“Aún existen oportunidades para conseguir liderazgo en el desarrollo digital”

“Aún existen oportunidades para conseguir liderazgo en el desarrollo digital”

Andrés Pedreño

EXPERTO EN TRANSFORMACIÓN DIGITAL

La transformación digital ha llegado y las potencias mundiales se afanan para ganar esta nueva carrera evolutiva en la que Europa se está quedando atrás. Para Andrés Pedreño, la oportunidad de revertir la situación radica en que empresas, sociedad civil y administraciones se apoyen unos con los otros en favor de un objetivo común


Carlos de Pablo
Madrid | 3 enero, 2022

Tiempo de lectura: 4 min



No se puede obviar que la casualidad y la necesidad están insertos en el caos evolutivo. Precisamente estos elementos son inherentes al cambio y gracias a ellos la Teoría de las Especies a la que dan vida ha podido echar raíces e, incluso, adaptarse en otros ámbitos que trascienden la barrera de la ciencia pura, como la literatura o la sociedad (con el darwinismo social).

Esta suerte de “adaptarse o morir” ha llegado incluso a una era en la que la resiliencia digital funciona como palanca de cambio y en la que la Inteligencia Artificial (IA), el machine learning y el big data se presentan como las herramientas que están marcando el presente y, sobre todo, el futuro.

Quien domine estas nuevas tecnologías será quien abandere el siguiente periodo evolutivo de la humanidad y, por ahora, son China y Estados Unidos quienes lideran la carrera por la adaptación digital, según Andrés Pedreño, fundador de Torre Juana OST y autor del libro Europa frente a EEUU y China. Prevenir el declive en la era de la inteligencia artificial.

Para él, Europa presenta una posición de clara desventaja frente a esas superpotencias, lo cual es una pésima noticia, y más teniendo en cuenta que los planes gubernamentales europeos para apoyar la IA, entre otras tecnologías disruptivas, tampoco invitan a ser optimistas.

“Europa y España están poniendo toda su ilusión en la regulación y no en el desarrollo tecnológico de la IA y otras tecnologías relevantes”, señala Pedreño, que comenta que, en términos económicos, esta débil apuesta se traducirá en menor crecimiento del PIB, menos competitividad empresarial, mayor destrucción de puestos de trabajo con menor generación de empleos de futuro e incremento de la dependencia tecnológica, con lo que esto conlleva.

«Europa y España están poniendo toda su ilusión en la regulación y no en el desarrollo tecnológico de la IA y otras tecnologías relevantes»

Revertir la tendencia será complejo y, como sucede en este tipo de escenarios, no existe una medicina milagrosa para el continente y menos cuando la región basa las respuestas a golpe de regulación. Por este motivo, el también ex rector de la Universidad de Alicante comenta que un punto de partida de vital importancia radica por “empezar a crear una fuerte cultura empresarial y tecnológica en las empresas, las administraciones públicas y la sociedad en general”.

En este sentido, la colaboración público-privada puede suponer una gran base, pero insiste en “poner foco en el desarrollo de ecosistemas relevantes, asentados de forma sólida para dar respuestas eficientes y competitivas a nuestras necesidades sectoriales más prioritarias”.

Asimismo, subraya que se debería incentivar el desarrollo, atracción y retención del talento digital: “Las políticas educativas deben formar parte de nuestras políticas económicas más relevantes”, expone el experto, al tiempo que indica que hay que potenciar el I+D privado y la transferencia de tecnología de forma efectiva, prescindir de regulaciones ineficientes y acometer urgentemente la eficiencia en la gestión de las administraciones públicas.

“Hay talento emprendedor, pero la realidad es que no tenemos gigantes tecnológicos, apenas unicornios digitales, y nuestras startups tienen enormes problemas para escalar.  Todo esto en un contexto donde la economía tradicional no da más de sí”, aclara Pedreño.

Esta incapacidad, de hecho, se manifiesta en países como España, con tasas de desempleo juvenil y precariedad laboral socialmente inaceptables. Para Pedreño, debido a las altas restricciones tanto de oferta como de demanda, se puede perder la oportunidad de transformación que ofrecen los fondos Next Generation.

Ciudades medias, focos de resistencia

Del clásico sol y playa, las ciudades españolas del arco mediterráneo están dando un paso hacia delante para convertirse en una referencia en transformación digital. La Comunidad Valenciana, en este sentido, ha sido pionera, siendo Alicante un icono gracias a un modelo “bottom up” que ha dado lugar a casos de éxito bastante relevantes sin apoyos significativos en ningún ámbito, «explotando una cultura y talento empresarial muy singular y valioso», señala el experto.

“Se ha potenciado el trabajo colaborativo entre empresas con resultados muy interesantes”, destaca Andrés Pedreño. Torre Juana OST es un ejemplo, presentándose a sí mismo como un pequeño hub tecnológico comprometido con la sostenibilidad patrimonial y medioambiental. “Ponemos el foco en la inteligencia artificial con algunas empresas muy competitivas y, al ser muy pequeños, nuestro espacio es muy abierto a la colaboración y conectado con otros espacios, empresas e instituciones”.

Tal es el potencial de esta filosofía, que ha podido trasladarse hacia otros proyectos donde participan, como 1.070 km Hub, que cuenta con la colaboración de nodos especializados en digitalización (entre ellos Torre Juana OST o Dinapsis de Agbar) de siete provincias mediterráneas para fomentar las ventajas competitivas de los grandes actores digitales de cada provincia, sumando sinergias e internacionalizando su actividad.

“Aquí no sólo es relevante la colaboración privada-pública sino también la integración de las grandes corporaciones y pymes con las empresas digitales y los objetivos de transformación digital. Se trata de buscar complementariedades, de unir fuerzas, de reforzar la especialización de espacios vecinos”.

«A veces se nos olvida la competitividad que ofrecen las ciudades medianas, como Alicante»

Ahora bien ¿Pero por qué ciudades como Alicante o Valencia y no Madrid o Barcelona? Andrés Pedreño habla del factor cultural, pero también sostiene que se nos olvida la competitividad que ofrecen las ciudades medias en el desarrollo de los ecosistemas digitales, poniendo como ejemplo el caso del área de San Francisco o Boston en los Estados Unidos.

“Este patrón también se da a otra escala en Asia, por ejemplo, Bangalore (India), o Shenzhen (China) e incluso en Europa ciudades medias como Dublín, Lisboa o las capitales nórdicas demuestran las ventajas competitivas de las ciudades medias. El arco mediterráneo sur en España podría ser acreedor de estas ventajas”, explica.

El futuro de su éxito dependerá de si las administraciones públicas, empresas y la sociedad en su conjunto “se ilusionan” en torno al objetivo de conseguir un liderazgo relevante en tecnologías disruptivas. En Alicante, parte de este conjunto ya se ha movilizado y con resultados positivos, pero de nuevo insiste en que, sin empresas competitivas y sin apoyar el talento, será imposible canalizar el desarrollo digital.

«Sin empresas, la investigación básica de la que goza España será aprovechada en mayor medida en China o en EEUU»

“La investigación básica es muy buena en Europa, España y Alicante, pero hay que recordar que sin empresas esa investigación será aprovechada en mayor medida en China o en EEUU. Y estaríamos subvencionando con nuestros impuestos al crecimiento empresas estadounidenses o chinas”.

“Además, es curioso que recientemente empieza a aceptarse que el éxito en la innovación o el emprendimiento va de personas, de talento. Pero en la práctica, nuestra sociedad es muy parca a la hora no solo de potenciarlo sino de reconocerlo. Así es muy difícil lograr un “efecto demostración” para que muchos jóvenes se sumen a la formación STEM o se animen a emprender”.

Aun así, señala Pedreño que se han logrado avances de importante calado en los últimos años que “superan” a los vistos en las últimas décadas. “Seamos optimistas, pero no conformistas”, comenta porque, al fin y al cabo “esta es una partida que hay que jugar sí o sí para nuestra evolución”.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas