"El agua regenerada es el mejor ejemplo de economía circular"

«El agua regenerada es el mejor ejemplo de economía circular»

José Luis Gallego

Divulgador ambiental

El divulgador ambiental José Luis Gallego explica el papel destacado que tiene la depuración de agua y el uso de agua regenerada como ejemplo de economía circular, pues permite ahorrar energía, recuperar materiales de valor y generar nuevos recursos hídricos


Pedro Cáceres
Madrid | 2 marzo, 2022

Tiempo de lectura: 7 min



El divulgador ambiental José Luis Gallego ha participado en días recientes como maestro de ceremonias en la Feria Loop de economía circular, organizada por el Ayuntamiento de Murcia. «Una semana de debate, inspiración y reflexión colectiva para motivar a personas y empresas a sumar esfuerzos por el desarrollo sostenible«, tal como la describen sus impulsores, y donde el sector del agua tuvo un papel fundamental.

Las sesiones la feria Loop Murcia sirvieron para mostrar la gestión del agua como paradigma de la circularidad, resaltando ejemplos concretos de aprovechamiento de los recursos y eficiencia en la operación, como es el caso de las modernas estaciones de depuración de aguas residuales (EDAR). Al término de su participación en la feria, hablamos con José Luis Gallego para indagar más sobre estas cuestiones.

PREGUNTA.- ¿Cómo es el vínculo entre los recursos hídricos y la economía circular? ¿Qué opina de esa relación que ha sido mostrada durante la Feria Loop?

RESPUESTA.- Las jornadas Loop de Murcia de economía circular han sido una experiencia muy interesante porque se ha puesto en valor una cuestión que hasta ahora había estado en segundo plano, que es la importancia del agua para avanzar en términos no ya de acceso al recurso, ya no de gestión de aguas residuales, sino como ejemplo de economía circular: la economía circular del agua permite ahorrar energía, recuperar materiales de valor y generar nuevos recursos hídricos.

Sin duda, el agua ha sido la gran protagonista de estas jornadas Loop en Murcia y se ha demostrado que la gestión del agua y el acceso al agua regenerada es el mejor ejemplo que hay de economía circular. El agua regenerada es un producto ejemplar de la aplicación de la economía circular en nuestro territorio.

P.- ¿Qué beneficios tiene el uso de agua regenerada?

R.- El concepto de agua regenerada es muy interesante porque atajamos dos demandas, una es la fertilidad de los suelos y otra el acceso a recursos hídricos. Nuestro país ha sido poblado desde antiguo y tiene unos suelos que se han estado exprimiendo durante mucho tiempo. Las estaciones depuradoras de aguas residuales ofrecen la posibilidad de valorizar lo que antes era un residuo y que ahora es un recurso que se destina como abono para la agricultura, con lo que se contribuye a recuperar la productividad de los suelos agrícolas.

Pero es que, además, y como subproducto, dicho entre comillas, las estaciones depuradoras de aguas residuales ofrecen agua de calidad que se destina a usos agrícolas, o urbanos para el baldeo de calles o industriales. Te permite solucionar dos problemas, la fertilidad de los suelos y el acceso al agua para determinados usos.

El agua regenerada permite atender una amplia gama de demandas que van más allá del agua de consumo humano. Por eso es tan interesante vincular el tratamiento de aguas residuales con la economía circular. Es un ejemplo clarísimo de esto último.

El divulgador ambiental José Luis Gallego observando osos en Somiedo
El divulgador ambiental José Luis Gallego observando osos en Somiedo

«La economía circular del agua permite ahorrar energía, recuperar materiales de valor y generar nuevos recursos hídricos»

P.- En un momento de sequía como el que estamos viviendo ahora se hace casi más evidente el apostar por estas alternativas, ¿no? Y más con las perspectivas del cambio climático que auguran un futuro incierto.

R.- Cuando hablamos de agua regenerada y de economía circular estamos hablando de cambio climático y, además de los dos grandes ámbitos que tiene este, que son la mitigación y la adaptación.

El agua regenerada contribuye a ambas. Todos los modelos climáticos que están elaborando los expertos que toman el pulso al calentamiento global señalan que va a haber una alteración del ciclo del agua en el planeta. Es probable que llueva lo mismo, que las alteraciones en el volumen total no sean significativas. Otra cosa es cómo vaya a llover, porque los fenómenos meteorológicos extremos se van a multiplicar. Estamos hablando de amplios periodos de sequía muy severa seguidos de episodios de tormentas torrenciales muy acentuados.

Eso va a hacer que el acceso al recurso sea cada vez más complicado. Y ahí el agua regenerada aparece como un agua estable, porque las estaciones depuradoras de aguas residuales no están sometidas a vaivenes y van rindiendo en función del uso que hacemos en los núcleos urbanos. El agua regenerada es un manantial controlado, es una cantimplora segura y un reservorio casi tan importante, si me permites, como los embalses.

«España es exportadora de conocimiento en el tratamiento de agua»

P.- Es curioso que seamos un país de contrastes. Porque en algunos lugares hacemos un uso del agua avanzado casi de nivel mundial, y al mismo tiempo la UE lleva tiempo multándonos porque hay localidades que no tienen depuración. ¿Qué habría que hacer para que el país se igualara?

R.- Lo más sorprendente de la situación a la que nos enfrentamos si nos preguntamos por qué no se usa más el agua regenerada en nuestro país es que, primero, hay una necesidad de usarla como adaptación cambio climático, pero es además hay un imperativo legal. España tiene asiento reservado en el Tribunal de Luxemburgo por el mal tratamiento de sus aguas residuales en algunos lugares. Venimos pagando estoicamente un auténtico dineral a la UE por no cumplir con la Directiva Marco del Agua que exige devolver el agua en buen estado al medio ambiente, como debe hacer cualquier país civilizado, aplicando un tratamiento responsable y eficaz a las aguas residuales.

Estamos pagando una multa en lugar de emplear ese dinero para dotar a las estaciones depuradoras de aguas de lo que necesitan.

P.- ¿A qué se debe esta falta de agilidad y capacidad de resolución de las administraciones públicas? 

R.- Lo terrible de todo esto es que disponemos de la tecnología adecuada; España es exportadora de know how en el tratamiento de agua, tenemos la capacidad de compartir ese conocimiento y trabajar en red para atender todas las necesidades de todos los núcleos urbanos. Sin embargo, lo que tenemos es la falta de voluntad política. Es un tema de gobernanza del agua y creo que no son tolerables los niveles de desidia que se están dando en algunos gobiernos locales y autonómicos.

«La especie más amenazada de toda nuestra cartografía de especies es el campesino»

P.- Hablando de gobernanza del agua, es curioso ver también la capacidad que tiene de levantar emociones, de suscitar debates y polémicas por su reparto o su gestión…

R.- Los que nos dedicamos a la información ambiental tenemos cuadriculada la información en mosaico, de forma que estamos hablando de energía, de biodiversidad, de movilidad, calidad del aire, gestión de residuos… Pues bien, cuando entramos en temas de agua jamás he visto las pasiones tan desatadas como cuando estamos en un periodo de sequía o cuando hablamos del uso agrícola del agua y de regadíos sí o regadíos no, o de abrir o cerrar los canales de riego que a veces es igual que abrir o cerrar los canales de votos.

P.- Las oportunidades que nos ofrece la economía circular son numerosas, pero también es verdad que en cierta forma son ideas que parecen de sentido común, ¿no? Es como si inventáramos con herramientas del siglo XXI cosas que ya se hacían en el pasado, que hacía la gente del campo, que no desperdiciaba nada. ¿Qué opina sobre esto?

R.- Me gusta que comentes esta cuestión, porque es algo que intento exponer en todas mis intervenciones y de esa forma abrí mi participación en el ciclo Loop de economía circular de la región de Murcia. Tenemos la necesidad de mirar con perspectiva algunos de los conceptos que estamos lanzando desde la información ambiental. Somos una máquina de crear conceptos que quedan encriptados y que la gente no sabe descifrar: ODS, Agenda 2030, huella de carbono … Y, en medio de ese marasmo de conceptos aparece el de economía circular.

Yo he querido sacar de ahí el concepto de economía circular porque es anterior a todos ellos y de alguna manera es también la matriz de todos. Porque la economía circular se podía llamar perfectamente economía natural, porque no es más que imitar la naturaleza. Y eso es algo que el ser humano lleva haciendo toda su vida, observar a la naturaleza e imitarla, convertir los residuos en recursos es un ejemplo de economía circular como pocos.

El concepto de desarrollo sostenible aparece por primera vez con el informe Brundtland de Naciones Unidas, que tiene el nombre de la primera ministra noruega que lo firma y lo coordina en 1987. Ese texto señala que debemos avanzar de tal modo que haciendo uso de los recursos actuales no pongamos en riesgo el acceso a esos propios recursos a las generaciones venideras.

Eso es lo que dice el informe Brundtland pero es que ese concepto ya me lo  había descifrado mi abuela María que era de Enguídanos, provincia de Cuenca, cuando iba a verla y me acercaba a coger huevos al corral y me decía: «Atiende una cosa que te diga; si quieres comer huevos todo el año no metas la gallina en el puchero”. Esa es la clave y el concepto de la economía circular. Y nosotros no es que tengamos la gallina en el puchero, es que le hemos dado gas a tope y ya estamos preparando las servilletas para comer.

«La economía circular se podía llamar perfectamente economía natural, porque no es más que imitar la naturaleza»

P.- Sin duda, en nuestro medio rural había un saber y un conocimiento que se ha perdido con el tiempo y la despoblación. ¿Qué opina sobre este asunto de la España vacía?

R.– Nuestro medio rural se ha vaciado de personas y de esperanzas. ¿Qué esperanza le queda al campo español ante la crisis climática?, ¿Qué esperanza le queda ante la espalda que le han girado nuestros gobernantes?, ¿Qué esperanza le queda al campo español ante la mala gestión que estamos haciendo de sus espacios naturales?

Los que aman la naturaleza desde la ciudad y no lo han vivido tienen la teoría de que, a lo mejor, cuanta menos gente esté en el campo menos agresiones tendrá. Es lo contrario. La especie más amenazada de toda nuestra cartografía de especies es el campesino. Hay que declarar a los campesinos, a los ganaderos, a los agricultores -cuando ejercen su oficio desde la nobleza y el respeto a la naturaleza- como especies en peligro de extinción. Y no me extrañaría que dentro de unos años se organicen fondos Life para proteger a los pastores de Castilla y León o para proteger a los cultivadores de ajos de Castilla-La Mancha. Porque están en peligro de extinción y con su retirada se retira todo ese mosaico que es el campo. Porque el exceso de bosque no siempre es una buena noticia. Hay que recordar que los ecosistemas y los paisajes en mosaico son mucho más productivos desde el punto de vista de la biodiversidad, y ahí tenemos las dehesas extremeñas o los castañares gallegos como ejemplo.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas