La América anti-confinamiento: pobreza o muerte, difícil alternativa - EL ÁGORA DIARIO

La América anti-confinamiento: pobreza o muerte, difícil alternativa

Nuestro corresponsal en Nueva York Argemino Barro repasa el conflicto surgido en Estados Unidos entre los partidarios de una reapertura total de la economía y los que abogan por esperar a que amaine la tormenta del coronavirus


Muchos norteamericanos se han cansado del confinamiento. El país de los pioneros y los cazarrecompensas, de la empresa privada y los sueños de gloria, ha practicado el encierro por estados. Ahora casi todos, 45 de 50, están en proceso de reapertura. Cinco ni siquieran llegaron a imponer restricciones.

“Hemos acometido el desafío y hemos vencido”, proclamó el presidente de EEUU, Donald Trump, esta semana. El republicano aclaró luego que se refería al aumento de las pruebas de covid-19. “Derrotaremos a este horrible enemigo, revitalizaremos la economía y alcanzaremos la grandeza. Es una frase que escucharéis mucho porque eso es lo que va a pasar”.

Toma de temperatura a los clientes para poder entrar en la reabierta tienda de Apple en el centro de Birmingham, Alabama, el 13 de mayo. | Foto: EFE/EPA/ERIK S. LESSER

El presidente se ha convertido en el paladín de quienes abogan por reabrir los negocios y cortar así la sangría económica que ha generado el coronavirus. En menos de dos meses se han destruido 33 millones de empleos y está previsto que el PIB se contraiga un 40% en el segundo trimestre. Ni siquiera los 3 billones de dólares de estímulo a los ciudadanos, industrias y pequeños negocios, más las inyecciones de liquidez de la Reserva Federal, han logrado evitar unos números macroeconómicos que no se veían desde los años treinta.

La insistencia en atender a la economía, pese a los riesgos de un rebrote, gana fuerza en los estados rurales y del interior, menos afectados por la pandemia y más sensibles a lo que pueden considerar una extralimitación del Gobierno. Una serie de regiones en las que, además, se concentra el grueso de la base electoral de Donald Trump. Según una encuesta de Marquette University menos de la mitad de los votantes republicanos, un 49%, apoya las medidas de confinamiento para limitar los contagios. Una opinión que contrasta con la del electorado demócrata, que defiende estas restricciones en una proporción del 90%.

Un ciudadano protesta contra Trump ante el Capitolio en Washington DC. | Foto: EFE/EPA/JIM LO SCALZO

En año de elecciones, Donald Trump y otros líderes republicanos podrían buscar, con esta estrategia, dos objetivos: conectar con su base de votantes rurales y aumentar las posibilidades de un repunte económico que impulse su candidatura. Una posición, la reapertura, a la que también se ha sumado el canal de televisión conservador Fox News.

“Vete a China si quieres comunismo”, gritaba, desde su coche, una manifestante anti-confinamiento en Colorado. Delante de ella había un trabajador sanitario con su mascarilla y sus brazos cruzados, plantando cara a la protesta. Al menos una veintena de estados registraron manifestaciones similares. En Michigan varios hombres armados irrumpieron en el Capitolio estatal para exigir el final del estado de emergencia. Otra marcha está planeada para este jueves.

Ciudadanos con armas tomaron el Capitolio de Michigan el 1 de mayo a causa de las medidas de confinamiento. | Foto: Twitter/@javicaches

Los abogados de la desescalada alegan también que las peores predicciones respecto a la pandemia no se han cumplido. En el estado más afectado, Nueva York, se han pasado de registrar unas 1.000 muertes diarias a principios de abril a menos de 200 en los últimos días. El pico de la pandemia se dio semanas antes de lo esperado y el sistema sanitario ha aguantado el envite. De los cuatro hospitales de campaña anunciados para recibir a los enfermos, solo uno abrió las puertas, y ya lo han desmontado. La curva nacional de contagios y fallecimientos, pese a los pronósticos, esta aplanándose visiblemente.

“No creo que ninguno de nosotros pueda estar seguro cuando hacemos estos modelos de predicción. Hasta ahora han estado más equivocados que acertados”, dijo el senador de Kentucky, el republicano Rand Paul. “Estamos abriendo muchas economías por todo Estados Unidos y espero que la gente que predice el fin del mundo y dice ‘oh, no podemos hacer esto, habrá un rebrote’ admitirán que se equivocaron si no hay un rebrote. Porque eso es lo que va a pasar”.

Paul se refería, concretamente, al Dr. Anthony Fauci, al que interrogaba durante una sesión de control en el Senado. Fauci respondió con su característica parquedad romana, como si estuviera leyendo unas frases en latín. “Hay mucho que no sabemos sobre este virus. Y tenemos que tener mucho cuidado”, declaró. “Mi preocupación es que empecemos a ver pequeños incrementos que se conviertan en rebrotes”. Una reapertura prematura, dijo el inmunólogo, puede generar “muerte y sufrimiento innecesarios”.

Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas desde hace 36 años, sería el campeón oficioso de la otra postura: el representante de quienes prefieren mantener las medidas restrictivas, pese al riesgo de agravar aún más la situación económica.

Comparecencia del Dr. Fauci ante miembros del Senado en el Capitolio de Washington DC, el 12 de mayo. | Foto: EFE/EPA/WIN MCNAMEE / POOL

Varios estudios advierten de que el país no está preparado para reanudar su actividad. Ninguno de los 50 estados cumple las dos recomendaciones básicas de la Casa Blanca para la reapertura: un descenso de los contagios durante 14 días consecutivos y un aumento de las pruebas de covid-19.

El consenso científico dice que los tests son la clave para controlar la enfermedad. A mayor número de pruebas de covid-19, más nítido sería el mapa de las infecciones, su evolución y la capacidad para prevenir nuevos focos. Actualmente las autoridades realizan unos 300.000 tests diarios. Según el Instituto de Salud Global de Harvard, deberían de estar haciendo el triple: 900.000 al día.

Este jueves testificará ante el Congreso el Dr. Rick Bright, un médico del Gobierno al que habrían despedido, según su testimonio, por negarse a recomendar un medicamento cuya efectividad no había sido probalda: la cloroquina. En su testimonio, filtrado a la prensa, Bright advertirá sobre el riesgo de un violento rebrote: “Sin una clara planificación e implementación de los pasos y que yo y otros expertos hemos definido, 2020 será el invierno más oscuro de la historia moderna”.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies