España, a la cola de Europa en el transporte de mercancías por tren - EL ÁGORA DIARIO

España, a la cola de Europa en el transporte de mercancías por tren

Mientras Europa quiere aumentar el volumen de productos que se mueven por tren, España lidera los puestos de cola con sólo un 4% del total de mercancías que se trasladan sobre vías. Los camiones controlan el 75% del mercado a pesar de que generan 3,5 veces más emisiones contaminantes por tonelada y kilómetro


La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) acaba de lanzar el informe “Infraestructuras de transporte” donde recomienda mejorar la selección de inversiones en infraestructuras para elevar la rentabilidad y satisfacer las necesidades de movilidad.

En este documento resalta, por ejemplo, la urgencia de apostar por las líneas de cercanías frente a la alta velocidad y cita: “La planificación de infraestructuras ha sido muy ambiciosa en los últimos 35 años, sin priorización de actuaciones y sin vincular los planes al proceso presupuestario y la coyuntura económica…”.

Además, la Airef identifica “un generalizado optimismo que ha tendido a infravalorar notablemente los costes de las inversiones y a sobrestimar la demanda de viajes”. Sugiere el texto la necesidad de crear una nueva legislación integral de movilidad e infraestructuras de transporte, que vaya en consonancia con los acuerdos internacionales suscritos en materia de movilidad sostenible.

Uno de dichos acuerdos, por ejemplo, establece la necesidad de mejorar el transporte ferroviario de mercancías. Y es que los últimos datos sobre este transporte en España desvelan que durante el año 2019 circularon un total de 106.624 trenes de mercancías.

Parece mucho, pero en realidad todos estos convoyes sólo mueven el 4% de los productos por la Península, el resto lo hacen principalmente por carretera (75%). Un puñado de 11 empresas se reparten este escueto nicho de mercado, entre ellas Renfe Mercancías, Captrain, Logitren, Tramesa o Transfesa. Y siguiendo datos de Eurostat, esta situación nos sitúa en los puestos más bajos de la lista europea en cuanto al traslado de mercancías por tren.

Un área de descanso de camiones en el norte de España.

Como la propia presidenta del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha declarado recientemente a la prensa, este 4% refleja que el proceso de liberalización iniciado hace 15 años ha sido un fracaso.

Se calcula que sólo en el último lustro el transporte de mercancías por tren ha caído en nuestro país hasta un 13%, según señala el diario El Economista en un reciente artículo. La pieza también señala que en países de nuestro entorno como Alemania, Francia o Italia este tipo de transporte ha crecido entre un 12% y un 17% en el mismo período.

La movilidad del Green Deal Europeo

El interés de la UE por trasladar parte de la carga de bienes de la carretera al tren se remonta a hace una década. Entonces se estableció el objetivo para 2030 de transferir a modos como el ferrocarril o la navegación fluvial el 30% del transporte de mercancías por carretera a una distancia superior a 300 kilómetros, y para 2050, más del 50%. Sin embargo, no parece que las cosas hayan ido por el buen camino. Ya en 2016 el Tribunal de Cuentas Europeo alertaba en un informe de que el transporte de mercancías por tren no avanzaba por la buena vía ya que en toda la UE el 75% de los bienes se movía por carretera (la cuota total de mercancía en el viejo continente era de 2,3 billones de toneladas-kilómetro al año).

“El transporte ejerce un impacto negativo en el medio ambiente y en la calidad de vida de los ciudadanos europeos. Este impacto supone alrededor de un cuarto del consumo de energía y de las emisiones totales de CO2 en la UE. El fomento de métodos de transporte eficientes y sostenibles, como el ferrocarril y las vías navegables interiores en lugar de las carreteras, podría contribuir a rebajar la dependencia que Europa tiene del petróleo importado y a reducir la contaminación. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, las emisiones de CO2 del transporte ferroviario son 3,5 veces inferiores por tonelada-kilómetro a las del transporte por carretera.

Es ahora con la reconstrucción europea y la apuesta por el Green Deal (que busca que la economía de la zona sea neutra en carbono para 2050) cuando se materializa especialmente el interés por mover las mercancías por tren en lugar de por carretera.

Por cierto, no parece casualidad que la Comisión haya declarado 2021 como el Año Europeo del Tren. Entre las propuestas de la UE está la de mejorar la interconectividad entre los diferentes estados miembros y crear una sola Red Transeuropea de Transporte. Ahí es donde se encuadran los corredores Atlántico y Mediterráneo. “Adif tiene como objetivo impulsar la cuota de mercado del ferrocarril en este ámbito, por lo que implementará un Plan de Reactivación del Transporte de Mercancías. Estamos reuniéndonos con todo el sector para intercambiar propuestas e información”, dice el administrador español de la red.

Precios poco competitivos

Uno de los handicap para este cambio de tendencia, según, el texto de la Comisión, se sustenta en el precio del transporte por carretera. Esa es precisamente la premisa que sostiene la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP) que quiere que se bonifique a los clientes por cada tonelada que transporten en tren y que se den ayudas a las empresas para que puedan competir con la carretera. Y es que, recuerdan, los camiones no pagan por el uso de la infraestructura mientras que el tren sí lo hace.

Por su parte, la patronal del transporte de mercancía internacional por carretera (Astic) declaraba recientemente que el tren de mercancías en España no triunfará porque no es rentable. La razón, según la patronal, hay que buscarla en la geografía de España, donde el principal mercado de consumo está justo en el centro, en Madrid, y alude a que es a partir de los 1.000 kilómetros cuando sale rentable pagar por cada tonelada en tren. Un estudio del Observatorio del Transporte y la Logística en España de 2019 ya apuntaba en esa dirección: “El mercado de transporte de mercancías ferroviario se está orientando a recorridos más largos”.

Tren de mercancías en Gijón (Asturias).

De hecho, según declara a El Economista, Marcos Basante, presidente de la patronal Astic “no haces rentable un tren con 600 kilómetros de distancia. Lo rentable sería coger un tren en Valencia y llevarlo a Lisboa lleno de contenedores y que de ahí salga al Atlántico. Para que salga rentable, las distancias tienen que ser de 1.100 kilómetros”.

También la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia concluyó en 2018 que trasvasar las mercancías de la carretera al ferrocarril es un tarea complicada por la decidida apuesta española por el AVE, el ancho de vía o la menor longitud de los convoyes en España frente a los europeos. Y es que una parte importante de la acción que se tiene que desarrollar en España es convertir las líneas al ancho internacional (UIC de 1,435 metros frente al ancho nacional de 1,668 metros) o bien construyendo líneas nuevas o adaptando las existentes.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas