Patrick Child: "Adaptar el agua al cambio climático es clave para Europa"

“Adaptar el agua al cambio climático es clave para Europa”

Patrick Child

Director general adjunto de Medio Ambiente de la Comisión Europea

El director general adjunto de Medio Ambiente de la Comisión Europea señala el papel clave de la gestión de los recursos hídricos para la UE y destaca tres aspectos: adaptación al cambio climático, estrategias comunes e innovación para la economía circular y la reutilización


Pedro Cáceres
Madrid | 10 diciembre, 2021

Tiempo de lectura: 6 min



Como director general adjunto de Medio Ambiente de la Comisión Europea, el británico Patrick Child tiene encomendada las principales líneas de la sostenibilidad en Europa, entre las que se encuentra la gestión del agua. Y lo hace en un momento clave, cuando se han movilizado ingentes fondos para la reconstrucción tras el coronavirus que en buena parte deben dedicarse a la transición ecológica y digital.

El Ágora pudo entrevistarle recientemente, durante su intervención en el Diálogo sobre el Futuro del Agua, celebrado en Alicante con el impulso del Gobierno español y las instituciones europeas.

Allí expuso las líneas principales de la política europea respecto al agua, centrada en la adaptación al cambio climático y las inversiones dirigidas a la innovación para la economía circular, la reutilización del agua, las soluciones sostenibles y la mejora de la resiliencia.

En su opinión, hay tres ideas principales. La primera de ellas, que “tenemos que reforzar a toda prisa la resiliencia en el sector del agua”; la segunda, que con el Pacto Verde Europeo tenemos “una estrategia común que pone el verde y el azul en el centro de todo lo que tenemos que hacer”; y tercera y última, que contamos con “oportunidades sin precedentes para la innovación” orientada a la economía circular del agua.

PREGUNTA.- ¿Qué importancia tiene el agua para el bienestar de Europa y qué lugar ocupa en nuestras políticas comunitarias?

RESPUESTA.- Realmente, no hay futuro sin agua, porque como todos sabemos el agua es vida. Es el riego vital de la naturaleza, de la sociedad y de la economía. Y tenemos que recordar cuán escasa es, pues sólo el 1% del agua terrestre está a nuestra disposición en forma de agua dulce líquida y accesible. El crecimiento de la población, la agricultura intensiva, el tratamiento inadecuado y el cambio climático están añadiendo presiones sobre el recurso día a día.

Y cabe señalar que una amenaza para el agua es una amenaza para el progreso económico, para la erradicación de la pobreza, para la paz y la seguridad.

Por ese motivo, el agua es un elemento clave en las políticas europeas.

 P.- Sin duda el cambio climático es una realidad que tenemos ya visible. ¿De qué modo nos afecta?

R.- Si seguimos por el rumbo actual, nos arriesgamos a una caída del recurso disponible del 40% en un futuro próximo.

Incluso un calentamiento de 1,5 grados como el señalado como límite de seguridad en el Acuerdo de París aumentaría considerablemente la cantidad de personas afectadas por la escasez de agua, las sequías y las inundaciones.

De hecho, las sequías y la escasez de agua ya no son eventos raros o extremos en Europa. Aproximadamente el 20% del territorio y el 30% de los europeos se ven afectados por el estrés hídrico durante un año promedio.

“El agua es clave para el progreso económico, para la erradicación de la pobreza, para la paz y la seguridad”

P.- Nos encontramos debatiendo ahora mismo en Alicante sobre el futuro del agua en Europa y en España. ¿Cuáles son las líneas principales de la Unión Europea en ese sentido?

R.- Creo que lo más importante es que potenciar la resiliencia en el agua es el aspecto clave en el Pacto Verde Europeo. Es vital tener un acceso continuo y suficiente a agua limpia para poder abordar los desafíos del cambio climático y hacerlo de una forma sostenible que permita además a nuestra economía desarrollarse.

Es muy importante que seamos capaces de trabajar con países como España y apoyar los proyectos en los que está trabajando el país en el marco del Plan de recuperación para Europa tras el coronavirus para construir infraestructuras para la gestión del agua. Y, también, para impulsar la innovación y aportar nuevas soluciones y tener éxito en este campo. Hemos visto en estos meses previos sequías terribles y también inundaciones en muchas partes de Europa y es un resultado directo del cambio climático.

Es en el contexto de estos tres mensajes clave: fomento de la resiliencia del agua, implementación efectiva de la agenda del Pacto Verde Europeo y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, e impulso de la innovación en el agua, sobre el que se desarrolla nuestra política común.

P.- Hay cierta inquietud en el sector del agua en España, ya que no parece que tenga el papel destacado que merece en los planes de inversión estatales respecto a otros campos ambientales.  

R.- No puedo hablar sobre las prioridades del Gobierno español porque cada Estado tiene la capacidad de ajustar sus prioridades según sus necesidades y situación, pero puedo decir que en el plan que el Gobierno de España ha presentado a la UE para los fondos Next Generation hay una parte sustancial que está dedicada a los retos ambientales que plantea el Pacto Verde Europeo.

Eso incluye algunos elementos muy positivos destinados a invertir en el sector del agua y la resiliencia del agua en zonas costeras. Creo que ahora nos corresponde trabajar juntos para movilizar los fondos lo más rápido posible para que los beneficios de esas mejoras podamos verlos lo antes que se pueda y que los ciudadanos puedan disfrutar de esas soluciones.

P.- Una de las claves que ha defendido en su discurso es la eficiencia y el cierre de ciclos y, por tanto, la reutilización del agua. ¿Qué enfoque tiene la UE en ese sentido?

R.- Cualquier estrategia moderna sobre el agua debe incluir más y más dimensión circular, de modo que seamos capaces de usar agua reciclada que regresa al sistema y no descargarla de nuevo a los ríos o al mar. Para eso tenemos que darle al agua los máximos estándares de limpieza y tratamiento. Estoy muy feliz de ver cómo ciudades como Alicante, en la que nos encontramos, tienen planes muy ambiciosos de infraestructuras de agua destinadas a la reutilización de recursos hídricos para diversas aplicaciones.

“Es esencial que la dimensión ambiental permanezca en el centro de nuestras políticas sobre el agua”

P.- Hablamos a menudo de agua, de infraestructuras, de inversiones… pero toca también abordar la dimensión natural que tiene el líquido elemento, su relación con los ecosistemas, con la salud de nuestro medio natural. ¿Qué opina?

R.- Necesitamos tener soluciones sostenibles desde el punto de vista ambiental, y eso está en el corazón del Pacto Verde Europeo y en el plan de reconstrucción. Lo primero que hay que pensar es en el impacto ambiental de lo que se hace, en los impactos en el clima, los impactos en biodiversidad. Tenemos para ello la oportunidad de la economía circular para hacer un mejor uso de los recursos que tenemos. Es absolutamente esencial que la dimensión ambiental permanezca en el centro de nuestras políticas.

P.- En el caso de España, hay desde hace décadas infraestructuras destinadas a realizar trasvases de agua entre cuencas hidrográficas. Y el reparto del recurso entre unas regiones y otras suele suscitar debates y a menudo enfrentamientos. ¿Cuál es la línea europea respecto a los trasvases entre cuencas?

R.- En el caso de España, hay infraestructuras que fueron desarrolladas mucho antes de que el país entrara a formar parte de la Unión Europea. Y es cuestión del Estado español decidir de qué manera se maneja esto de la manera más sostenible.

En Europa, dentro de la Directiva Marco del Agua, tenemos sistemas de trabajo en los que los países presentan a la Comisión para discusión colectiva planes de gestión para cada cuenca hidrográfica y dentro de esos planes podemos mirar las interacciones entre los diversos elementos y hacer recomendaciones a los estados miembro sobre cuál es la forma más sostenible de abordar el manejo de agua… y siempre consideramos muy beneficioso que las soluciones sean a escala local.

Patrick Child, director general adjunto de Medio Ambiente de la Comisión Europea, durante su intervención en el Diálogo sobre el Futuro del Agua celebrado en alicante en noviembre de 2021.

P.- Entre los ODS de la ONU, el último de ellos, el ODS17, está destinado a las Alianzas para Lograr los Objetivos. Un tema, el de las alianzas, del que se ha hablado mucho en estas jornadas. En su opinión, ¿qué importancia tiene el diálogo?

R.- La clave de su importancia la da el propio título de estas jornadas, que se llaman Diálogos sobre el Futuro y que coorganizamos con el Parlamento Europeo, el Gobierno español y otras 70 instituciones públicas. Se trata de promover conversaciones plurales, informadas y constructivas sobre las oportunidades y desafíos que traerá el mundo post-COVID.

P.- Por último, en qué aspectos puede mejorar España respecto al agua

R.- En la Comisión Europea complace comprobar que España es uno de los estados más adelantados en el desarrollo del plan Next Generation, pero puede potenciar el manejo de las aguas residuales por medio de más cooperación entre las administraciones y los diversos actores.

El asunto de los trasvases

Con respecto a los trasvases entre cuencas, el alto cargo europeo deja claro que son asuntos que deben resolverse a nivel interno y que en el caso de infraestructuras como el Tajo-Segura, que son anteriores a la entrada de España en la UE y a la propia Directiva Marco del Agua, es cuestión del Estado español tomar las decisiones, siempre en la línea de la sostenibilidad.

Eso sí, Patrick Child recuerda que el enfoque general de la UE es que para resolver el abastecimiento es preferible apostar por soluciones a escala local, basadas en la economía circular y el uso de aguas reutilizadas.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas