"Alicante ofrece un gran futuro digital y circular para el agua"

“Alicante ofrece un gran futuro digital y circular para el agua”

Luis Barcala

Alcalde de Alicante

Alicante, marca de ciudad resiliente, sostenible e inteligente se convierte hoy en el perfecto escenario del debate acerca del futuro del agua en la España de 2050. Con motivo de este encuentro clave hablamos con el alcalde de la ciudad, Luis Barcala


El Ágora
Madrid | 22 noviembre, 2021

Tiempo de lectura: 6 min



Alicante, la ciudad de la luz y el turismo de sol y playa ha logrado consolidar su sitio como la ciudad de la digitalización y las nuevas tecnologías para convertirse en una urbe pionera, resiliente, adaptada y sostenible.

 Su alcalde Luis Barcala acoge como anfitrión, hoy y mañana, el Diálogo sobre El Futuro del Agua, un encuentro de alto nivel para reflexionar sobre las medidas que se deben abordar para garantizar la disponibilidad en calidad y cantidad de recursos hídricos en las próximas décadas, en un contexto de cambio climático.

 La eficiencia en el uso de cada gota de agua y su apuesta por la innovación y las nuevas tecnologías hacen, en palabras del alcalde de Alicante, que esta ciudad sea el escenario perfecto para debatir acerca del futuro del agua, que para la capital alicantina no puede ser sino circular y digital.

“El grado de eficiencia y la tecnología puntera ha mostrado un grado de aprovechamiento que nos avala como escenario idóneo para hablar del futuro del agua en España”

Alicante bebe de una cuenca, la del Segura estructuralmente deficitaria por lo que la escasez de recursos hídricos y su dependencia de fuentes alternativas como los trasvases ha inoculado una cultura de eficiencia en el uso de cada gota de agua en la región, y ha favorecido que el agua esté siempre en el centro de la agenda pública, señala Barcala.

Esta necesidad de cuidar un recurso tan escaso en nuestra provincia “nos ha llevado a desarrollar un elevado grado de eficiencia en los usos y evitar cualquier tipo de fuga y en la tecnología puntera que hemos implementado es donde hemos logrado ese nivel de aprovechamiento pionero que nos avala como escenario idóneo para hablar del futuro del agua en España”.

Alicante, la ciudad resiliente

Alicante tiene 320 días de sol al año, dice su alcalde que “casi nunca llueve pero la mitad de las veces que lo hace cae de forma torrencial y nuestra condición de ciudad costera nos hace recibir toda la escorrentía de las zonas de interior que desembocan en el mar”.

Ante esta realidad climática, que hace de Alicante un punto rojo de exposición al riego de fenómenos meteorológicos adversos a causa del cambio climático, Barcala explica cómo “hace ya 20 años nos vimos en la necesidad de desarrollar infraestructuras antirriadas, que desde entonces han dado un resultado bárbaro, porque no solo hemos evitado las consecuencias ambientales sino que hemos mitigado  los daños personales y materiales de las inundaciones que provocaban las Danas, tanto en el casco urbano como en el conjunto del área metropolitana y zonas agrarias”.

Para completar esas inversiones y reforzar la resiliencia de la ciudad y toda su área metropolitana, Alicante ha sido pionera a la hora de incorporar infraestructuras hidráulicas que combinan lo gris con lo verde. Además de tanques de tormenta y anticontaminación se ha habilitado una infraestructura verde perfectamente integrada en el casco urbano el Parque inundable de la Marjal.

Una infraestructura verde que, para orgullo de su alcalde, se ha convertido en objeto de estudio por parte de otras administraciones, ya que combina un espacio verde de ocio a disposición de los ciudadanos con capacidad de recoger en caso de lluvias torrenciales o avenidas hasta 45.000 hectómetros cúbicos de agua para su posterior drenaje, depuración y reutilización.

Además, más allá de evitar los daños que ocasionan las inundaciones y garantizar la seguridad de la ciudadanía La Marjal es una herramienta de optimización de los recursos hídricos ya que esa cantidad de agua que recoge se deriva por la red secundaria para riego y baldeo de calles y jardines.

Pero las inversiones hidráulicas en Alicante no se limitan a la mitigación el riesgo de inundaciones, con una población real que se duplica estacionalmente, pasando de los 350.000 censados a los casi 700.000 ciudadanos que llega a tener en periodos estivales, Alicante cuenta con una red de agua potable y saneamiento sobredimensionada para garantizar un servicio de abastecimiento de agua potable de calidad.

En 1999 se consumían en Alicante 240 litros por persona y día. Hoy ese consumo es de solo 104 litros
En este sentido, Luis Barcala destaca como las nuevas tecnologías que han incorporado al sistema gracias a la aportación del socio tecnológico de Aguas de Alicante, Hidraqua, han permitido reducir al máximo las pérdidas y los consumos, que han pasado de los 240 litros por persona y día que se consumían en Alicante en 1999 a los apenas 104 litros actuales.

Esto obedece, según el representante municipal a una constante inversión en las redes de distribución de agua potable, “un nivel de inversión nos lleva a tener ahora mismo 15 tramos de la red en obras de renovación y modernización”.

“Esto nos permite reducir fugas y controlar telemáticamente la red, además hemos avanzado en telelectura. En la parte de depuración hemos sustituido canalizaciones por elementos modernos e inocuos que evitan fugas y optimizan la depuración”, añade Barcala.

Un presente inversor que se apoya en la gestión integral del ciclo urbano del agua para poder optimizar y homogeneizar la toma de decisiones y priorizar las inversiones que tienen en mente para un futuro inmediato.

La reutilización de las aguas regeneradas es una de las prioridades del departamento que preside Barcala, y se trabaja en ampliar la red de aguas regeneradas, no solo para incorporar nuevas zonas verdes municipales sino poder ofrecer agua de calidad para el riego de zonas residenciales, que hasta ahora venían utilizando agua potable “ con el despilfarro de un recurso tan escaso que supone”.

Plan vertido cero: el futuro circular del Agua de Alicante

Barcala se muestra orgulloso de que su ciudad, Alicante, sea la sede del primer laboratorio de ideas español para la reutilización de agua y la identificación de oportunidades de economía circular en la región con el objetivo de optimizar la reutilización y valorizar la totalidad de sus aguas regeneradas.

De ahí nace el “Plan integral de reutilización de agua depurada en L´Alacantí” conocido como Vertido Cero que persigue la reutilización del 100% del agua de las depuradoras, el vertido cero a la bahía y la activación del sector agrícola de la provincia con un importante componente de creación de empleo.

Con un valor de 104 millones de euros, el plan contempla la mejora de los sistemas de depuración para mejorar a su vez la calidad de las aguas y la eficiencia de los tratamientos; la ampliación de las redes de agua regenerada; mejoras en la red de alcantarillado para la reducción de la intrusión salina; construcción de balsas de regulación de riego para asegura las disponibilidad del recurso durante todo el año; la instalación de plantas fotovoltaicas para minimizar los costes eléctricos de tratamiento y elevación; y la ejecución de un piloto de una estación de recarga de hidrógeno como pila de combustible para la red de autobuses.

En el aspecto medioambiental, este plan integral supondrá una mejora sustancial de la calidad de las aguas de la bahía de L’Alacantí, yendo mucho más allá del actual cumplimiento de la legislación. Junto a ello, la disponibilidad de los nuevos caudales traerá una reducción de la extracción de agua de los acuíferos del Vinalopó, recientemente declarados en sobreexplotación.

Además, y como consecuencia de la mejora de la calidad de las aguas de la bahía, de la ampliación de redes de agua regenerada y de la creación de nuevos espacios verdes, el atractivo de Alicante como destino turístico de calidad se verá beneficiado.

En el aspecto económico, el plan integral en el que trabaja Aguas de Alicante permitirá el aporte al sector agrícola de nuevas aguas de calidad, a un precio competitivo y con totales garantías, lo que activará una importante dinamización del sector, con la creación de nuevos puestos de trabajo, tanto directos como indirectos.

Barcala aspira a lograr que el Gobierno les conceda la ejecución de este ambicioso proyecto con los fondos Next Generation y pide que se permita participar a las Ayuntamientos por su capacidad de invertir en el territorio acorde a las necesidades reales de los ciudadanos “porque todas las personas viven en municipios y todos los servicios se prestan en los municipios”. Además, pide que en materia de agua se prioricen los proyectos alineados con lo principios del Pacto Verde Europeo allí donde se ha realizado ya un esfuerzo inversor importante para optimizar el uso del agua.

Alicante, fuente de hidrógeno verde

Luis Barcala, siempre aupando la tecnología, presume de otro de los proyectos pioneros en materia de agua que aspira a obtener fondos Next Generation: HyVus, un consorcio basado en el hidrógeno con el que se pretende revolucionar la movilidad en esta región del Levante español. un proyecto integral que persigue la aplicación del hidrógeno renovable como vector para la descarbonización de la movilidad de vehículos pesados a gran escala, mediante una iniciativa que abarca desde la generación de energía limpia, autoproducción y suministro de hidrógeno, hasta la transformación de flotas. Junto a ello, el consorcio buscará también implementar la tecnología de blockchain para poder trazar los diferentes certificados verdes de origen renovable.

Para ello, se desplegará una planta fotovoltaica, colindante a la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) “Rincón de León” gestionada por Aguas de Alicante, como infraestructura para la generación de energía verde que posibilitará la producción de electricidad renovable para ser suministrada a un electrolizador. Con un consumo máximo de la planta de producción de H2 estimado en unos 2.824 m3 anuales, la depuradora satisfará esta demanda con agua reutilizada osmotizada, lo que supone una reducción del pretratamiento necesario para la producción de hidrógeno y una importante disminución de la huella hídrica, en un contexto de escasez de recursos naturales como el actual.

Ambos proyectos se enmarcan en una estrategia global que convertir la ciudad de Alicante en un referente tecnológico que abarque desde la incorporación a la administración de tecnología puntera que ofrezca un alto valor añadió al conjunto de la sociedad buscando la excelencia en la prestación de servicios a la ciudadanía.

Lograr llevar a cabo esta ambiciosa estrategia para Alicante requiere de la colaboración público privada, ya que, según reconoce Barcala los ayuntamientos no siempre cuentan con recursos tecnológicos ni humanos suficientes para desarrollarse y ahí es donde la suma de la empresa privada es imprescindible para garantizar un servicio de excelencia al conjunto de los ciudadanos.

En definitiva, Alicante atesora virtudes más que suficientes para garantizar un futuro digital y circular para el agua, que es hacia donde se encaminan los debates de alto nivel que acogerá los próximos dos días.

Y es que, el futuro del agua se construye desde la capital alicantina.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas