Rebrote, segunda ola y reacción a la Covid-19

Rebrote, segunda ola y reacción a la Covid-19

Rebrote, segunda ola y reacción a la Covid-19

Fuera de Europa la pandemia está disparada. No podemos confiarnos ni volver al confinamiento. La segunda ola debe encontrar un muro infranqueable. Hay que actuar con educación, información, control, análisis y capacidad de tomar medidas sin encerrar a la población ni paralizar la economía



LA HISTORIA

El país está inquieto. Lamentablemente, la actual estructura política no es la ideal para enfrentar una crisis tan compleja y polimorfa como la actual. Y apenas estamos intentando recuperar nuestras vidas, empieza a haber rebrotes. De momento de forma puntual, en lugares incluso poco masivos como Huesca. ¿Pero cuánto tardará Barajas en recibir enfermos sin saberlo? Los primeros rebrotes en China vinieron del exterior… En fin. En Corea del Sur no hablan de rebrotes sino de segunda oleada. Tenemos que hacer algo, tenemos que anticiparnos ya…  sin volver a paralizar el país; no podemos permitírnoslo.

¿¡PERO QUÉ PODEMOS HACER!?

Parecemos insistentes, pero en las grandes empresas la vuelta a la normalidad se hace al ralentí, intentando reducir apenas la producción. Y se hacen análisis, esos análisis tan inútiles -porque las uvas están verdes- según algunos. Idealmente PCRs para asegurar la salud de los trabajadores, pero en su defecto un test rápido.

Y de forma inmediata, el seguimiento de las aguas residuales en todas las poblaciones con depuradoras. Ya lo hemos comentado. Hay que monitorizar la evolución de la enfermedad y todos los indicadores anticipatorios. Y el de las aguas residuales está disponible en todo el país y ha demostrado auténtica capacidad de alarma preventiva. ¿Cuántos muertos se hubieran ahorrado en Barcelona si el 20 de enero se hubieran prescrito distancia social, mascarillas y prohibición de eventos masivos? No lo sabíamos, pero podíamos haberlo sabido. Solo pensarlo eriza la piel. Hoy no tenemos excusa.

Hay que controlar las entradas del exterior, sin cerrar nuestras fronteras. Hay que reforzar nuestra capacidad sanitaria de prevención, de localización y de aislamiento de los individuos en riesgo cierto.

Tenemos las tecnologías y la trágica experiencia reciente. No hay motivo alguno para mostrar pasividad delante de las conductas irresponsables e imprudentes. No nos lo podemos permitir.

Educación, información, control (monitorización), análisis y actuación. Actuación sanitaria, social preventiva y social regulatoria y cohercitiva si fuera menester.

Fuera de Europa la pandemia está disparada. No podemos confiarnos ni volver al confinamiento. La segunda ola debe encontrar un muro infranqueable.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies