Se acabó el tiempo de los avisos, el cambio climático ya está aquí

Se acabó el tiempo de las advertencias

Esta semana hemos conocido el Informe 2020 sobre el Estado del Clima Mundial y los datos son devastadores. El cambio climático ha mostrado este año lo que puede llegar a hacer y seguirá haciendo. Ya no habrá más advertencias. El clima ya dispara a matar


Entramos en el último mes del año y las instituciones comienzan a hacer públicos los balances de este extraño 2020. Uno de los primeros en publicarse ha sido el  Informe sobre el Estado del Clima 2020 de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y los datos son, sin duda, demoledores.

 

La temperatura media mundial ya es alrededor de 1,2 °C superior a los niveles preindustriales (1850-1900). Y hay al menos una probabilidad sobre cinco de que supere temporalmente los 1,5 °C en 2024, límite establecido por el Acuerdo de París. Es decir, estamos a tres décimas de alcanzar el punto de no retorno.

El 2020 está en camino de ser uno de los tres años más cálidos desde que se iniciaron los registros. Según la OMM, la década de 2011 a 2020 será la más cálida de la que se tiene registro y los seis años más cálidos son los conocidos desde 2015.

Este año e produjeron nuevas temperaturas extremas en la superficie terrestre, en el mar y especialmente en el Ártico. Los incendios forestales destruyeron grandes extensiones en AustraliaSiberia, la costa oeste de los Estados Unidos y América del Sur. Se registró un número récord de huracanes en el Atlántico, incluida una aparición consecutiva sin precedentes de huracanes de categoría 4 en el mes de noviembre en América Central. Los patrones de lluvias siguen cambiando y las inundaciones en algunas partes de África y del Asia sudoriental provocaron desplazamientos masivos de población y socavaron la seguridad alimentaria de millones de personas. La pérdida de hielo marino y glaciares continúa y en 2020 se han alcanzado mínimos alarmantes.

Un año, en definitiva, en el que el cambio climático ha demostrado que se acabó el tiempo de las advertencias.

Efectos del huracán Iota en Nicaragua. | Foto: AFP

En España esta semana el Congreso ha dado luz verde a los Presupuestos Generales del Estado para 2021, superando el trámite parlamentario más difícil. Los presupuestos deberán pasar ahora por el Senado y volver al Congreso dos días antes de que acabe el año para el visto bueno final. Pero todo indica que estrenaremos 2021 con nuevas cuentas públicas y se pondrá fin a la provisionalidad presupuestaria que sufre España desde 2018.

El presupuesto contempla la mayor cifra de inversión de la historia de nuestro país: 239.765 millones de euros, un 10% más que el presupuesto anterior vigente. El montante incluye un adelanto de 27.000 millones de los fondos europeos. De ellos el 17,6% se destinará a la creación de infraestructuras resilientes y la recuperación y mejora de ecosistemas, siguiendo los objetivos del Pacto Verde europeo y la Agenda 2030 como puntales de su estrategia, para poner las bases de una economía neutra en carbono.

León a las puertas del Congreso de los Diputados, en Madrid (España).

Un objetivo, el descenso de emisiones de gases de efecto invernadero, que esta semana también ha recibido nuevo balance. Esta vez de la Unión Europea, que ha sido capaz de reducir un 25% sus emisiones GEI con respecto a 1990. Todo ello, acompañado de un aumento interanual en el PIB de 1,5% desde esa década. La principal causa de este descenso apunta a los cambios en el sistema energético hacia un modelo renovable.

Para 2020, la Agencia Internacional de la Energía (IEA) estima para Europa una caída de las emisiones del 8% y Carbon Monitor apunta a una reducción del 11% este año.

Aerogeneradores en la isla de Lanzarote (Canarias).

Y finalmente, tras años de debate, Japón ha tomado una decisión definitiva sobre qué hacer con el agua contaminada de Fukushima. Una década después del tsunami que arrasó la central nuclear nipona, el próximo año comenzará el vertido al Pacífico de un millón de metros cúbicos de agua tratada, la decisión más polémica que lleva años enfrentando al Gobierno con activistas medioambientales, pescadores, agricultores y otros países.

El agua marina utilizada para enfriar los tres reactores dañados ya supera los 1,2 millones de toneladas almacenadas en un millar de tanques y a mediados del año próximo se agotará el espacio. La solución opta por lanzar el agua al mar tras descartar evaporarla o continuar con el almacenamiento. Los expertos insisten en que verter el agua al mar es la mejor solución y que no hay peligro para las personas ni el medio marino, pero las advertencias de prohibir las exportaciones de los países cercanos no han tardado en llegar.

Japón
Más de un millón de toneladas de agua contaminada se acumulan en tanques junto a la central de Fukushima. | IAEA

Y para cerrar la semana os invitamos a que participéis en la campaña organizada por Naciones Unidas bajo el título #Water2me. Esta acción en redes sociales pretende generar antes de que acabe el año conversación e intercambio de información de cara al próximo Día Mundial del Agua, que se celebrará el 22 de marzo de 2021. Ya sabemos el tema sobre el que girará este día: la valoración del agua. El valor ambiental, social y cultural que la población del planeta le da a este recurso vital y a su importancia para todos los seres vivos.

Con la campaña digital se pretende recopilar opiniones y comentarios de personas de todo el mundo sobre el agua y lo que significa para ellas. El objetivo es comprender cómo la gente valora el agua, ya sea económica, social, culturalmente o de otras formas y qué papel juega en sus vidas.

Para el equipo de El Ágora, el agua, en todas sus dimensiones, es el centro de nuestro trabajo. Estamos convencidos de que el recurso más importante para la humanidad es la clave para lograr un mundo más sostenible para todos. Y cada día te lo contamos.

planeta, agua, mundo

¡Buen puente a todos!


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas