El Agora, el diario del cambio, por Ramiro Aurín

El diario del cambio

Tras unos primeros meses de andadura, en los que ha alcanzado una audiencia de 300.000 usuarios mensuales, El Ágora incorpora como director general a Ramiro Aurín, para dar un impulso redoblado a un proyecto editorial que espera convertirse en punto de encuentro de todos los actores de la sostenibilidad. El Ágora es el diario del desarrollo sostenible y de la transición ecológica; el diario del cambio que de forma acelerada estamos viviendo por los retos ambientales, la globalización y la innovación tecnológica

Ramiro Aurín Ramiro Aurín es director de El Ágora, diario del agua


Faltan algo más de tres meses para que El Ágora Diario cumpla un año. Sigue siendo el único diario digital en español dedicado al desarrollo sostenible y la transición ecológica. Ha alcanzado en estos pocos meses un tráfico que supera ampliamente las 300.000 visitas mensuales. Me incorporo, pues, a un proyecto de éxito para sumar nuevas energías a las de todo el equipo y a las de quienes lleguen en el futuro.

El Ágora será el diario del cambio. El cambio imprescindible para llevar a nuestra civilización hasta la orilla de la sostenibilidad, el cambio necesario para adaptarnos a las consecuencias del cambio climático, el cambio que la aceleración tecnológica está produciendo en miles de millones de seres humanos. El cambio global e impredecible, en suma, que la aceleración histórica está produciendo en nuestras vidas.

“El Ágora será el diario del cambio. El cambio imprescindible para llevar a nuestra civilización hasta la orilla de la sostenibilidad”

Hemos de pasar, todos, de la retórica a los hechos, particularmente los políticos y los tomadores de decisiones en general. La hoja de ruta se dibuja a diario, todo queda obsoleto inmediatamente, la adaptación continua es el plan. Y saber a dónde vamos, claro.

Desde El Ágora intentaremos aportar sentido crítico, interpretación, análisis, denuncia de la retórica y de la impostura en unas cuestiones en las que nos va el futuro. Todo cambio es duro, y más duro cuanto más rápido. Vidas enteras desaparecen en la niebla de un pasado que, en apenas unos años, parece remoto.

Hay que crear una cultura del cambio y evitar que en las aguas revueltas donde se encuentran el pasado y el futuro, casi sin dejar lugar al presente, los oportunistas, los vendedores de humo y los falsos profetas nos lleven a engaño, o peor aún, al desastre.

Vamos a poner piedra sobre piedra para construir ese edificio. Todos sumamos.


Ramiro Aurín es director de El Ágora, diario del agua



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas