

Esta decisión está justificada según los países de la coalición en que no todos tienen la misma posición de partida en lo relativo a hidrocarburos y finanzas públicas. Según el gabinete de Le Maire, hay que tener en cuenta que mientras en Francia los combustibles fósiles se llevan menos del 4% de los créditos a la exportación, en países como Holanda o España los porcentajes pueden subir al 20-30%. Además, hay tres miembros del grupo que ya han fijado un horizonte para dar cerrojazo a las subvenciones a esos sectores (Francia, Reino Unido y Suecia), pero no los demás.

En este sentido, el hecho de que sea el Gobierno galo el que impulse la coalición no es casualidad. Francia ya decidió a principios del pasado otoño decidido adoptar un “plan climático” en su planificación económica a medio plazo que corta progresivamente cualquier tipo de financiación a proyectos de hidrocarburos, ya sean en territorio nacional o en el extranjero.

Sostenibilidad y transparencia

Los otros compromisos son apoyar con las ayudas públicas proyectos sostenibles “compatibles con los Acuerdos de París” de 2015 sobre el cambio climático y garantizar la transparencia con la publicación del impacto en términos de emisiones de carbono de esos mecanismos de financiación. Y es que, detrás del lanzamiento de E3F está la idea de que en la lucha contra el calentamiento climático “solo se puede tener éxito de forma colectiva”, ha subrayado el ministro francés, que precisó que uno de los grandes objetivos es “que los otros países europeos y luego Estados Unidos sigan esta estrategia”.

Le Maire hizo hincapié en que los franceses fueron “la primera nación del mundo” en plantear esa cuestión del impacto climático de las garantías a la exportación e incorporarlo a sus presupuestos de 2020. Igualmente, recordó que Francia ha prohibido la financiación de proyectos “no convencionales” de combustibles fósiles este 2021, y a partir de 2025 esa prohibición se ampliará a cualquiera que esté relacionado con el petróleo y en 2035 a los gasísticos.

En España, la Ley de Cambio Climático prevé que los permisos de investigación y las concesiones de explotación de yacimientos de hidrocarburos ya vigentes “que se encuentren ubicados en el mar territorial, la zona económica exclusiva y la plataforma continental” no podrán prorrogarse bajo ningún concepto más allá del 31 de diciembre de 2042. Por otro lado, también se intentará acabar con la inversión del sector público en participaciones o instrumentos financieros de entidades cuya actividad incluya la extracción o procesado de estos productos energéticos.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas