Cuanto peor, mejor. ¿De quién es la mano que mece la cuna? - EL ÁGORA DIARIO

Cuanto peor, mejor. ¿De quién es la mano que mece la cuna?

Cuanto peor, mejor. ¿De quién es la mano que mece la cuna?

A pesar de la necesaria reducción de la actividad durante la crisis sanitaria, las consecuencias que sufrirá la industria por un parón de la producción sin previo aviso y sin organización van a ser importantes. Debemos aprender lecciones y avanzar



LA HISTORIA

Se cierra la actividad industrial y de la construcción sin previo aviso.

Los agricultores no tienen mano de obra para sus cosechas.

El Ministerio de Sanidad se ha mostrado incapaz de sustituir a las comunidades autónomas en la compra de suministros. Los suministros no llegan. Proveedores “de confianza” estafan al Ministerio.

Mientras, TVE nos cuenta la historia de Las ovejas asesinas y el lobito bueno.

(HOY EL LECTOR DE APOYO NO TIENE PALABRAS, ESTÁ ANONADADO, APLASTADO CONTRA EL SOFÁ, ESPERANDO DESPERTAR DE LA PESADILLA)

¿De verdad creen que se puede dejar una obra en barbecho de inmediato sin sufrir graves pérdidas? ¿No se han planteado que hay infinidad de procesos industriales que necesitan un paro ordenado de sus correspondientes cadenas de producción y logística para no perder todo lo que está en curso? ¿Nadie ha pensado en los clientes que esperan los productos, que han comprado porque los necesitan, y que merecen un margen de explicación y de tiempo para no ser incorporados al caos?

La agricultura igual se salva por la campana, porque la UE ha declarado actividad esencial el transporte de los trabajadores del campo, se supone que también extranjeros y extra comunitarios desde sus países de origen, porque la mano de obra nacional no está interesada más allá de los 22 días que permiten cobrar el PER. Igualmente habrá que organizar el transporte. Esperemos que se le encargue a alguien competente, alguien que esté en el negocio del transporte, que sepa de logística y que garantice la salud de los trabajadores.

¿Y qué decir del Ministerio de Sanidad? ¿Por qué iba a sustituir con ventaja a unas consejerías que se encargan a diario del suministro a sus hospitales un organismo que hace lustros que no lo hace?

(NUESTRO LECTOR DE APOYO SE REPONE) PERO, ¿HAY COSAS QUE FUNCIONAN, O NO?

Lo dijimos ayer. Sí.

Hay ministras y ministros que han pactado desde el primer momento con la realidad, con los ciudadanos, con las empresas, para hacer cada uno lo que mejor sabe hacer y salir de esta lo mejor posible. Son eficaces, ofrecen perfil bajo, y en su gestión prima el objetivo y la tarea, no visualizar quién manda, o señalar enemigos para obtener réditos políticos. Esos ministros funcionan, pero parece que, para nuestro mal, no consiguen imponer sus criterios frente a los predicadores que susurran en la oreja del presidente.

¿CUÁN MALO PUEDE SER EL DÍA DESPUÉS?

En esta dinámica de cuanto peor mejor se nos olvida que, si evitamos el desastre, podrían salir importantes lecciones aprendidas: en la forma de trabajar, en los riesgos de carecer de una agricultura estratégica, o de una adecuada previsión de catástrofes sanitarias como la que estamos viviendo. También en la reversibilidad de los efectos del cambio climático o de la contaminación. Si no nos estrellamos, podríamos aprender muchas cosas y salir reforzados.

Por el contrario, si lo hacemos mal, podemos empobrecernos durante años, dejar la Unión Europea herida de muerte, volver de la globalización, al nacionalismo rancio y decimonónico. Porque también en Europa hay actores negativos. Egoístas españoles y europeos.

No puede ser que el egoísmo político de unos pocos lleve otra vez a España a la derrota de la inteligencia, al sectarismo y al odio como mecanismo político. Y a Europa a la desunión.

Salvar al soldado España. El país se lo merece. Salvar la idea de Europa, todos la necesitamos.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies