¿Sabías que el tenedor tardó siglos en ser aceptado?

¿Sabías que el tenedor tardó siglos en ser aceptado?

No sentamos a la mesa y siempre están ahí, pero… ¿te has preguntado desde cuándo?

La historia más difundida sobre los orígenes del tenedor lo ubican en Constantinopla, en el siglo XI, con la princesa Teodora Ana Ducaina, hija del emperador Constantino X Ducas. Se negaba a tocar la comida con las manos y le fabricaron un utensilio provisto de un par de púas que recibió el nombre de pincho, fabricado en oro. De este modo, pudo alimentarse sin tener que ensuciarse, pero la invención no recibió la aprobación de la sociedad bizantina.

Habría que esperar al siglo XVIII para que Europa hiciera un hueco en la mesa para colocar el tenedor junto a la cuchara y el cuchillo. Eso sí, las cuatro púas llegaron un siglo más tarde.

Marta Carrión
Madrid |

Lo último de multimedia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies