Nuevo impuesto de 0,45 euros por kilo para el plástico -

Nuevo impuesto de 0,45 euros por kilo para el plástico

La nueva ley de residuos gravará con un nuevo impuesto de 0,45 euros por kilogramo de plástico, con el que el Gobierno calcula que podrá recaudar unos 724 millones de euros para poner fin al uso “irracional” de este producto


El Consejo de Ministros ha aprobado la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC), con la que se quiere pasar de una economía lineal a una circular de aquí a 2030, así como el anteproyecto de ley de residuos que prevé hacer obligatoria la recogida separada de nuevos flujos de residuos y que, entre otras medidas, prohíbe los plásticos de un solo uso a partir de julio de 2021.

De acuerdo con la EEEC, denominada ‘Estrategia España 2030’, se busca superar la economía lineal e impulsar un nuevo modelo de producción y consumo en el que el valor de productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, así como minimizar la generación de residuos.

Los plásticos de un solo uso quedarán prohibidos desde julio de 2021 y desde 2023 se cobrará al consumidor cada vaso o envase de plástico

Ribera ha añadido que junto a la estrategia, el Ejecutivo ha estudiado y aprobado el anteproyecto de Ley de residuos y suelos contaminados que afecta a los plásticos de un solo uso y a los microplásticos así como un real decreto que mejorará la trazabilidad y el control de los traslados de residuos, para someterlo a consulta pública.

la ‘Estrategia España 2030’ prevé que de aquí a 2030 se debe reducir en un 30% el consumo nacional de materiales en relación con el PIB respecto al año 2010 como referencia y disminuirá la generación de residuos un 15% respecto a los que se generaban en 2010.

Concretamente, plantea rebajar un 50% la generación de residuos de alimentos en toda la cadena alimentaria per cápita a nivel de hogar y consumo minorista; un 20% en las cadenas de producción y suministro a partir de 2020. La Estrategia busca contribuir asimismo a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Otros de los objetivos pasa por incrementar la reutilización: preparar para su reutilización de al menos el 10% de los residuos municipales generados y mejorar un 10% la eficiencia del uso del agua, así como reducir la emisión de gases de efecto invernadero por debajo de los 10 millones de toneladas de CO2 equivalente.

Igualmente se promoverá acabar con la obsolescencia programada por ejemplo de los electrodomésticos y aparatos eléctricos y electrónicos.

Impuesto al plástico

Como novedad introduce un impuesto especial a los envases de plástico no reutilizable que será de carácter indirecto y recaerá sobre la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria de envases de plástico no reutilizables que vayan a ser objeto de utilización en el mercado español.

Se trata de un impuesto similar al que se implantará en Reino Unido o Italia y ascenderá a 0,45 euros por kilogramo de envase.

Con ello, el Gobierno aspira a una recaudación cercana a 724 millones de euros, que obtendrá de los vasos de bebidas, incluidos sus tapas y tapones y los recipientes para alimentos, tales como cajas, con o sin tapa, utilizados con el fin de contener alimentos que están destinados al consumo inmediato, in situ o para llevar; normalmente se consumen en el propio recipiente, o están listos para el consumo sin ninguna otra preparación posterior, como cocinar, hervir o calentar, incluidos los recipientes para alimentos utilizados para comida rápida u otros alimentos listos para su consumo inmediato.

El Gobierno quiere recaudar 724 millones con un impuesto especial a la fabricación de envases de plástico de un solo uso desde 2023

De hecho, el texto fija que en 2026 se tendrá que reducir un 50% su comercialización, con respecto a 2022; y en 2030, esa reducción debe ser del 70%, también con respecto a 2022. En ese sentido, se buscarán alternativas reutilizables o de otro material no plástico.

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha anunciado que el anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados que ha aprobado este martes el Consejo de Ministros establece un impuesto a los envases de plástico no reutilizables que el Gobierno considera adecuado porque la fiscalidad ambiental de España es más baja que la media de los países de la Unión Europea.

Ha precisado que este impuesto recaerá sobre la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria de envases de plástico no reutilizbles que vayan a ser objeto de utilización en el estado español.

La vicepresidenta ha hecho hincapié en que con este nuevo impuesto, la legislación española se adapta a las recomendaciones que en esta materia emana la Unión Europea que en numerosos informes ha señalado que España “cuenta con un margen muy alto de actuación en materia de fiscalidad verde”, ya que tiene el quinto porcentaje más bajo de ingresos medioambientales respecto al PIB del conjunto de los países de la UE.

Ribera que ha insistido en que el nivel de presión fiscal ambiental está por debajo de los países de la OCDE, lejos del 2,4 o 2,5 por ciento respecto del PIB en el conjunto de los países del entorno, ya que está en el 1,8 por ciento del PIB.

“Por tanto, nos parece una buena opción”–ha valorado–. “Y lo queremos hacer en la ley bandera, señera de este sector”.

La recaudación por impuestos ambientales aumentó un 3,3% en 2018, hasta alcanzar un total de 22.066 millones de euros, que fueron pagados en un 51,8% por los hogares españoles, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).


45 Bernabeus llenos de plático

Ribera ha apuntado que si se acumulara el conjunto de los residuos que se producen en España al año, se podrían llenar “a rebosar” 2.900 veces a rebosar el estadio Santiago Bernabeu, 500 ‘Bernabéus’ de residuos domésticos de los hogares, 45 ‘Bernabeus’ llenos de envases de plástico.

Asimismo, ha señalado que si se acumulara el total de restos de textiles tendríamos material suficiente para hacer 1.500 millones de pantalones vaqueros. “Nos daría para regalar un vaquero a cada uno de los habitantes de China y todavía nos daría para unos cuantos millones de vaqueros”, ha comentado.

En cuanto al plástico en los océanos, a donde llegan cada año 8 millones de toneladas de plástico, ha dicho que el equivalente en el volumen de residuos plásticos marinos daría para que cada 30 centímetros de suelo terrestre se hallaran cinco 5 bolsas de la compra llenas de plástico.

“Hablamos de un uso desmedido, irracional, irresponsable pero con un alto coste económico en nuestras vidas. Es una realidad que ha entrado en nuestra vida cotidiana en nuestra vida, como una cebolla plastificada en una bandeja de poliespán o un plátano envuelto en plástico, que son un ejemplo del sobre-envase que no queremos seguir encontrando en nuestras tiendas y que es obviamente innecesario”, ha sentenciado.

La industria española del plástico, agrupada en la Plataforma Española del Sector de los Plásticos ha lamentado la “demonización” de este material por comportamientos incívicos y ha reclamado “diálogo fluido” al Gobierno ante una propuesta normativa que puede acarrear la pérdida del 40% de los 90.000 empleos directos que proporciona el sector en España.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies